vida Archives | CVCLAVOZ

All posts in “vida”

Era la tarde

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora de la retirada discreta. La hora en que uno se da cuenta que es el término de esa querida alegría. Todos los instantes maravillosos tienen un final anunciado porque nadie que entiende cómo es la vida cree que eso tan lindo durará para siempre.

Era la hora de la reflexión. Cuando el día declina es imperativo y a la vez inevitable pensar en lo que no fue y por qué. En lo que pudo ser. En lo que será. En lo que fue no es necesario porque ya ocurrió y su huella es indeleble.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era la hora del descanso. Todos los cuerpos tienen un límite, una frontera que no conviene perforar a menos que uno busque – inconsciente o no – un final apresurado. El barullo de la existencia a veces es tan banal, tan insoslayablemente inútil que profundiza el cansancio. Aunque a veces uno termina el día con una sensación grata, un sentido de plenitud por las cosas alcanzadas. Pero, admitámoslo, eso es lo menos frecuente.

Era la hora en que se busca la noche como amparo, como alejamiento, como refugio contra la evidencia de las cosas cotidianas. Un espacio donde un poco de soñar, un poco de dormir, un poco de vagar por las calles vacías sirva para mitigar el enorme peso de la realidad.

Era la tarde, cuando el sol caía…

Era el atardecer del fin del mundo. El cielo era una sábana rosada que se hacía liquida en la superficie del lago y todo fue quietud y silencio por una hora interminable.

Ya había pasado mucho tiempo. Era la hora de hacer las cosas bien. Dejar de decir que sí cuando se quiere decir que no. Dejar de culparse por las cosas que no se hicieron bien. Dejar de culpar a otros por las cosas que nos hicieron y que dolieron tanto. Dejar de verse a uno tan mal; al fin y al cabo es lo que hay y habría que comenzar a disfrutarlo un poco, qué tanta autocrítica, ¿no les parece?

Hay tardes luminosas. El sol reverbera entre los álamos y millares de insectos brillan y danzan a ras de suelo.

Hay tardes oscuras. El viento deshoja árboles y esperanzas. Es imposible pensar en cálidas salas con chimeneas encendidas y personas agradables.

Era la tarde, cuando el sol caía…

La palabra profética más segura

2 Pedro 1:19 RV60: “Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones”


La Biblia es lámpara para nuestros pies, ella contiene consejos para la vida diaria y es una carta de Dios para la humanidad, su palabra es viva y eficaz y perdura en el tiempo, ya que es la misma antes, ahora y no cambiará para el futuro.


Mucha gente quiere que Dios le hable pero no hace el esfuerzo de orar y leer las escrituras que, al estudiarlas, comprenderían cuál es la voluntad del Señor para cada persona y no perdería el tiempo en buscar gente a la cual seguir.


Toda profecía es inspirada por el Espíritu Santo, no existe interpretación privada; además que todo debe cumplirse, sino dicha profecía es errada y el supuesto profeta mintió. Esto puede ser recurrente en estos días por gente movida por emociones que da un mensaje que no se cumple.


2 Timoteo 3:16-17 NTV: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.”


La palabra de Dios es como un espejo que nos muestra en qué estamos mal y qué deberíamos corregir, también nos da pautas para discernir un mensaje real de uno falso y si un creyente perece víctima de los engaños es por falta del conocimiento de la verdad bíblica.


¿Te alimentas de la palabra de Dios? ¿Disciernes todo lo que escuchas y ves?

 

Por Carlos E.  Encinas 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No dudes más

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.” Romanos 8:1 (RVR1960).

En su carta a los Romanos, el apóstol Pablo hace énfasis en que no existe condenación para quien esta en Cristo debido a Su obra en la cruz, donde condenó al pecado en la carne, pues vino en semejanza de carne, es decir, como humano. Si el Espíritu de Dios mora en uno, entonces es posible vivir y actuar de acuerdo a Su dirección en cada aspecto de la vida. Vale resaltar que esto trae vida (v. 13), por lo que, si crees en Cristo, en Su obra y lo reconoces como tu salvador, ya no hay condenación para ti. No dudes de tu salvación, desecha todo pensamiento que quiera hacerte creer que la muerte de Cristo en la cruz no fue suficiente.“Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.” Romanos 8:10 (RVR1960).

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo más importante para él

Dicen que los animales nos enseñan a ser mejores personas y esta es una realidad, por ellos aprendemos a ser generosos como el chimpancé, a apoyarnos en grupo como los gansos y tener mejores amigos como el delfín.

Por otro lado, también podemos aprender de ellos sobre la fidelidad, en este caso quisiera poner de ejemplo al perro. Estos animales nos enseñan lo que es la lealtad, para ellos existe un único amo y lo siguen incondicionalmente, no se apartan de él aunque este no lo alimente o lo maltrate. Así mismo, si tienes un can notarás que cuando llegas a casa te recibe con amor y entusiasmo  sin importar cómo se sienta porque tú eres lo más importante en su vida.

“…les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero.” Hechos 13:22 (RVR 1960)

David fue elegido como rey por el Señor, porque era un hombre “conforme a su corazón” como dice las escrituras, alguien leal que obedecería hasta la muerte la Palabra de Dios ¿Qué tan importante es Dios para ti? Si eres leal a Él, entonces estudiarás su Palabra, orarás aunque te encuentres cansado; aquel que es fiel pondrá en primer lugar al Señor aunque esto implique renunciar a sí mismo.

Te animo a que te comprometas con Dios de  la misma forma que el Rey David lo hizo, que tu corazón sea leal a Él para que seas un buen siervo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un reto difícil: Dar el 100%

“El reino del cielo es como un tesoro escondido que un hombre descubrió en un campo. En medio de su entusiasmo, lo escondió nuevamente y vendió todas sus posesiones a fin de juntar el dinero suficiente para comprar el campo. »Además el reino del cielo es como un comerciante en busca de perlas de primera calidad. Cuando descubrió una perla de gran valor, vendió todas sus posesiones y la compró.” (Mateo 13:44-46 NTV)


La muerte no es el fin del camino, lo que prosigue es la eternidad junto a Dios o estar lejos de Él y eso lo decidimos en esta vida, pero ¿Cómo llegaremos a estar con Jesús? No quitando la vista de Él es lo primero, dejando de vivir para uno mismo y comenzando a luchar por las cosas que realmente importan.


“Y enseguida dejaron las redes y lo siguieron.”(Mateo 4:20 NTV)


Los discípulos de Jesús dejaron todo por seguirlo, trabajos, familias, labores, deseos y se alinearon a los sueños de Dios para su vida, no dieron el diez por ciento de sí mismos sino el cien por ciento de su tiempo y de su existencia, dejaron las excusas atrás sólo por seguir al Maestro.


Filipenses 3:8 NTV: “Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo”


Muchas personas se ilusionan con encontrar algún tesoro en la tierra, petróleo, oro, diamantes, antigüedades, que hoy en día suelen valer mucho dinero y se esmeran; consiguen materiales, aparatos tecnológicos que les ayudan en la búsqueda pero no se dan cuenta que todo lo material es perecedero ante la muerte.


Si estas personas pueden invertir su tiempo y recursos en lo material, ¿Cuánto inviertes para prepararte en el conocimiento de la palabra de Dios para no perecer por el engaño que abunda en estos tiempos? Existen institutos bíblicos, seminarios cursos a los cuales puedes asistir para aprender; también es importante que te congregues ya que la fe viene por oír palabra. No seas un creyente autosuficiente que piensa que lo sabe todo.


La Palabra dice en Proverbios 2:3-5: “Clama por inteligencia y pide entendimiento. Búscalos como si fueran plata, como si fueran tesoros escondidos. Entonces comprenderás lo que significa temer al Señor y obtendrás conocimiento de Dios.”


¿Dejaste varias cosas por Jesús? ¿Invitaciones, lugares, relaciones, honores, premios? Valió la pena porque lo que el Señor te dará no añade tristeza.


Recuerda al joven rico que se acercó a Jesús para preguntarle sobre la vida eterna, él cumplió todos los mandamientos, vivía rectamente hasta podría parecer que merecía el cielo, pero cuando el Maestro le dijo que venda todo lo que tiene y se lo dé a los pobres, y que lo siga, el joven se fue triste porque las posesiones terrenales estaban arraigadas en su corazón; eso no permitió que se entregará a Cristo y a su llamado.


Muchos tratan de acercarse a Jesús pero no quieren dejar lo que los ata a este mundo y postergan su salvación. Él Señor es la perla de gran precio y estaba delante de este joven que no aprovechó la oportunidad de dejarlo todo y ganarlo a Él.


Juan 5:39 NTV: “Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las Escrituras me señalan a mí!”


Dar el cien por ciento es decirle a Jesús: “Mi vida es tuya, haz lo que quieras en mí, anhelo prepararme, servirte, amarte y compartir la buena noticia, el evangelio con los demás,” y también es cumplir con esto.

Por Carlos E. Encinas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Litigios del alma

El alma.

En la película “21 gramos”, entre otros temas de intenso interés, se menciona la idea de que el alma pesa esos pocos gramos que se perderían del cuerpo al momento de que ésta vuela.

Desde antiguo la idea del alma atrae a cristianos y creyentes de otras religiones. No vamos a discutir aquí su existencia real porque es un tema de fe, no de evidencia material. Aparte que los estudios del Dr. Duncan MacDougall sobre el tema están lejos de ser concluyentes a la vista de la más elemental razón.

Lo que sí resulta de interés para mi continua curiosidad sobre las cosas que creen o no creen los cristianos es la afirmación de que el alma es la depositaria final y exclusiva de la salvación.

Lo grato de esta discusión es que no tengo que entrar en litigio con la evidencia bíblica que ellos reclaman al respecto sino con los efectos prácticos de tal creencia.

La consecuencia más dramática de creer que todo reside en el alma es el menosprecio por todo lo material. El cuerpo sería una cosa inferior, algo que habría que someter al flagelo de la disciplina en beneficio de cierta elevación espiritual del alma que lo haría a uno más “digno”.

Por otra parte, toda producción cultural que no provenga de cristianos es considerada de menos o de ninguna importancia. Política, relaciones internacionales, ciencia, literatura o arte no forma parte del interés del alma. Esta sólo se preocupa de lo de arriba y de la institución que la convoca, es decir, la iglesia.

Además la persona cuya alma está salvada no tiene interés en luchar por la transformación de la sociedad ni por la mejora de las condiciones de vida de la gente porque todo eso se configura dentro de lo profano por lo que no tiene relación con las cosas llamadas espirituales.

Finalmente, el alma salvada tiene como única y prioritaria mira su entrada final y triunfante a la eternidad. Es lo que algunos pensadores cristianos actuales llaman la “escatologización de la esperanza”: nada tiene interés presente excepto el momento climático del vuelo hacia la eternidad.

Así que la reflexión no se debería centrar tanto en la base bíblica de su existencia porque todo ello constituye un acto de fe. Lo que debería interesarnos es la aplicación de esta creencia en la vida cotidiana presente.

La fragilidad de la vida

Cuán frágil es la vida, nuestra estadía en la tierra no es eterna y de un momento a otro podemos pasar a otra existencia sin previo aviso. Salmos 103:15-16 (NTV) lo describe así: “Nuestros días sobre la tierra son como la hierba; igual que las flores silvestres, florecemos y morimos. El viento sopla, y desaparecemos como si nunca hubiéramos estado aquí.”

Sin embargo, a pesar de la fragilidad, fuimos creados para la eternidad y nuestro diseñador extendió su misericordia del mismo modo: “Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Sobre los que guardan su pacto, Y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.”  Salmos 103:107-108 (RVR1960)

Cualquier situación que estemos atravesando, que parezca que nunca acabará, en realidad terminará porque no estamos desamparados, y aunque los problemas nos debiliten y pensemos que nunca terminará nuestro sufrimiento, Dios ya estableció su misericordia junto a un mejor futuro para quienes lo aman; entonces, si la vida terrenal es frágil pero yo soy eterno en Cristo, ¿De qué me preocupo?

Será que Pablo comprendió tan bien este principio que por ello nos recomendó: “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7 (NTV)

Es fácil desenfocarnos de nuestra naturaleza espiritual cuando estamos acongojados, pero la misericordia de Dios nos alcanza para recordarnos que lo tenemos a Él como el sustentador toda nuestra vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Elección mutua

“El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre.” Proverbios 27:17 (NVI).

Dice la Biblia que el hierro se afila con el hierro y lo mismo podemos decir acerca de la amistad. Una buena relación entre amigos resulta de mutuo beneficio para ellos, ya que pueden ayudarse a ser mejores personas, a crecer espiritualmente y aún para ser mejores ciudadanos.

También es importante reconocer que nosotros podemos ser esos amigos que ayudan al otro a estar “mas afilados” por ejemplo en su vida espiritual y ayudándoles a cumplir el plan de Dios para sus vidas.

Ante esto podemos concluir, que resulta de gran importancia elegir bien a nuestros amigos, ya que ellos ejercerán influencia sobre nuestra vida.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ayúdenme…

Sé que ya me he referido a este asunto varias veces aquí. Y debería sentirme satisfecho por haber tenido la oportunidad de expresar mis pensamientos al respecto.

Pero me sigue asombrando la extraordinaria cantidad de contenidos en el medio cristiano que están orientados a “ayudar” a los creyentes a resolver problemas fundamentales: temor, inseguridad, depresión, problemas con los hijos, con los cónyuges, con ciertas adicciones, problemas financieros, sólo por nombrar los más característicos.

Semejante ocupación por parte de los expertos para orientar a la atribulada audiencia ha teñido considerablemente el mensaje evangelístico. Hoy se predica un evangelio basado en la administración de los conflictos humanos: Cristo la solución a tus angustias y necesidades. Dios ya no ocupa el centro del mensaje sino tu problema.

Considerar los problemas propios como algo central en la relación con Dios y con el evangelio dista mucho de lo que Jesús dijo al referirse a sus verdaderos discípulos:

Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará. (Lucas 9:23-24).

El evangelio es la buena noticia: Dios ama al mundo. Pero amar al mundo significa sacar los ojos de uno mismo y ponerlos en las otras personas.

Todos lo que quieran vivir de acuerdo a la verdad y a la justicia van a sufrir persecución y malestares. Estamos en un mundo donde predomina el egoísmo y la maldad. El bien no es popular. Puede costarle la vida a las personas.

Si uno mira a la Biblia con cierta dedicación – cosa que la mayoría de los creyentes NO hace – hallaría que seguir a Dios y a su palabra, en casi la totalidad de los casos, importa sufrimiento y contrariedad. De modo que si uno espera que el evangelio sea una gira de felicidad anda bastante perdido.

Ser cristiano por un evangelio que solucione problemas, sane, alivie, refresque, resuelva y consuele viene a ser lo mismo que seguir todas las ofertas del mercado de autoayuda: religiones, rituales, ejercicios, procedimientos mentales, medicinas, ungüentos, pociones y letanías.

El amor y la verdad producen efectos positivos y estables. Pero el objeto de todo eso es ofrecer más efectivamente la vida para el bienestar de los demás.

La ciudad y los perros

(Notas para un debate)

Una amiga me manda un pequeño video. Su perro dormita con la cabeza apoyada en el brazo del sofá; a veces abre un poco los ojos y la mira; esa mirada la derrite.

Después de más de un año de estar ausente llego a la casa de mis amigos y Oddie me reconoce. Salta enloquecido de alegría, corre de un lado a otro y me hace fiestas. No puedo creer que me recuerde todavía.

Liliana recogió a Cacho en la calle hace muchos años. Durante los días más difíciles de su vida, Cacho fue un compañero silencioso, un amigo, un ser querido todas las horas hasta que no pudo más y se fue al cielo de los perros.

Mención especial para Rocko, compañero hermoso y fiel de María Isabel, amigo de horas tristes y felices de la vida que toca vivir y que ahora juega allá con Cacho, con el Colo, el Toqui, Torito y tantos otros perros que han sido parte de nuestras vidas.

…………………

Anoche los perros de los vecinos ladraron varias veces por largo rato. Solidariamente, cuando uno de ellos comienza a ladrar, todos se le unen en un concierto enervante.

Eso me hace acordar del perro de una vecina que cada tanto, a diversas horas de la noche, inicia su discurso perruno y no hay manera de hacerlo callar.

Mi amiga sale a la calle con Oddie y de pronto, sin aviso alguno, un perro negro, de patas cortas y hocico largo se abalanza sobre él y le clava los dientes en el cuello. A duras penas logra zafarlo y lo lleva sangrando al veterinario. Afortunadamente no ha sido grave y se recupera.

Media docena de perros ladra en las esquinas a los autos que pasan, dejan sus infaltables mojones en veredas y canteros, hurgan en las bolsas de basura desparramando todo y marcan territorios con sus líquidas señales amarillas.

………………….

Es inevitable que cada cosa tenga su lado B – si me permiten la expresión. Lo mismo que nos alegra y nos acompaña puede martirizarnos la vida a las tres de la madrugada.

Escucho que se habla de una Ley de Tenencia Responsable. Las personas deberían cuidar sus animales, limpiar sus heces cuando los sacan a pasear a la calle, ver que no interfieran en la vida de los vecinos.

Deberíamos pensar en un contrato social con esto de los animales con dueño o sin dueño. Ofrezco la palabra..

¿Se te perdió algo?

En una ocasión perdí el anillo de matrimonio, me asusté muchísimo porque fue cuando estaba recién casada; como no estaba acostumbrada a utilizar anillos, lo quitaba constantemente de mi mano, pero esta vez no recordaba dónde había quedado, por lo que tuve que buscar sin descanso, por horas, moviendo todo y tratando de recordar los lugares que recorrí hasta encontrarlo.


¡Qué inmensa alegría y paz sentí cuando lo encontré! Cuando perdemos algo valioso para nosotros, seguramente no estaremos tranquilos hasta encontrarlo. Así mismo, mismo recibimos un ejemplo de las Escrituras:


“O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una. ¿No enciende una lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? Y, cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo; ya encontré la moneda que se me había perdido”. Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente.” Lucas 15: 8-10 (NVI)


Por supuesto que después de encontrar el anillo me hubiera gustado hacer una celebración, y aunque esto no fue así, estaba muy feliz por recuperar algo valioso para mí. Del mismo modo, el Señor se alegra y celebra con los ángeles cuando una persona que está perdida en el pecado, vuelve al camino correcto y se arrepiente.


Tú eres alguien valioso para el Señor, es por eso que Dios te busca y te llama constantemente a su presencia ¿Seguirás rechazando la invitación? Recuerda que no hay mejor lugar que estar bajo las alas de alguien que te ama.


Te animo a acercarte a Dios, entregar tu vida y pedir perdón por tus pecados, solamente Él es el camino, la verdad y la vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Presagios

Hace algunos días he estado reflexionando, leyendo y estudiando acerca de cómo puede ser el mundo cuando el último ciudadano analógico parta de esta tierra, a esas alturas ya completamente en manos de todo nativo digital.

¿Será un mundo tipo Black Mirror, Altered Carbon? ¿O algo distópico tipo El cuento de la criada o El libro de Eli? No sabemos.

En esa grave hora habrá desaparecido el libro y el periódico de papel y en las imprentas, convertidas en museos de la memoria, no se oirá más el traqueteo de máquinas láser y prensas offset.

La escritura a mano, las lapiceras y los teclados de la computadora convencional serán apenas un vestigio. Silenciosas rumas de cuadernos y agendas se hallarán en oscuros negocios de antigüedades en callejones similares de los de Blade Runner o Player One, junto a fotografías y afiches legendarios.

Las conversaciones alrededor de una mesa de café o unas cervezas a las nueve de la noche de los viernes después del trabajo sólo serán citadas en crónicas de cine retro o documentales que llegaran vía inalámbrica a los implantes digitales de los ciudadanos interesados en saber cómo se comunicaban sus antepasados.

Los antiguos data shows, las pizarras y los marcadores serán exhibidos como curiosidades del mundo antiguo, cuando todavía se hacían clases en facultades a las cuales los estudiantes que tenían que acudir en persona.

…………….

A veces bromeo diciendo que cuando cosas como ésas ocurran, nosotros ya no existiremos y seremos librados de semejante evolución.

Nuestras obras y nuestros trabajos estarán guardados en un viejo pendrive que nuestras hijas o nietos guardarán con cariño sabiendo que, a pesar de no tener entonces utilidad alguna, representan el vigor de la vida de viejos parientes queridos.

Las formas de razonar, de tomar decisiones, de sentir las cosas, de comunicarse, de gobernar, de hacer arte y deporte, de resolver disputas internacionales, de aprender, de multiplicarse, de ser padres, de ser hijos, de divertirse, en fin, todas a aquellas cosas de que se trata la vida humana, ¿cómo se harán?, ¿cómo serán?

A veces las películas o series nos aproximan a mundos futuros imaginarios y otros no tan futuros. Las opciones no parecen ser muchas.

Se convierte todo en un universo virtual con muchas de esas cuestiones imaginarias o después de una gran conflagración el mundo vuelve a épocas prehistóricas y los sobrevivientes empiezan todo de nuevo.

Send this to a friend