verdadero Archives | CVCLAVOZ

All posts in “verdadero”

Lo definitivo

El concepto de texto definitivo pertenece a la religión y al cansancio.

(Jorge Luis Borges)

Se dice que llega un momento en que hay que quitar el manuscrito de las manos del autor y enviarlo a la imprenta o nunca lo publicará.

Lo definitivo es una idea que nos seduce en todos los sentidos. Queremos tenerlo todo claro. Queremos abarcarlo todo. Creemos que ya está, que no hay nada más que decir o hacer.

Somos atraídos por la perfección de las ideas. Nos tranquiliza eso de que todo está definido. Qué bueno sentir que estamos en lo verdadero y en lo correcto. Qué gratificante estar parados en lo indiscutible y total.

Es típico de la religión este concepto: “Creo lo correcto, lo que hay que creer. No hay nada más”. Y típico, como dice Borges, del cansancio. No tenemos ganas de explorar más profundo.

Por eso tienen tanto éxito los devocionales y los pancitos de vida. Ahí está todo clarito. Hay que hacer esto o aquello y ya está. No hay para qué complicarse tanto.

El problema es que encerrar cosas cambiantes y complejas en un conjunto de máximas y versos nos convierte en sujetos irrelevantes para la mayoría y – peor – arrogantes.

La física cuántica nos ha hecho ver que la materia no es estática, que conjuga todas las posibilidades, que es una tendencia. El átomo no es algo finalizado ni permanente.

Pero por estos rumbos no es políticamente correcto afirmar que lo definitivo no es finalmente estático. Le endilgarían a uno el verso ese de que el que duda es como las olas del mar…

Una profesora me dijo el otro día que pensara en esto: tal vez las cosas cambian para que nunca cambien. O sea, el cambio no sería contrario a lo permanente sino sólo su manera de ser.

Cuando Jesús dijo de tal manera amó Dios al mundo no lo estaba diciendo a los perdidos sino a un profesional experto en la Palabra. ¿No le estaría diciendo que amando se encuentra a Dios? Digo, ¿hay una sola y definitiva manera de entender un verso?

De nuevo: por eso debe ser que Borges dice que la idea de lo definitivo es propio de la religión… y del cansancio.

Una decisión

Cuando alguien contrae matrimonio está haciendo una decisión personal, en la cual dice “Sí” a una sola mujer o a un hombre, renunciado a los demás. Este es un acto de entrega delante de todas las personas y de Dios, en ese momento no importa lo malo que fue su pasado sino el amor que los ha unido, algo parecido sucede con la relación con el Señor.

La palabra de Dios dice: “Pasando Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió.” Mateo 9:9

Jesús le dijo  a Mateo: “Sígueme” el mensaje fue bastante claro, nadie necesitó recordarle al Señor que este hombre era un pecador o que había robado a varias personas, porque cuando el Jesús lo llamó estaba sentado en el banco de los tributos públicos y por tanto, todos sabían quién era Mateo y sus malas acciones.

En este pasaje podemos observar que seguir a Cristo simplemente se basa en una decisión personal, decir “Sí o No”. Cuando Jesús llamó a sus discípulos, la Biblia menciona que ellos abandonaron todo para seguirle, no pusieron excusas, no utilizaron las palabras “pero…” “es que…” claramente se entregaron por completo.

 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” Josué 24:15

Muchas personas no se acercan a Jesús por su pasado, cuando el Señor ya conoce nuestra historia, Él no te pide una explicación simplemente te dice: “Sígueme” ¿Cuál es tu respuesta?

Otros no siguen los pasos del maestro porque no quieren renunciar al pecado, a aquello que no le agrada al Señor, pero aún oran o están asistiendo a una iglesia. La Biblia dice: “si te parece mal servir a Dios entonces no lo hagas” Es tiempo de tomar una decisión, Él desea que seas un cristiano verdadero y no tibio.

En esta oportunidad te animo a ser como Mateo, quien a pesar de sus errores y pecados decidió aceptar un compromiso con Jesús dejando todo lo demás atrás. En este momento el Señor te hace una invitación ¿Estás dispuesto a seguir a Cristo?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Amistad genuina

“Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte”.  1 Samuel 18:4  (RVR1960)

Una amistad tiene que estar sazonada de acciones, renuncias y compromisos. Muchos quisiéramos tener un amigo extraordinario, esos que hacen cosas por nosotros y que están cuando más los necesitamos. Pero alguna vez ¿hemos querido ser nosotros ese amigo para otros? Cada día anhela brillar como una luz en medio de la oscuridad para los demás y que ellos vean algo especial en ti, que tu amistad sea sin fingimiento y puedas mostrar el amor de Cristo en todo lo que hagas.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Disfrazado?

“El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.” Romanos 12:9 (RVR1960)

Actualmente vemos como se ofrecen una cantidad de artículos que aparentan ser genuinos y de marca, pero solo son una burda imitación del original. Pienso que pudiera pasarnos lo mismo en nuestras vidas cuando no somos genuinos y no ofrecemos a los demás un amor sincero sin fingimiento. Que nuestra relación de amor hacia los demás, siempre exprese el amor de Cristo.

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sé un amigo

En la película “El niño con el pijama de rayas”, que se desarrolla durante la Segunda Guerra Mundial, Bruno de 8 años y su familia abandonan Berlín para establecerse cerca del campo de concentración donde su padre era un comandante militar nazi de alto rango. Desdichado y solitario, explorando los alrededores de su nuevo hogar, conoce a través de una reja a Shmuel, un chico judío de su edad. Aunque la cerca de alambre de púas del campamento los separaba, ajenos a la verdadera naturaleza de su entorno, poco a poco se hacían buenos amigos aunque su amistad era peligrosa. Bruno se viste como Shmuel con la ropa de un prisionero para ayudarlo a buscar a su padre, en esa su búsqueda fueron metidos en una fosa común y luego quemados junto a muchos hombres más.

Muchas veces queremos ser amigo de alguien, pero muy pocos entendemos que debemos serlo con nuestras acciones, cuidados y renuncias. “El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos”. Juan 15:13 (DHH)

Un amigo es aquel que ama sin condiciones, capaz de negarse a sí mismo para cuidar de otro.
Un amigo te ayuda a fortalecer tu confianza en Dios cuando todo está mal y fuera de control, es también quien te alienta en los momentos más críticos de tu vida. Es con quien puedes compartir tus logros, fracasos, tus dolores, un hombro para llorar y secar tus lágrimas.

Es muy alentador tener un amigo capaz de hacer todo y hasta dar su vida por uno. La amistad es dada por Dios, puedes tener muchos amigos pero pocos dejarán una huella y marcarán tu vida así como lo hizo Jonatán con David.
El verdadero amigo nace en los momentos de necesidad y angustia, es aquel que sabe cuándo no estás bien y necesitas ayuda. Siempre dedicará de su tiempo para apoyarte en medio de tus dificultades y no te dejará solo.

Un auténtico amigo es como una luz en medio de la oscuridad. Jonatán brilló como una estrella para David en medio de los momentos más críticos de su vida y le brindó su ayuda incondicional.

Qué bueno es tener un amigo confiable, protector, que busque tu bienestar, tu felicidad y sea tu aliado en todo momento y que refleje el amor de Dios con sus acciones.

¡Sé el amigo que muchos necesitan!

“El amigo siempre es amigo, y en los tiempos difíciles es más que un hermano”. Proverbios 17:17 (TLA)

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La esencia del amor

El paso del tiempo no sólo cambia personas o sociedades, modifica conceptos y definiciones y el más grande cambio que el tiempo hizo fue la definición del amor y de cómo se demuestra.

Lamentablemente muchos relacionan el amor con el sexo y esta confusión está teniendo consecuencias desastrosas como: abortos, embarazos no deseados, la desintegración de la familia a causa por el adulterio, suicido, etc.

Pero nosotros que conocemos a Dios sabemos del verdadero amor, “pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor 1 Juan 4:8 (NTV) y estamos conscientes de que la más grande demostración de amor fue en una cruz,  “pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores” Romanos 5:8 (NTV)

La palabra dice que ÉL ES AMOR, es decir que es la esencia misma y por ello al hablar del amor también debemos mencionar a Dios, esta gran verdad anula la definición errónea que tiene este mundo.

Amor no es sexo, si alguien dice amarte verdaderamente, entonces antes de llevarte a su cama te llevará al altar y prometerá ante Dios y los demás amarte por el resto de su vida, 1 Tesalonicenses 4:3 dice: “La voluntad de Dios es que sean santificados; que se aparten de la inmoralidad sexual” (NVI)

El Amor es decisión.  Dios  dio a su hijo para que nosotros tuviésemos acceso al perdón y a la vida eterna, ese acto de amor fue determinante para el hombre porque nadie obligó a nadie sino que fue por voluntad propia, “Nadie puede quitarme la vida sino que yo la entrego voluntariamente en sacrificio. (…)” Mateo 10:18 (NVT). Amar como Él lo hace implica respeto, misericordia, perdón, pureza, compromiso, etc.

Si alguien dice amarte: te respetará, se comprometerá contigo, te cuidará y te acercará más a Dios porque conoce la esencia del amor.

Si dices amar, entonces respeta a tu compañera(o) de vida, tus hijos, tu familia, tu prójimo y sobre todo debes ser fiel.

¡Para dar amor verdadero y sincero conoce el amor perfecto de Dios!

Por Judith Quisbert

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres un hijo rebelde?

Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue.

¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Mateo 21:28-31

En esta porción de la palabra de Dios vemos la actitud de éstos dos hijos, el primero le dice a su padre que no quiere obedecer a su mandato, sin embargo se arrepiente y decide hacerlo. Por otro lado el segundo hijo que aparenta ser obediente responde a su padre que lo hará, pero lamentablemente no lo hace. La pregunta que se menciona ahora es muy interesante: ¿Cuál de los dos obedeció a su padre? y ¿Cuál entonces fue el hijo rebelde?

¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? Lucas 6:46

Muchos decimos conocer a Cristo y declaramos: “¡Si Señor, yo quiero obedecerte! ¡Entra en mi vida!” Sin embargo, no lo dejamos actuar. Nos dice que leamos la biblia, que oremos y prediquemos en todo momento, pero no apartamos tiempo para ello. Somos agradecidos pero vivimos quejándonos. Nos pide que amemos a nuestro prójimo, pero ni siquiera lo queremos perdonar. Quiere que lo amemos con todo el corazón, con toda nuestra mente y con toda nuestras fuerzas, sin embargo, muy poco amor y fuerza demostramos por Él.

Aquel tiempo, los hombres que decían conocer a Dios hacían lo mismo, aparentaban ser siervos suyos pero en realidad no lo obedecían, es por ésta razón que Jesús les dijo: “De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios.” El segundo hijo representa a los publicanos y a las rameras, personas pecadoras que tenían pésima reputación ante los demás, sabían que la prostitución estaba prohibida pero la ejercían y con ello le decían a Dios “no”. El publicano timaba y robaba a ojos abiertos y con ello le decían a Dios: “no”, pero se arrepintieron y en sus vidas hubo tal cambio, que muchos quisieron conocer más a Cristo.

Puedes criticar a alguien que en éstos momentos se encuentra esclavizado por el pecado, robando, prostituyéndose o emborrachándose; pareciera que fueran los hijos rebeldes que con sus actitudes le están diciendo “No” a Cristo. Sin embargo, no te das cuenta que el rebelde podrías ser tú, porque conociendo la verdad no la sigues; y ellos podrían encontrarse muy pronto más adelante de ti cuando partamos hacia cielo.

Hoy te animo a examinar tu vida e identificar si estás siendo el hijo rebelde o aquel que hace la voluntad de su Padre. Si has estado descuidando tu relación con Dios, te animo a empezar de nuevo. ¡No vivas una vida de apariencias, vive demostrando a cada momento que eres un verdadero seguidor de Cristo!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend