Hagámonos el propósito de hacer cambios por semanas o por meses. Es decir, no hagamos una lista de lo que queremos lograr para el próximo año. Son demasiados días y demasiadas circunstancias las que cambian a diario.

Les propongo hacer cambios positivos por períodos de tiempo. Por ejemplo: – Voy a decirle solo cosas que me agradan de ella a mi hermana o pareja o madre durante una semana. Otro ejemplo: no voy a hacer ninguna crítica a nadie durante esta semana. Y uno más: durante dos semanas voy a saludar y bendecir a todo el que me encuentre, así no los conozca.

Es de mucho más valor si lo hacemos con alguien con quien hemos tenido dificultad para relacionarnos bien. Y te digo por períodos de tiempo, porque es difícil que logremos hacer un cambio radical y para siempre, mas no imposible. Pero he visto que si nos proponemos lapsos de tiempo cortos, nos damos cuenta que se nos hace posible y tal vez nos inspire a continuarlo por uno o varios lapsos más.

Te interesa:  ¿Algún problema?

No solo vas a bendecir a la persona a la que vas a animar con tus palabras, sino que te vas a enriquecer tu, pensando en positivo de esa persona y no en todos los detalles que detestas de ella o de él.

Es una excelente práctica. Verás que los resultados te pueden sorprender. Es una manera de suavizar la relación a veces hasta puedes salvar una relación con eso y así incentivas la armonía y la buena comunicación.

Haz el intento y me cuentas cómo te fue. ¿Vale?

Dios te bendiga.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta