No todos tenemos la dicha de poder celebrar el día del padre con nuestro padre, porque tal vez ya no se encuentra con nosotros. Otros, porque se desaparecieron de la vida de sus hijos y jamás volvieron a saber de él. Otros tantos porque lamentablemente los únicos recuerdos que tienen de su padre es el abuso verbal y físico. Pero lo cierto es que hay un día en el que celebramos a los padres, porque no todos son tan malos ni todos se han ido al cielo. De hecho, he visto muchos que han dedicado sus vidas a cuidar a sus princesas o sus príncipes y realmente son un ejemplo maravilloso a seguir.

Es a esos padres a quienes quiero celebrar hoy. Este 19 de Junio se celebra el Día del Padre y si, quiero celebrar a esos padres que han quedado viudos y han logrado criar a sus hijos con buenos principios sin haber tenido necesariamente que buscar la figura materna para ello. Padres que han tenido el valor de sacrificar incluso su excelente posición en una empresa, porque los problemas de salud de su hija requerían de tanta atención que su esposa sola no podía. Son muchos los casos de padres dedicados, de hombres que realmente ejercen su rol de padres sin sentirse por ello menos hombres.

Si, porque es muy cierto que en nuestra sociedad latino americana existe mucho el machismo. Ese machismo que ha llevado a los hombres a no poder expresar su cariño sobretodo a sus hijos varones por temor a que se vuelvan débiles o “afeminados”. Ese machismo que ha llevado a muchos matrimonios al borde del fracaso porque el hombre no quiere tener parte activa en los quehaceres de la casa DE AMBOS y en el cuidado de los hijos DE AMBOS. Es lo que ha llevado a muchos hombres a tener crisis terribles porque nunca han podido llorar porque les metieron esa idea en la cabeza de que los hombres no lloran.

Es mucho lo que tenemos que lograr a nivel de educación en nuestros países en ese aspecto de la masculinidad. Debemos crear organismos que utilicen los medios de comunicación para comenzar una campaña que deje ver que el hecho de que un hombre llore no lo hace menos hombre. El hecho de que lave los platos después que su esposa cocinó no lo hace menos hombre y que el hecho de que ayude con los cambios y la alimentación de los niños de ambos es parte de su obligación como padre y esposo.

Te interesa:  ¿Por qué los conflictos entre hermanos?

Mi padre fue bastante machista por su época pero también era muy cariñoso, aunque solo con las niñas de la familia. Sí fue siempre más seco con los varones, sin embargo tengo muy lindos recuerdos de él. Lo recuerdo tocando la guitarra en casa, cantando, lo recuerdo haciéndole bromas a mi mamá y de vez en cuando reflexionando y tratando de arreglar el mundo con familiares o vecinos que invitaba a casa. Mi papá murió en mis brazos, literalmente. Yo lo estaba sosteniendo con el tercer ACV (accidente cerebro-vascular) que me lo llevó. Lo extraño y sí, le hubiese dado su respectiva tarjeta y le hubiese celebrado su día con un buen regalo.

Si hay algo que siempre dije a mis hijas es que no existe una universidad de padres. Esto incluye a las madres. Hacemos lo mejor que podemos y lo que pensamos es lo mejor para nuestros hijos, pero no hay mucha guía por ahí. Así que… denle licencia a sus padres. Entiendan que hicieron lo mejor que pudieron, y denles un reconocimiento por todos los buenos momentos y todas las cosas lindas que hicieron por ustedes.

En comentarios, debajo, nos puedes hablar de tu padre y compartirnos si quieres, qué le vas a regalar este año y cómo lo vas a celebrar.

Y no olvides nunca al Padre Maravilloso que jamás nos abandona ni nos rechaza: Dios. ¡Él nos ama con un amor tan grandioso e inmerecido! No lo olvidemos a Él este día del Padre.

http://bit.ly/2paDD00

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta