voluntad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “voluntad”

Descansando en Dios

A medida que vamos avanzando por la vida, descubrimos áreas o facetas en nuestro interior que están en espera, aguardando el momento de ser tratados por Dios.


Cuando llegamos a los pies de Cristo conocimos una nueva vida, pero esto no significa que la transformación se dio una sola vez y para siempre. Si lo pensamos bien esto sería demasiado doloroso, por ello es que el Señor se toma la molestia de ir moldeándonos gradualmente. Así, a medida que maduramos espiritualmente, irán apareciendo aspectos nuevos que considerar y llevar a los pies de Dios.

Ser un seguidor de Cristo implica crecimiento y cambio constante, y dado que está en nuestra naturaleza resistirnos al cambio, estos procesos suelen ser dolorosos y hasta pueden llegar a confundirnos; sin embargo, fiel es Dios quien nos sostiene en cada momento y sólo espera que confiemos en Él.

Porque seamos sinceros, si decidimos rendir nuestra voluntad a la suya, no podemos escoger en qué áreas o en qué momento estamos dispuestos, esta es una entrega que el Señor no pasa por alto, así que si estás atravesando por un momento crucial y ves que un cambio se aproxima en tu vida, no dudes, pon en Dios tu mirada y descansa en Él.


Deja de luchar en tus fuerzas, no le temas al cambio, ten siempre presente que los pensamientos de Dios son de paz y no de mal.
“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” Jeremías 29:11 (RVR1960).


Las Escrituras dicen que tenemos que permitir que el Señor cambie nuestra manera de pensar, de esta manera seremos transformados en personas nuevas y recién seremos capaces de comprobar que la voluntad de Dios es buena agradable y perfecta.


“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (NTV).


No luches queriendo evitar los cambios que Dios quiere hacer en ti, lo mejor será entregarte en Sus manos para recibir Sus bendiciones y llegar a ser una mejor versión de ti.

 

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Expuesto o protegido?

“El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende” Salmos 34:7 (RVR 1960).


Se ha oído de maldiciones o brujerías que realizan algunas personas, y uno se pregunta ¿Me pueden llegar esas maldiciones?


En la Biblia se encuentra la respuesta, ahí se relata una historia donde el rey de Moab, llamado Balac acudió al profeta Balaam para que maldijese al pueblo de Israel, porque era muy fuertes para ser derrotados; pero por orden de Dios, el profeta no podía maldecir porque estaban al amparo del Señor. Pero, Balaam, encontró la manera de que el pueblo se apartara de Dios, su estrategia fue que las mujeres moabitas sedujeran a los hombres del pueblo de Israel para pecar contra Jehová. Por esa causa se encendió el furor del Señor contra ellos y muchos murieron en ese día.


Este pasaje bíblico nos enseña, que mientras estemos viviendo en el temor de Dios y conforme a su voluntad, estaremos siempre protegidos por El. Pero cuando voluntariamente elegimos el pecado en desobediencia a Dios, abrimos puertas al enemigo y nos encontramos con mayor vulnerabilidad a sus ataques.


Permanezcamos firmes en el Señor, para vivir seguros bajo el abrigo del Altísimo.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La voluntad del Padre

“No todo el que me llama: “¡Señor, Señor!” entrará en el reino del cielo. Solo entrarán aquellos que verdaderamente hacen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. El día del juicio, muchos me dirán: “¡Señor, Señor! Profetizamos en tu nombre, expulsamos demonios en tu nombre e hicimos muchos milagros en tu nombre”. Pero yo les responderé: “Nunca los conocí. Aléjense de mí, ustedes, que violan las leyes de Dios”.” Mateo 7:21-23 (NTV)


En este pasaje bíblico Jesús explica claramente que no todo aquel que le llame Señor entrará al reino de los cielos, sino aquel que hace la voluntad del Padre. Esto quiere decir que al cielo no vamos a entrar por obras, ni por ser buenos, sino por hacer la voluntad de Dios.


Esto no quiere decir que es en vano que vayas a la iglesia, que le sirvas en algún ministerio, que salgas a evangelizar o que trabajes para el Señor en algún área, desde luego que no. Si lo estás haciendo te felicito y animo a continuar en la obra de Dios.


Lo que quiero transmitir es que tu prioridad siempre debe ser hacer la voluntad del Padre, porque hay personas que aparentemente están haciendo la obra de Señor, pero lo que los motiva o impulsa es el beneficio que encuentran para ellos mismos; es decir, que no lo hacen para agradar a Dios sino al hombre.


Por eso es importante que te preguntes y examines como lo hacía el rey David. “Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.” Salmos 143:10.


En algún momento dije que David es uno de los hombres que más admiro de la Biblia, porque a pesar de que tuvo muchos errores en su vida, supo reconocer los mismos, arrepentirse y buscar a Dios. En alguna oportunidad dijo: “Dios mío, mira en el fondo de mi corazón, y pon a prueba mis pensamientos. Dime si mi conducta no te agrada, y enséñame a vivir como quieres que yo viva.” Salmos 139:23-24 (TLA)


Simplemente, con esta oración, lo que David estaba haciendo era buscar la voluntad de Dios y tratar de agradarle en todo. Su prioridad siempre fue Dios y guardar sus enseñanzas. “Dios mío, cumplir tu voluntad es mi más grande alegría; ¡tus enseñanzas las llevo muy dentro de mí!” Salmos 40:8 (TLA)


Toma un momento para examinarte y preguntarte: ¿Lo que estoy haciendo es la voluntad de Dios para mi vida? ¿Le agrada a Dios mi forma de actuar? ¿Qué debo mejorar o cambiar para hacer la voluntad del Señor?


“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (NTV).

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Mi palabra es la ley!

Filipenses 2:3 NVI: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos.”

Donde está presente el autoritarismo se derrumban las relaciones, cuando esta actitud está presente sólo importa lo que una persona dice, lo que provoca falta de comunicación y así,  ¿Cómo no van a existir problemas en la familia, en el trabajo, en el colegio o la universidad o incluso en la iglesia?

Las relaciones dominantes y egoístas son una distorsión de lo que el Señor quiere para la humanidad, que es la igualdad y respeto siguiendo un orden instaurado por Él. Aunque las frases: ¡Se hace lo que yo digo y punto! O ¡mi palabra es la ley!, no pasan de moda, Jesús nos enseñó a amar al prójimo, a Dios, y a no buscar solamente el bien propio sino el de los demás, a servir ¡Si tan sólo hiciéramos caso a sus palabras el mundo sería diferente!

La Biblia dice en Lucas 22:42 NVI: «Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya».

¿Dejamos todo en manos de Dios o sólo queremos hacer nuestra voluntad como niños caprichosos que patalean en el suelo por una golosina?

Jesús nos dio un ejemplo de sujeción a su Padre aun estando cerca de su muerte, en el Monte de los Olivos, oró y le dijo que se hiciera su voluntad, no la suya; aunque Cristo tenía poderío en los cielos y en la tierra decidió morir por todo el mundo.

La palabra nos inspira a la acción: “No se olviden de hacer el bien y de compartir con otros lo que tienen, porque esos son los sacrificios que agradan a Dios.”(Hebreos 13:16 NVI)

No busques hacer tu voluntad, busca servir a los demás, es cierto que el comprender a las personas te costará pero aunque no lo creas, tarde o temprano, esto tendrá resultados positivos para tu vida, dile a Dios, –Que se haga tu voluntad y no la mía– al hacer esto comprobarás la diferencia cada día.

Servir a los demás dará frutos mientras vivas, servir a Dios te dará frutos para la eternidad.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás preparado para el final?

Hay tantas personas interesadas en hablar o yo diría más bien especular acerca del fin de los tiempos.

En la Biblia dice que habrá señales en los cielos, como en Lucas 21:25.

Y han habido muchas señales, eclipses, descubrieron nuevo planeta con sistema solar triple; y cuando se presentan estas cosas, afloran los comentarios al respecto.

Nosotros los cristianos debemos tener presente que Dios profetizó que debemos estar atentos, porque nadie sabe el día ni la hora. Y tenemos que estar preparados.

Esto significa vivir siempre de acuerdo con la voluntad de Dios, y haber recibido a Jesús como Señor y Salvador, para ser salvos; saber que vamos a estar a Su lado cuando llegue el final de nuestras vidas o el final de todo. Por eso nuestro afán, que muchos critican, de hablarles a todos acerca de esa esperanza maravillosa que tenemos en Jesús.

Nosotros tenemos que estar listos para cuando llegue, así como un atleta para una competencia. Considerarnos extranjeros en el mundo, en camino a nuestro verdadero hogar celestial.

También sabemos que para Dios un día es como mil años y mil años como un día (2 Pedro 3:8). Por tanto, dejemos las especulaciones, que sí puede que esté muy cerca, pero al tiempo o la distancia que esté, va a suceder.

¿Estás preparado?

     

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Su voluntad

–Todo va en mi contra –dijo un hombre a Lutero–. Ninguno de mis deseos se cumple; mis planes nunca se realizan.

–Querido amigo, ese es tu error.

–¿Mi error?

–Sí, añadió Lutero, porque cuando oras el Padre Nuestro siempre dices: “Hágase tu voluntad”. Deberías decir: “Hágase mi voluntad“. Pero si oras para que se haga la voluntad de Dios y no la tuya, debes estar satisfecho de que Dios cumpla su voluntad como pides, sea lo que sea esto.

Muchas veces nuestras oraciones son repeticiones y no pensamos lo que estamos diciendo; sin embargo, nuestra mejor opción siempre será buscar la voluntad de Dios, por eso mismo Jesús nos enseñó a orar así. El problema está cuando tenemos que dejar de lado lo que nosotros queremos y aceptar lo que el Señor tiene para nosotros.

Nuestros planes siempre serán guiados por nuestros deseos y anhelos, por aquello que consideramos mejor en nuestra limitada humanidad; por eso, buscar hacer la voluntad de Dios y que esta se cumpla en nuestras vidas no es fácil.

Jesús mismo buscaba hacer la voluntad de su Padre, aun cuando esto significaba morir en la cruz por nuestros pecados.

Si pides que la voluntad de Dios sea hecha en tu vida, es muy probable que no veas cumplidos todos tus deseos, pero puedes estar seguro que Su voluntad siempre es mejor para nuestras vidas y te llevará adelante con pasos firmes.

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu buen Espíritu me lleve hacia adelante con pasos firmes”.

Salmos 143:10 (NTV)

No está mal pedirle a Dios aquello que anhelamos, pero recuerda que siempre debemos buscar primero Su voluntad, y puede ser que nuestros planes no estén dentro de ella y su silencio o su negativa a nuestra petición, será también una muestra de amor.



El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

La familia de Dios

“Porque el que haga la voluntad de Dios, el tal es mi hermano y mi hermana y mi madre.”

Marcos 3:35 (PSH)

Jesús miró a la gente que se encontraba alrededor suyo cuando impartía sus enseñanzas y les dijo indirectamente que ellos eran su madre y sus hermanos; las personas que no sólo escuchan la palabra de Dios, sino que la ponen en práctica son su verdadera familia, son de gran valor y estima para Él.

¿Eres parte de la familia de Dios? Si vives en soledad, recuerda que no sólo Jesús cuida de ti, tienes una familia en Cristo con la cual puedes contar, no tienes por qué andar aislado como un náufrago y sufrir ansiedad por ello.

“¡Oh cuán bueno y cuán agradable es para los hermanos el habitar en armonía!”

Salmos 133:1 (PSH)

Para habitar en armonía con tus hermanos y hermanas en Cristo es importante que los ames como a ti mismo, apoyándolos en lo que esté a tu disposición, escucharlos, orando por ellos, comunicándote cuando falten a la congregación, visitándolos cuando están enfermos.

Como familia debemos comprender las situaciones por las que atraviesa cada persona, a veces juzgamos directamente cuando alguien tiene problemas, cuando en realidad solamente necesitan palabras como un “estoy contigo”, “no te rindas” o simplemente estar junto a ellos en tiempos adversos.

A veces nuestros propios problemas y responsabilidades hacen que nos olvidemos y nos alejemos de nuestra familia espiritual, velemos para que no se pierdan o dejen de escuchar palabra de Dios.

Cuida a tu familia, porque es fácil que algunos se aparten del camino de la verdad.

¿Haces la voluntad de Dios?


Por Carlos Encinas



El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ser profesional…

Si aspiramos a alcanzar una profesión, ser competentes o expertos en algún área, es primordial invertir tiempo y esfuerzo. No conozco a ninguna persona que haya logrado superarse sin realizar sacrificios, como dormir o comer poco en algunas oportunidades, con tal de cumplir con la responsabilidad que asumió.

En el camino del Señor sucede algo parecido, la Biblia dice: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Muchos piensan que ir a la iglesia los domingos es suficiente para conocer al Señor, pero Dios en su Palabra nos enseña que seamos siervos preparados ¿Consideras que estás aprobado? ¿Conoces a profundidad las escrituras? Si tu respuesta es negativa es posible que no estés esforzándote por esta carrera que es fundamental para alguien que ha decidido seguir a Cristo.

Es primordial cambiar de mentalidad, lo que conoces del Señor no es suficiente y no darás grandes pasos si no te esfuerzas e inviertes tiempo para lograr ser un obrero aprobado ¿Estás dispuesto a seguir a Jesús? Es necesario aclarar que este llamado no es solamente a pastores o maestros, sino para todos aquellos que han creído en Él.

Te animo a empezar a buscar al Señor todos los días, orando, estudiando la Biblia, asistiendo a la iglesia y enseñando su palabra; entonces conocerás realmente quién es Dios y lo que quiere para tu vida, lo más probable es que te estés perdiendo de las maravillas que están en su voluntad.

¡No te conformes porque Dios tiene un plan para ti!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ser llenos del espíritu Santo

“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,” Efesios 5:18 (RVR)

Desde el momento en que aceptamos a Jesús en nuestros corazones tenemos el sello del Espíritu Santo como garantía de nuestra salvación, pero muchas veces  cedemos al  pecado y terminamos apagando su presencia en nuestras vidas, por ello es importante que busquemos su llenura.  Quizás has sentido que el deseo por buscar el rostro de Dios, orando y meditando en su palabra, ha menguado. Es posible que lo hayas remplazado por otras actividades que se han convertido en distracciones, si  es así, hoy te pregunto: ¿Dónde están puestas tus prioridades?

Si deseas que las cosas marchen bien y que toda actividad te acerque a su voluntad, empieza por someterte cada día a su dirección y sumergirte en el río de Su Espíritu. Verás cómo todo cambia para bien.

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Los cambios pueden aterrorizarnos…

No sé si a ustedes, pero aunque pueden ser emocionantes al principio y nos pueden llenar de buenas expectativas; con el paso del tiempo y mientras no llegan, se nos pueden hacer difíciles esos cambios y nos pueden invadir de temores.

Es posible que sea que yo solo esté pasando por uno de esos días donde me ataca un poco la ansiedad por los cambios que se están produciendo en mi vida. Por momentos quisiera que todo se diera como lo pienso, como lo sueño, en tiempo récord y no es así. Todo se toma su tiempo.

Tal vez porque en principio me puse como meta tres meses y el tiempo se está cumpliendo y no he hecho yo todos los cambios que creí que tendría listos…pero mientras escribo esto, que viene siendo como una terapia para mí, pienso también en que sí he hecho bastante. Pienso mejor en lo que he hecho y no en lo que me falta por hacer, ya que eso precisamente fue lo que me quitó un poco de sueño anoche. Terrible…

Por tanto, los dejo en manos de Dios…(los cambios que deben suceder) y en Su tiempo todo saldrá de acuerdo a Su voluntad, que es mejor que la mía.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres importante para mí?

¿Eres responsable en todos tus compromisos? Por ejemplo: Imagina que tienes una entrevista de trabajo, una cita o una reunión con tu docente por las calificaciones que obtuviste, seguramente estarías puntual aunque se te presenten varios obstáculos en el camino porque es algo relevante para ti.

Así sucede con todo lo que nos parece importante o con alguien que es valioso para nosotros, nos esforzamos en invertir tiempo y fuerzas.

La pregunta que quisiera hacerte es ¿Qué tan importante es el Señor en tu vida?

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:11-12

Los discípulos de Jesús arriesgaban sus vidas al predicar de Cristo, muchas veces eran perseguidos, torturados, encarcelados, golpeados o apedreados, pero ¿Sabes por qué seguían adelante? Para ellos lo principal no era su vida, sino alcanzar el propósito de Dios aunque esto significara morir.

Lamentablemente en este tiempo muchas personas han abandonado al Señor simplemente por algo insignificante, ya sea porque alguien los trató mal, vieron a un cristiano dar mal testimonio, porque el pastor o los líderes no lo saludaron ¿Dónde está el compromiso?

A inicios del año nos comprometemos con Dios para orar, leer la Biblia o ir a la iglesia, pero no dedicamos tiempo ni fuerzas en cumplirlo. Tampoco asumimos responsabilidad en el servicio que realizamos en la iglesia porque no es tan relevante para nosotros; es tan fácil dejar de asistir por el futbol, una película u otro factor más importante para nosotros.

Recuerda que el primer mandamiento del Señor es que Él sea el más importante en tu vida; si no fuera el caso entonces no estás en su voluntad. Te animo a pedir al Señor que cambie tu corazón, que Él sea valioso para ti más que tú vida misma, porque de esta manera vivirás un evangelio genuino.

¿Eres alguien comprometido?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tomados de su mano

El comienzo de un nuevo año es algo importante para todos nosotros, porque después de habernos evaluado comenzamos a trazarnos nuevos objetivos. Puede que tus metas no se hayan cumplido el 2018, pero… ¿Qué tal si empezamos de nuevo? 

Cree desde ahora que el 2019 es el año bueno y agradable que el Señor te da, en el cual verás un nuevo amanecer sobre tu vida y en la de tus seres queridos y donde Su luz brillará más fuerte que nunca.

Proverbios 3:5-6 (NTV) dice: Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar.

Si analizamos este versículo, podremos encontrar tres palabras claves que serán de ayuda en la realización de nuestras metas para este año:

-Confiar en Dios con todo el corazón, ¿A cuántos no nos ha costado confiar en Dios y  más si nos encontramos en pruebas? Si de verdad quieres lograr grandes cosas este año, no pongas tu confianza en otra cosa que no sea Jesús, deja que Él obre en tus sueños y metas, porque sólo así verás el cumplimiento de cada una de ellas.

-El no depender de tu propio entendimiento o del conocimiento que puedes tener, te llevará a enfocarte en Dios a pesar de la dificultad.

– Y ante todo busca la voluntad de Dios, porque de esa forma Él te mostrará el camino que debes tomar para andar en rectitud y no tropezar jamás.

Esta es una nueva oportunidad que Dios nos da, estamos iniciando un nuevo año, pero  si empezamos por ignorar Su Palabra en nuestras vidas, nunca tendremos la dirección que necesitamos para tomar pequeñas o grandes decisiones.

Hoy te animo a entregarle cada uno de tus planes a Dios, si de verdad deseas conquistar esos sueños, entonces no permitas que tu año sea sólo la continuación de malas e historias pasadas; empieza a ir por más, porque sólo tomado de su mano podrás alcanzar tus objetivos.

¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo! 1 Corintios 15:57 (NVI)

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend