vigilia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “vigilia”

A la cuarta vigilia 1

A la cuarta vigilia

“Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar.”

Mateo 14:25.

Jesús y sus discípulos habían terminado de alimentar a más cinco mil personas. Luego, casi inmediatamente, el Señor hizo entrar a sus discípulos en una barca, para que cruzaran el mar hacia Capernaum, pero Él no subió a la barca con ellos, porque todavía estaba despidiendo a la multitud para después subir al monte a orar.

“Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario.”

Mateo 14:24

Los discípulos estaban enfrentando un problema grande y luchando por sobrevivir; sin embargo, Jesús, quien conoce todos los problemas que sus hijos atraviesan, no fue al instante a socorrerlos. Esperó hasta la cuarta vigilia para ir y ayudarlos. ¿Sabes qué significa eso? Que el Señor fue entre las 3 y 6 de la mañana. Esto quiere decir que los discípulos estaban naufragando entre 9 y 12 horas en medio del mar.

¿Te imaginas cómo estuvieron los discípulos durante ese tiempo? Seguramente con miedo y desesperados por no saber qué hacer. Imagino que gritaron a Jesús para que los ayudara, pero nada, Él no aparecía y la tormenta seguía.  

¿Alguna vez has sentido que Jesús no escucha tus oraciones? ¿Has clamado por tu situación y parece que a Jesús no le importa?

Todo indicaba que Jesús los había abandonado. Sin embargo, Él estaba orando, mientras sus discípulos estaban enfrentando esa dificultad. (Mateo 14:22-23) Dios no puede abandonar a sus hijos ni dejarlos solos, porque son creación suya.

Quizás, al igual que a los discípulos estás en medio de un problema, luchando y atemorizado por lo que pueda pasar. Tal vez sientes que Dios te ha abandonado o te ha dejado luchando solo. Pero no es verdad, porque aunque tú no veas al Señor o no sientas Su presencia por la circunstancia que estás atravesando, Él no dejará de protegerte.

“Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.”

Romanos 8:34 (NTV)

Dios jamás te abandonará y no siempre vendrá a ayudarte la primera, segunda o tercera vigilia, sino a la cuarta. Ten fe y confía en que Él llegará y solucionará tu situación. “Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.” Mateo 14:32-33.

Si piensas que Jesús está de brazos cruzados viendo cómo sufres, recuerda que Él está intercediendo por ti.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Alguien te ha comparado? 2

¿Alguien te ha comparado?

Hace mucho tiempo me contaron la historia de un hombre en la India, quien solamente podía asistir a una iglesia que se encontraba a muchos kilómetros de distancia de donde vivía, porque era la única y, como  no había  transporte en su pueblo, todos los domingos desde la madrugada empezaban a caminar con su familia rumbo a la iglesia. En su hombro  cargaba una barca para poder cruzar un gran río y, finalmente,  llegar a su destino  después de seis horas de esfuerzo.

El pastor del lugar los esperaba entusiasmado, y después de dos horas  de alabar a Dios, cuando debían partir de retorno a sus hogares,  este hombre lloraba y decía: “yo no me quiero ir, he venido de tan lejos por aprender ¡Por favor! hagamos una vigilia” Y fue así como en ese lugar las vigilias se hicieron conocer y las personas llegaban desde lejos para quedarse a honrar a Dios.

“Ve y di a Jeroboam: Así dijo Jehová Dios de Israel: Por cuanto yo te levanté de en medio del pueblo, y te hice príncipe sobre mi pueblo Israel, y rompí el reino de la casa de David y te lo entregué a ti; y tú no has sido como David mi siervo, que guardó mis mandamientos y anduvo en pos de mí con todo su corazón, haciendo solamente lo recto delante de mis ojos.”  1 Reyes 14:7-8

Te comparto esta historia  porque un día el Señor nos va a confrontar como lo hizo con el rey Jeroboam. Dios lo compara con David y le hace un reclamo, Él le dio muchos beneficios pero el rey no le correspondió.

Reflexionemos, si Dios nos llegara a comparar con este humilde hombre de la historia ¿cómo quedaríamos? ¿Imaginas cuán duro sería si en este momento se presenta Dios y te dice: “Yo salve tu vida, te levante del polvo y te di un valor incalculable, pero tú no has sido como este varón que ha amado mi palabra, que se ha sacrificado por mí de todo su corazón y solamente ha procurado alabarme”?

En varios aspectos podemos darnos cuenta del amor que esta persona tenía por el Señor: llegar a la iglesia de un lugar tan lejano ¿Cuántos han dejado de asistir por la distancia?; él quería quedarse a aprender más, pero ¿Cuántos se fijan constantemente la hora esperando que la reunión termine?; para pasar el río llevando en sus hombros el peso de su barca durante su caminata, seguramente llegaba cansado pero con entusiasmo de alabar a Dios ¿Cuántos ni siquiera aplauden o cantan al Señor supuestamente porque están cansados?

Si reflexionas acerca de esas preguntas  y crees que te sentirías pequeño a lado del hombre de la historia, tienes que saber que no es tarde para cambiar. Es tiempo de corresponder ese amor tan grande que el Señor te dio, porque Dios hizo mucho, la pregunta es ¿qué estamos haciendo nosotros?

¡Ama al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma, mente y con todas tus fuerzas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás listo? 3

¿Estás listo?

No podemos ignorar que estamos viviendo tiempos difíciles y de mucha adversidad,  las señales de los tiempos del fin se están cumpliendo. En nuestra sociedad la maldad de los hombres ya no sorprende, pareciera como el pan de cada día. Matrimonios que se divorcian, hijos maltratados, asesinatos por  simple placer, niños abandonados en las calles, adolescentes y jóvenes que deciden abortar, el libertinaje sexual. Y es que a lo malo se lo ha llamado la imagen de la nueva generación, aceptándolo como normal o bueno. Muchos han dejado de creer y seguir a Dios.

La palabra de Dios también nos advierte de lo que está sucediendo. “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:37-39).

Estos tiempos son los que el Señor anunciaba como un preámbulo para su segunda venida y por eso versículos más adelante nos exhorta a que debemos estar en estado de vigilia, es decir atentos a lo que está sucediendo “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor…

Sabiendo de estas cosas, ¿Cómo está tu relación con Dios?,  ¿Cuidas de tu salvación?,  ¿Estás listo para encontrarte con tu Señor?, ¿Estás preparado como la novia que esforzada y cuidadosamente se arregla para su boda?

Alguien dijo: “Sé exactamente lo que voy a decir cuando esté en su presencia. Cuando mire el maravilloso rostro de Jesús, tendré sólo una cosa para decir: “Lo intenté”. Me entregué lo mejor que pude…” ¿Sabes cuáles serán tus palabras cuando veas a tu Salvador cara a cara?

Te animo a que cada día permanezcas vigilando y cuidando tu corazón, porque el Señor no te pedirá cuentas de tus riquezas, éxito, por el dinero que tuviste o los carros que llegaste a comprar; a Él simplemente le interesará el estado de tu corazón.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend