vida Archives | Página 2 de 31 | CVCLAVOZ

All posts in “vida”

Crepusculario

Quedan en el día algunas grietas aún. Por ahí es posible entrar en busca de un amparo leve. En este mínimo espacio de tiempo disponible se encuentran aún algunas fuerzas para concretar un proyecto pacientemente construido. Queda tiempo quizá para unas palabras finales que den cuenta de cierta madurez adquirida a golpes. Prolífica y persistente, la memoria remite a los días de la ingenuidad y la pasión, aquella época en que las razones y el deber no habían asaltado aún la plaza.

En lo que resta del día se llevan a cabo recurrentes balances y se analizan las cuentas de la vida en el libro del debe y el haber. ¿Se pudo haber hecho aquello que nunca se hizo? ¿Se hizo lo que nunca se debió hacer? Tormentos inútiles porque el pasado es una página sobre la que no se puede volver a escribir. Sólo queda elegir el remordimiento o la paz, el dolor o la esperanza.

Se van reduciendo tranquila y pausadamente las posibilidades. Lo que hasta hace un tiempo era camino abordable devino muro y cerrazón. Los años reclaman inexorablemente los réditos de su inversión. Nos van reduciendo de a poquito el aliento y las ganas. Nos otorgan, tacaños, unos gramos de sabiduría a cambio de la vida que se llevan.

Y sin embargo lo que hasta ayer se pensaba imposible vino a la luz de un modo inesperado. Aprendemos a querer las cosas simples que antes considerábamos vulgares y sin valor: lugares y personas, estados de ánimo y pensamientos, emociones y silencios, soledades y rutinas.

Se convierten en querencias unos sitios en los que nunca antes quisimos estar. Se temperan algunas inclinaciones y otras se resisten. Reflexionar en la suma de los días vividos y la resta de los que quedan por vivir es una matemática inofensiva en tanto sea nada más que un sobrio pasatiempo.

Todo va cambiando. Pero la paradoja es ésta: si uno mira todo desde una cierta altura no hay un cambio esencial. En todos los tiempos y en todas las personas la vida es tal cual. Sólo resta, estoica o militantemente, esperar el inevitable desenlace de la historia.

No estará para siempre…

Muchas veces descuidamos a las personas que amamos porque tenemos una idea equivocada y creemos que ellos siempre estarán presentes en nuestra vida. Este es un pensamiento ficticio que un día lamentaremos si no abrimos los ojos.

 “… Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” Santiago 4:14

La existencia en este mundo tiene un límite y la de nuestros seres queridos también. La Biblia compara la vida como  vapor que se desvanece ¡Qué trágica comparación! Sin embargo, aunque nos angustie o intrigue es una realidad que se debe tener presente para administrar con sabiduría el tiempo y no abandonar a las personas que amamos.

¿Alguna vez has pensado en cuánto tiempo te queda o cuánto tiempo le queda a tu papá, mamá, esposo (a), hijos, tíos, amigos u otros? Solamente pensar en la pérdida de alguien nos quebranta el corazón; pero no estaría demás que consideres cada día como si fuera el último que los verás, de esta manera cambiarás de mentalidad y te esforzarás más por valorar que los tienes ahora.

La costumbre de tener siempre algo o a alguien a nuestro lado nos vuelve ciegos y nos impide ver lo importante y valioso que tenemos. La mayor parte del tiempo buscamos una fantasía, pensando encontrar la felicidad en los lugares equivocados, a veces hasta aburridos de la vida que llevamos, sin darnos cuenta que estamos rodeados de diamantes preciosos.

Lamentablemente la mayoría recién reacciona cuando pierde a quienes ama, que este no sea tu caso. En esta oportunidad te animo a buscar a aquellas personas que has descuidado en tu vida, como tus padres, hijos, amigos, parientes, para dedicarles tiempo y esfuerzo mientras estén con vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios puede usar tu vida

“Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.”(Jueces 6.15-16 RV60)

¿Alguna vez te hablaron de Gedeón, quién era él y cómo lo utilizó el Señor para liberar a su pueblo de los madianitas?

Gedeón era un hombre pobre que se dedicaba a la agricultura, pero para Dios él era un hombre valiente que luchaba por su pueblo con las posibilidades que tenía en ese momento.

Dios usa a gente común para demostrar su poder como dice la palabra: “Sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios, lo débil del mundo  escogió Dios para avergonzar a los fuertes” (1 Corintios 1:27 RV60)

Para nuestro Padre no importan los títulos que tengamos en esta tierra o nuestros méritos, Él mira con qué corazón le servimos en el ministerio dentro la iglesia, cómo mostramos su amor en la casa y el trabajo.

Gedeón confió en Dios y aunque el ejército disponible para combatir contra los madianitas era de un número reducido, de trescientos hombres, Jehová peleó por ellos.

“Y los tres escuadrones tocaron las trompetas, y quebrando los cántaros tomaron en la mano izquierda las teas, y en la derecha las trompetas con que tocaban, y gritaron: !!Por la espada de Jehová y de Gedeón! Y se estuvieron firmes cada uno en su puesto en derredor del campamento; entonces todo el ejército echó a correr dando gritos y huyendo.” (Jueces 7.20-21 RV60)

Dios puede usar tu vida para bendecir a otras personas, Él te puede dar victoria sobre las dificultades, deja que su palabra cambie tu forma de pensar y toma el paso de fe para servirle, amarle y alcanzar los propósitos que tienes porque el Señor no te desamparará.

Por Carlos E. Encinas

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fe que obra

La fe que Paula Bonhoeffer manifestaba hablaba por sí sola; vivía en los actos y era evidente en la forma en que ponía los demás por delante de sí misma y enseñaba a sus hijos a hacer lo mismo

(Eric Metaxas, Bonhoeffer)

Sólo la fe, pero no la fe sola” resume las palabras del epígrafe y pone fin, me parece, a aquella vieja discusión sobre la fe y las obras.

La completa biografía de Dietrich Bonhoeffer abordada por Metaxas deja ver que la influencia de su madre tuvo efectos sobre él hasta el temprano final de su vida. Otro pasaje ilustra aún mejor el punto:

Durante el surgimiento de los nazis, ella empujó a su hijo, con todo respeto aunque firmemente, a conseguir que la iglesia viviera lo que afirmaba creer pronunciándose abiertamente en contra de Hitler y de los nazis y emprendiendo acciones contra ellos.

En efecto, finalmente Bonhoeffer fue ejecutado por los nazis por haber participado en un complot para asesinar a Hitler.

Cuando se discute acerca de las obras que deben acompañar a la fe se piensa invariablemente en la asistencialidad: hogares de rehabilitación, operativos de salud, reparto de alimentos y ropa, ayuda humanitaria.

Siendo éstas buenas obras no completan el ejercicio de la fe activa. El caso de Bonhoeffer es paradigmático. Se involucró en un plan para quitar la vida a uno de los más sanguinarios personajes de la historia moderna.

La fe que obra va más allá de la filantropía y el humanitarismo. Invoca una acción directa en los asuntos políticos, sociales, económicos y culturales en tanto éstos afecten la vida de las personas más vulnerables.

La fe que obra es de este mundo. Es afectada por la opresión, la injusticia, la violencia contra mujeres y niños, la miseria, la corrupción, la destrucción del medio ambiente, el maltrato animal.

Y se ocupa, por lo tanto, de responder con acciones directas para la solución o al menos la mejoría de las condiciones de vida de miles y eventualmente millones de personas.

La fe que obra no es vanidosa, no es narcisista, no se alaba a sí misma de hacer el bien como los ricos del tiempo de Jesús que daban sus limosnas para ser vistos de la gente.

La fe que obra es silenciosa, efectiva, constante. No publica boletines informativos sobre su trabajo ni presume en redes sociales.

Pero sus resultados estarán a la vista de todos.

La fea verdad sobre el aborto

El tema del aborto ha sido polémico en estos últimos tiempos. Está claro que los medios de comunicación están vendiendo la idea de que es una situación que tiene que ver solo con los privilegios de las mujeres. Dicen que es un privilegio de ella de hacer con su cuerpo lo que le parece bien. Ahora, es cierto que ellas deben tener derechos, y por eso las personas creen que esto es solo una situación de “tu cuerpo, tu elección”. Como el aborto es un procedimiento opcional, las mujeres deciden por conveniencia. No le dan importancia a la vida del niño, creyendo que no tienen ningún derecho solo porque muchas no los consideran un ser humano. Pero la biología dice lo contrario.

Muchas personas creen que la vida comienza cuando el bebé nace o cuando tiene unas varias semanas en el vientre. Sin embargo, la ciencia dice que la vida comienza en la concepción.1,2 Tan pronto como el esperma se conecta con el óvulo, la vida comienza. La vida no comienza antes de eso. No empieza solo con un espermatozoide, ni con solo un óvulo. Tampoco pueden dos óvulos crear vida ni dos espermatozoides crear vida cuando se adjuntan. Tiene que ser la unión un óvulo y uno, o varios, espermas para ser considerado un ser humano.

Otros dicen que como no parece un humano, y son solo células, no es un humano. Pero esto es una contradicción porque ser vivo está compuesto de células. La definición de humano es: cualquier individuo del género Homo, especialmente un miembro de la especie Homo sapiens. Y el Homo sapiens pasa por etapas que nos hacen humanos. Comienza con la concepción, luego el nacimiento, luego la infancia, después de eso es la pubertad, luego la edad adulta, y solo más envejecimiento. Todos estos son parte de la maduración y describen el proceso por el que debemos pasar.

A pesar de que la ciencia lo ha demostrado, el aborto sigue siendo un tema de área gris. Si las personas supieran cómo se realizan, tal vez cambiarían de opinión.

La fea y explícita verdad sobre el aborto a través de los ojos de un médico

Hay un médico llamado Levatino que una vez realizó muchos abortos. Después que perdió su hija, él llegó a la conclusión de cuán cruel es. Durante una audiencia en la corte, Levatino describió lo que debía hacer un médico en un procedimiento del segundo trimestre. Dijo que, en el último proceso necesitan utilizar un instrumento que agarra cosas y se inserta en el útero para sacar, con mucha fuerza, cualquier parte del cuerpo del bebé que atrapen con el instrumento. Los médicos sacan al bebé extremidad por extremidad, eventualmente aplastando el cerebro, y colocan todo en una mesa. Después de completar el procedimiento, todo lo que ven son extremidades y órganos sobre la mesa3. Tener que escuchar eso y descubrir la verdad es muy desalentador. El aborto es inmoral. Lo explico de esa manera porque así es como es. Muchos maquillan la situación, pero esa es la verdad, aunque sea muy cruda. No es humanitario. El aborto es cruel. E incluso si hubiera otra forma de manejarlo, también resultaría en la muerte del niño. Aunque fuese abortado sin ser perjudicado, el niño será asesinado.

El espectro de riesgo para la salud de la madre varía enormemente. Puede ser de la fiebre, los vómitos y el sangrado abundante y prolongado al más extremo: la muerte.4 Las mujeres tardan varias semanas en recuperarse si todo sale según lo planeado. Sin embargo, muchas nunca recuperan psicológicamente; allí es donde deja más consecuencias.

El Instituto Europeo de Bioética hizo un informe sobre las consecuencias psicológicas y el aborto. Las mujeres pasan por etapas de dolor y otros mecanismos de defensa.5 Se nota esto en la historias que comparten mujeres que abortaron a su hijo. Muchas dicen que se arrepientan de haberlo hecho porque no pudieron ver a su hijo crecer. Varias de estas historias se pueden encontrar en diferentes sitios web.6

En otros sitios web hay mujeres que pasaron por el procedimiento y creen que les benefició pero son por razones muy egoístas. Dicen que están felices porque tienen el trabajo, o terminaron la escuela, que creen que nunca hubieran podido hacer con un hijo. También dicen que evitaron problemas en caso de que el padre no deseara al niño o si el bebé viviría en malas condiciones.7 Matar a un humano nunca ha sido correcto, entonces ¿por qué debería estar excusado en esas situaciones? La conveniencia no justifica el asesinato porque si lo justificara, sería legal y considerado moral, pero no lo es. Adicionalmente, siempre hay otras opciones. La adopción es una. Sí, es difícil no saber qué va a ser de su futuro, pero al menos tendrán uno. Hay muchas historias de adopción en las que el niño está muy agradecido de que sus padres biológicos les dieran la oportunidad de vivir.

Incluso la Biblia es clara en esto. Salmos 139: 13-16 (NVI1999) dice: «Tú creaste mis entrañas; Me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien! Mis huesos no fueron desconocidos cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando más profundo de la tierra era yo entretejido. Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; Todos mis días se diseñaron, aunque no existan uno solo de ellos.» Desde el principio Dios tomó su tiempo al crearnos. Él nos amó primero y nos vio como Sus hijos. Si Dios pensó y piensa eso de nosotros, entonces valemos mucho.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1de Miranda, F., & Lee June, P. (2017). When Human Life Begins. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.acpeds.org/the-college-speaks/position-statements/life-issues/when-human-life-begins.
2Alcorn, R. Why Life Begins At Conception. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://naapc.org/why-life-begins-at-conception/
3TFP Student Action. (2018). Dr. Levatino Destroys Abortion in 2 Minutes [Video]. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.youtube.com/watch?v=OZXQBhTszpU
4Mayo Clinic. (2018). Medical abortion. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.mayoclinic.org/tests-procedures/medical-abortion/about/pac-20394687
5Pouliquen, L. (2017). The Psychological Consequences of Abortion. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de  https://www.ieb-eib.org/fr/pdf/20170215-en-consq-psy-abortion.pdf
6My Abortion. My Life. Recuperado el 1 de febrero de 2019, de https://www.myabortionmylife.org/read-stories
7Abortion Changes You.  Recuperado el 1 de febrero de 2019,  de http://www.abortionchangesyou.com/stories

¿Quién es más valioso?

En el devocional anterior a este escribí sobre el compromiso genuino que los discípulos tenían con Jesús, a tal grado que daban su vida misma por Él. En esta oportunidad quisiera hacer énfasis en la vida y muerte de Esteban:

Esteban, hombre lleno de la gracia y del poder de Dios, hacía grandes prodigios y señales milagrosas entre el pueblo.” Hechos 6:8 (NVI).

La Biblia nos presenta a Esteban como un hombre de Dios, lleno de su gracia y poder, aquel a quién acudían las personas necesitadas porque realizaba prodigios y milagros; podemos compararlo a la obra que hizo Jesús cuando estaba en la tierra y, de la misma manera, también sufrió una muerte injusta.

 “Al oír esto, rechinando los dientes montaron en cólera contra él. 

Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios. — ¡Veo el cielo abierto —exclamó—, y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!

Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él, lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. —Señor Jesús —decía—, recibe mi espíritu. Luego cayó de rodillas y gritó: — ¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! Cuando hubo dicho esto, murió.” Hechos 7:54-60 (NVI)

Esteban fue acusado con mentiras por algunos líderes religiosos de ese tiempo, y sin recibir un juicio justo fue apedreado por la multitud. Lo increíble en este triste final es que antes de morir Esteban se mostraba fuerte, incluso al igual que nuestro Señor, pidió que esa transgresión contra él no fuera tomada en cuenta por su padre Dios.

Si bien Jesús estaba rodeado de una multitud de personas, recuerda que solamente tenía doce discípulos; esto debido a que son pocos los que realmente aceptan pagar el precio. Para Esteban su vida no era tan importante como cumplir el propósito del Señor ¿Quién es más importante para ti?

Si te has alejado porque dices: “no me valoran, me miran feo o me han tratado mal, me he traslado de casa y ahora vivo lejos, no es cómodo, etc.” entonces estás considerando tu vida más valiosa que el Señor y si fuera el caso estás desobedeciendo el primer mandamiento. Te animo a empezar de nuevo y decidir ser un discípulo de Cristo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un pedacito de Dios

Hace unos días mi padre recibió una llamada telefónica de un amigo que no veía por mucho tiempo, ellos se conocían desde su juventud, por tanto, mi papá  fue testigo de la entrega genuina que su amigo tuvo a Cristo y menciona que siempre estaba con gozo, y le gustaba apoyar al que necesitaba; incluso mi padre recibió ayuda en el momento más difícil de su vida.

Después de colgar el teléfono mi padre estaba contento porque se encontraría con su amigo, comentaba a todos los que estábamos presentes que por esa simple llamada la bendición había llegado y que le iría bien en todo. Aunque parece ser gracioso, me impacto la forma en la que mi papá percibía a su amigo, es decir, como si lo hubiera llamado un ángel o Dios mismo.

La realidad es que todos somos un pedacito de Dios, por lo que las personas deberían sentirse bendecidas con nuestra presencia, con gozo y paz ¿Cómo sucede en tu caso?

“El deseo de los justos es solamente el bien; Mas la esperanza de los impíos es el enojo.” Proverbios 11:23 (RVR1960)

El hijo de Dios debe tener una característica esencial que es “desear el bien”, ser una bendición para aquellos que nos rodean, para nuestros amigos, familiares, e incluso para aquellos que no nos conocen, porque de esta manera estaremos actuando como Jesús.

¿Cómo te conocen las personas que te rodean? Los hijos deben parecerse a sus padres ¿La gente podría decir que tú eres una bendición para sus vidas? Si tus respuestas son negativas te animo a cambiar tu vida y tomar la decisión de seguir los pasos de Jesús.

¡Recuerda que somos representantes de Dios aquí en la tierra!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Paisaje

Siempre me sedujo el encanto del paisaje. Mi más remota impresión es un camino de tierra, un sol dorado y ocre que se enreda en los álamos a la hora de la tarde, avanzando lento, yo sentado sobre las valijas y canastos en la carreta de bueyes hacia la casa de la tía Carolina, donde pasaría las vacaciones de verano. Habíamos viajado todo el día en tren y ya cayendo la tarde llegaríamos a la enorme casa de adobe en medio de los interminables campos de trigo.

A medida que crecemos vamos aprendiendo que la vida y las relaciones humanas son más complicadas de lo que esperábamos. Entonces vamos buscando y encontrando espacios donde nos sentimos a salvo de sus avatares. Para mí este escape lo ha provisto el paisaje. Descubrí que es un linimento para los dolores de la vida. No hay peligro alguno de salir lastimado por las cumbres incendiadas de rosado de las montañas a la tarde o por la temblorosa superficie del lago a la hora del viento.

Caminitos insinuados apenas entre la maleza rodeando árboles de follajes espesos y enormes. Las colinas onduladas, verdes hasta que dan ganas de llorar, la sombra huidiza de las nubes deslizándose por las blandas laderas. El bosque del sur, con su botánica innombrable, espesa y susurrante, el misterio de la neblina, la persistencia implacable de la lluvia.

El mar verde del trópico, esa agua lenta y espesa, lúcida y tibia, la arena aterciopelada, los monumentales crepúsculos en la línea perfecta del horizonte, el estallido agonizante del sol en el abismo oceánico.

El río que recorre los caprichos de la montaña, marchando con su discurso de piedras y espuma o estacionado en remansos silenciosos, redondos y acerados, la melena de los sauces arrastradas como al descuido en la superficie del agua, las abruptas orillas por donde se precipita sin drama el cerro.

Hay en el paisaje una inocencia, una entrega sin límites, un prodigio de líneas y colores cuyo influjo es imposible ignorar. No tiene condiciones, salvo la luz y la oscuridad y está siempre allí. Se deja mirar, se abre candorosamente al diálogo sin palabras de nuestras decepciones. Nos abraza y restaña los borbotones del dolor sin preguntar ninguna cosa.

La fotografía la tomé en Tenaún, Chiloé (Chile), durante unos días que me quise desaparecer del mundo. Volveré… creo.

Sigue lo bueno

En la vida tenemos dos caminos que podemos seguir, del bien o del mal, el camino correcto o el incorrecto, el de la vida o la muerte, como quieras llamarlo; y la Biblia menciona el destino de cada uno de ellos: “El camino de la vida es hacia arriba al entendido, Para apartarse del Seol abajo.” Proverbios 15:24 (RVR1960)

Proverbios 4:10-19 dice que, si quieres tener buena y larga vida, sigas el camino de la sabiduría y que te alejes del camino de los malos, y hace una seria advertencia: “No hagas lo que hacen los perversos ni sigas el camino de los malos. ¡Ni se te ocurra! No tomes ese camino. Aléjate de él y sigue avanzando.” V. 14-15

Hoy en día es muy fácil andar por el camino incorrecto, porque los valores y principios se están dejando de lado y se da más prioridad al satisfacer a uno mismo, dejando de lado las instrucciones de Dios. Es más fácil mentir que decir la verdad, o ser infiel antes que solucionar los problemas conyugales, también traspasar las leyes que respetarlas, o tener que engañar para tener más ganancias que trabajar con honradez y así podemos extendernos con más ejemplos.

Lo cierto es que si eliges seguir lo malo, enfrentarás un constante peligro, porque ese camino es como la densa obscuridad y no sabes con qué puedes tropezar, menciona Proverbios. Además te llevará a un destino eterno lejos de Dios.

En cambio, si optas por ir en contra la corriente de este mundo y sigues lo bueno, brillarás, como la primera luz del amanecer, que brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor. Tendrás el respaldo de Dios si sigues su guía, por eso: “Aférrate a mis instrucciones, no las dejes ir; cuídalas bien, porque son la clave de la vida.” Proverbios 4:13 y tendrás la seguridad de que estarás eternamente con tu Padre Celestial.

¡Sigue lo bueno!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

5 pasos para ser más paciente

Nunca había pensado tanto en lo difícil que puede llegar a ser tener paciencia.

Soy de esas personas que trabaja fuerte y que siempre espera un resultado en el momento que yo considero correcto.

En medio de la espera y los procesos me he dado cuenta de la importancia de entender el paso a paso de cada cosa que pasa en mi vida.

Los procesos tienen una razón de ser, y si bien el tuyo es la sanidad en tu cuerpo, superar una ruptura amorosa, o simplemente aprender a cocinar, todos en algún momento sentimos que no podemos esperar más. Y yo me he encontrado en esa posición muchas veces.

Por eso, quiero contarte que no vale la pena amargarse por los tiempos de espera, ni por lo difícil que pueda ser cada etapa de tu proceso. Lo que sí puedo decirte con certeza es que hay belleza en el proceso.

Cómo superar el sentimiento de frustración en medio del proceso:

  1. Escribe TODO: Cuando te hablo de escribir todo, me refiero a todo. Qué tipo de proceso estás viviendo, qué estás esperando, qué resultados quieres ver, cómo te sientes en medio de este momento de tu vida. Puedes empezar un diario y ponerte como meta escribir TODOS los días.
  2. Lee MUCHO: Leer parece aburrido, pero créeme que cuando en medio de todas estas circunstancias que estás enfrentando sacas tiempo para leer, el tiempo se vuelve menos denso y te permite ver más allá de lo que estás esperando. Leer tiene muchos beneficios, no solo para tu mente y tu intelecto, sino también para tu corazón y tu paciencia. Encuentra un tema que te apasione, algo que quieras aprender, algo en lo que quieras profundizar, y lee.
  3. Ora por TODO: Ya sé que muchos dirán que es muy religioso este punto, pero no, estás equivocado (a). Para mí, la oración es literalmente, una conversación que sostengo con mi mejor amigo, con esa persona que entiende todo lo que vivo, siento, anhelo, y que me escucha sin cansarse y que actúa pensando solo en mi bienestar. Hablar con Dios en medio de cada momento del proceso, te va a permitir ver más allá de la espera, y te permitirá hallar belleza en el proceso.
  4. Diviértete SIEMPRE: Los seres humanos tenemos la mala costumbre de amargarnos con mucha facilidad, y soy culpable de ello, lo reconozco. Pero en medio de la espera, cuando decidí dejar de amargarme, empecé a divertirme. Encuentro razones para dejar ir lo que me turba, y eso me llena de felicidad, y tú también puedes hacerlo. La música juega un papel muy importante para mí, cuando de divertirme se trata. Busca canciones que te levanten, que te llenen de alegría y que te hagan pensar en cosas buenas. Diviértete.
  5. DEJA TODO EN MANOS DE DIOS: Recuerda que cada cosa que pasa tiene una razón, y muchas veces no tenemos que entender esa razón, pero si le dejamos a Dios el espacio para que obre, sin cuestionar sus tiempos, te vas a sentir mucho más cerca de Él y mucho más tranquilo. Te vas a sentir en paz.

Hay belleza en el proceso, solo tienes que abrir tus ojos y tu corazón para hallarla.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

La vida es corta, aprovecha cada instante

“Haznos entender que la vida es corta, para así vivirla con sabiduría.” Salmos 90:12 (PDT)

Qué rápido pasa el tiempo, estamos a punto de culminar este 2018 y pasar a un nuevo año. Quizás para muchos este sea un año inolvidable y para otros un año para el olvido, pero lo cierto es que este 2018 jamás volverá a repetirse.

Sin embargo, debemos analizar nuestra vida y reflexionar en la manera de vivir que llevamos, porque de todo lo que hagamos en esta vida un día rendiremos cuentas a Dios. El Señor dice: “…disfruten de cada momento. Hagan todo lo que quieran hacer, ¡no se pierdan nada! Pero recuerden que tendrán que rendirle cuentas a Dios de cada cosa que hagan.” Eclesiastés 11:9 (NTV)

¿Cómo está tu relación personal con Dios? ¿Cuánto tiempo le dedicas al Señor para buscarlo y meditar en su palabra? ¿Sirves a Dios en la iglesia o en algún otro lugar como Él se merece? ¿Compartes el mensaje de Jesús con las personas? ¿Estás viviendo conforme a su palabra?

Cada uno de nosotros es responsable y consciente de cómo está delante de Dios. Si en este momento te encuentras lejos de Dios y envuelto en problemas, necesitas volver al Señor. Jesús dijo: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.” Juan 15:5.

No podemos retroceder el tiempo, pero podemos aprovechar este día y los que vendrán para mejorar nuestra relación con Dios y sobre todo, para transmitir el amor del Señor a través de nuestra actitud.

Recuerda que, “todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios;  pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.” 1 Juan 4:7-8 (NTV)

Aprovecha cada día de tu vida y vive amando a todos los que te rodean.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Navidad en rojo

Tenía nueve años apenas. Era el último día de clases y después de la ceremonia de clausura debíamos hacer una fila para recibir un regalo sorpresa de Navidad que una pareja de profesores sacaba de un enorme saco blanco.

De ahí salían pelotas de todos colores, carritos de bomberos, pistolas de cowboy que parecían verdaderas, juegos de palitroques. A medida que se acercaba mi turno crecía en expectativa. Así que no supe por qué me vi recibiendo de manos de la profesora un pequeño jarrito de plástico rojo. No entendí nada. Mis ojos le decían algo como “Perdón, pero creo que se equivocó” y me quedé inmóvil por lo que me tomó del hombro y me dijo: “¡Ya pues, niñito, avance!”

No lo podía creer. Pensaba que sería una gran suerte recibir un juego de pistolas o al menos una pelota imitación cuero. Pero, ¿un jarrito para tomar la leche o algo así? Me encontré con mis hermanos para regresar a casa y por cierto ellos habían corrido mejor suerte que yo. ¿Tengo que decir cuánto se rieron de mí todo el camino?

La cosa no paró en casa. Recuerdo que mi papá hizo alguna broma también y en un arranque de ira me levanté de la mesa y rompí el bendito jarro a pisotones en el suelo de cemento.

Un rato después, cuando ya el asunto no era tema, fui a escondidas a buscar los restos de plástico y tengo que confesar que sentí mucha pena por ellos. Al fin y al cabo, si me lo hubieran dado cualquier otro día para tomar la leche en el recreo hubiera estado todo bien. Pero en Navidad, a los nueve años, ¿quién quiere un pequeño recipiente de plástico rojo? ¿Qué culpa tenía el jarrito?

De esta experiencia aprendí lo relativo que es este asunto de los regalos: si serán algo especial, sin importancia alguna o un momento desagradable de la vida. Pero eso no tiene que ver con el regalo, sino con el momento en que nos encontramos. Tal vez tenemos expectativas excedidas. O no tenemos ganas de nada. O posiblemente será el pequeño gesto que cambiará para siempre el destino de nuestras vidas (aunque esto último suena un poco exagerado).

Quién sabe…

Send this to a friend