trabajo | CVCLAVOZ

All posts in “trabajo”

Cómo evitar que un robot te quite el trabajo

Hasta hace algunos años atrás, la convivencia entre humanos y robots era algo que solo parecía viable en las películas y libros de ficción. Sin embargo, la tecnología ha avanzado tanto que la idea de que los robots reemplacen a los humanos parece ser posible. Algunos científicos buscan que los robots tengan la capacidad de realizar tareas por iniciativa propia, que resuelvan problemas, tengan un pensamiento crítico-analítico, y sean capaces de conectarse a nivel sentimental. Aunque otorgarle estas habilidades a los robots tiene como propósito mejorar de la calidad de vida humana, hay otro sector que se opone a este avance. Ellos afirman que, si bien los robots pueden ser de ayuda, también pueden causar algunos problemas en la sociedad.

En la actualidad, los robots son utilizados en algunas empresas para trabajos que requieren fuerza bruta, precisión y rapidez. Por una parte, esto representa una mejora en las industrias, pero por otra, está provocando que miles de personas se queden sin empleos. Es de ahí que viene la preocupación de que en el futuro los robots reemplacen a todos los trabajadores en sus oficios. No obstante, una investigación reciente asegura que esto no es posible, pues los humanos poseen tres características que son irreemplazables: personalidad, inteligencia y vocación.

Rodica Damian, profesora asistente de psicología social y de la personalidad en la Universidad de Houston, afirma que “los seres humanos (también) superan a las máquinas cuando se trata de tareas que requieren creatividad y un alto grado de complejidad que no es rutinaria.” Asimismo, un estudio realizado por el Instituto Americano de Investigación asegura que las personas que tienen mayor niveles de inteligencia, madurez, extraversión, e interés en las artes y ciencias, tienden a ser seleccionados en puestos de trabajo que no son computarizados. Esto significa que estarían menos propensos a perder sus trabajos en caso de que sus empleadores decidan utilizar robots en lugar de humanos.

Los investigadores explicaron que los robots relevan a los humanos en tareas que no requieren habilidades extras como la creatividad y el pensamiento crítico y, es por ello que las personas que tienen trabajos mecanizados están en riesgo de quedar desempleadas. En cambio, ellos sugieren que para evitar esta situación, las personas comiencen a desarrollarse en las artes, ciencias, y actividades que les ayuden a incrementar su inteligencia y madurez.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Realiza tu trabajo!

Hace poco se dio a conocer un caso de violencia que vivió una mujer por parte de su esposo, la víctima quedó con el rostro totalmente desfigurado. Lo decepcionante del hecho es que la autoridad encargada del caso decidió poner en libertad al agresor, sin que este asumiera las consecuencias de sus acciones ¡Qué indiferencia a la gravedad de este asunto!

Todos esperamos que las autoridades defiendan nuestros derechos y nos protejan, pero es una tragedia cuando se muestran indiferentes y pasivos.

Este caso es parecido al de un doctor que no se moviliza de inmediato para socorrer a una persona que está a un paso de la muerte, sino que espera primero recibir el beneficio que obtendrá por su trabajo. Esta irresponsabilidad es preocupante  porque en lugar de bienestar trae sufrimiento a diferentes personas.

Así de triste es observar un cristiano que no cumple su responsabilidad:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.”  Lucas 4:18-19 (RV60)

La Palabra de Dios dice que el Espíritu del Señor nos ha ungido para dar las buenas noticias a los pobres, para sanar las heridas del corazón o físicas,  para dar libertad a los que están esclavizados por el alcohol, drogas, pornografía, etc.  y para predicar el mensaje de salvación. La pregunta que quiero hacerte es: ¿Estás haciendo tu trabajo?

Todos los días tenemos una batalla que ganar contra el enemigo, ¿estás atacando o simplemente eres un hombre cobarde con ropa de soldado? Muchas personas que te rodean están sufriendo y necesitan escuchar una palabra de esperanza y amor, ser libres y levantarse porque sus familias están siendo destruidas ¿Qué esperas para salvar sus vidas?

En este momento tienes que tomar una decisión y volver a Cristo con todo tu corazón, con toda tu mente y con todas tus fuerzas para empezar a realizar tu trabajo. Recuerda que los tibios o cobardes no entrarán al reino de Dios. (Apocalipsis 21:8)

¡Que el Señor te encuentre haciendo su trabajo!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 mentiras que nos decimos

Si alguna vez te has dicho estas frases, entonces es momento de reevaluar tu vida. No permitas que éstas mentiras detengan tu madurez y crecimiento:

“Lo haré mañana”

El mejor tiempo para hacer algo es ahora. Con el pretexto de decir que lo harás mañana, nunca conseguirás aquello que quieres. Mientras más pospongas un asunto, más se acumularán tus tareas; y al final habrás acumulado una serie de pendientes por resolver. La mejor solución es establecer plazos para realizar una labor en específico y no esperar hasta el último día para hacerlo.

“Él/Ella es mejor que yo”

Algunos dicen que compararse con otros es una manera de mantenerse motivado y, aunque puede funcionar para algunas personas, esto puede llevar al desaliento y la baja autoestima. Cada uno tiene diversas habilidades que no pueden ser medidas con la de otros, es por ello que las comparaciones no pueden darse. En lugar de  medirte con alguien más, comienza a ser una mejor versión de ti mismo y trabaja en aquello que eres bueno.

“Si tuviera _____ sería feliz”

Las cosas materiales no son necesarias para ser felices. Hay personas que se pasan la vida anhelando aquello que no tienen y no se dan cuenta de lo que ya poseen; y cuando transcurre el tiempo aprenden que “nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Por lo tanto, disfruta y valora lo que tienes ahora. Verás que para ser feliz no hace falta tener mucho.

“Soy muy viejo para eso”

No pongas tu edad como una excusa para no aventurarte a hacer algo nuevo. Hay muchas cosas que pueden lograrse a través del aprendizaje, y si eres perseverante, de seguro que lograrás cualquier meta que te propongas. Utiliza la experiencia que tienes y haz que los cambios venideros se conviertan en oportunidades para mejorar en tu vida. ¡No seas tu propio impedimento para alcanzar tus sueños!

“Mi pasado me impide avanzar”

Evita que tu pasado se convierta en un obstáculo en tu vida; en cambio, haz que sea una base sobre la cual construyas tu futuro. Si no dejas de pensar en el ayer, nunca verás con optimismo el mañana; y cuando éste llegue, no podrás vivirlo plenamente. Si deseas ser libre de tu pasado y ser perdonado, entonces acude a Dios. Él te perdonará, olvidará tus pecados y te dará una nueva vida (Miqueas 7:18-19).

“Así soy y no puedo cambiar”

De la misma manera en que otros dicen que el pasado les impide avanzar, hay quienes dicen que es imposible cambiar. Sin embargo, siempre se puede elegir un nuevo rumbo en la vida, y Dios es experto en este tema. Para él, no hay nadie que no tenga esperanza, tal y como dice Ezequiel 36:26: “Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Refran

(A fin de evitar suspicacias respecto de cuestiones de género aclaro a la audiencia sensible que se trata aquí de una referencia a un estado de ánimo e ilustrada por un viejo refrán chileno y no de una reflexión sobre las características biológicas o emocionales de una señora anciana)

“Pasó la vieja” se dice en Chile cuando se quiere significar que ya pasó la oportunidad para que algo le ocurriera a alguien: un amor, un trabajo decente, un viaje gratis, una respuesta que fue dada cuando justo uno no estaba. Hay cosas para las cuales ya no tenemos chance (ahí le dicen a uno el refrán); hay otras a las cuales uno mismo ya no quiere darles oportunidad (ahí uno es el que lo dice). Se me ocurren unas palabras para esta segunda opción, algo así como un coloquio íntimo con la audiencia que se detiene habitualmente en este blog.
De tanto andar, de tanto ver, de tanto vivir, va uno adquiriendo un cierto escepticismo respecto de los asuntos que la gente considera importantes en la vida. Se pone uno medio cínico respecto de las esperanzas que las personas abrigan sobre el éxito de sus emprendimientos. Piensen, por poner unos pocos ejemplos clásicos, en el discurso de los políticos, en los parabienes que algunos invitados un poco embriagados le endilgan a los novios en una boda, en las tarjetas de Navidad, en ciertas encendidas predicaciones, en los libros y las filosofías de autoayuda, en los consejos que dan los amigos en tiempos de crisis – me refiero a esos que uno nunca les pidió – y en una amplia gama de otras invenciones con que las criaturas humanas atormentan intencional o inadvertidamente a sus semejantes creyendo que les hacen un favor. Hay quienes consideran un oficio redentor esa inclinación consuetudinaria a enmendarles la plana al mundo que les rodea. Con serena firmeza, tiene uno que decirles: “¿Sabes?, por aquí ya pasó la vieja”. Entonces te miran con un insoportable dejo de conmiseración, extrañados de que no entiendas lo simple y lo hermosa que es la vida.
Hubo una época en que creía en algunas cosas. Suponía que si decía, hacía o pensaba lo correcto y seguía las instrucciones al pie de la letra, la vida estallaría en un arco iris de setenta colores, me sonreiría el futuro, brillaría la esperanza, me pondría rozagante y gordito, viviría una feliz vidita compartida.
Pero la realidad superó al discurso. Pasó la vieja. “Así que vuelve a tus labores; pero antes, tráele al viejo otra frazada”.

Pasos de fe

Cuando Jesús iba camino a sanar a la hija de Jairo, lo seguía una multitud y en medio de esa cantidad de personas en movimiento Jesús sintió que alguien lo tocó; ese día, con un solo toque una mujer que sufría desde hace 12 años de flujo de sangre fue sanada, “se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre”  Lucas 8: 44.

¡Bastó un acto de fe para recibir sanidad!

La impresionante fe de esta mujer la llevó a tocar solamente el borde del manto de Jesús para hallar sanidad; quizás por mucho tiempo estás esperando un milagro de Dios en tu salud, familia, trabajo o economía y no has visto el más mínimo cambio, por el contrario todo parece estar peor.

Así como la mujer de flujo de sangre, tu fe debe llevarte a hacer movimientos con la certeza de que Dios actuará, si la mujer de la historia se hubiese resignado a vivir y morir con la enfermedad que padecía, jamás habría encontrado sanidad y libertad para su vida, pero cuando se levantó de su lugar y dio pasos para ver a  Jesús en medio de la multitud, obtuvo su milagro.

¿Estás esperando ver un milagro de Dios en tu vida? Comienza a dar pasos llenos de fe pues solamente así verás su mano poderosa obrar a tu favor.

Recuerda que la fe necesita de acciones:

– Si estás buscando trabajo entonces no te canses de tocar puertas porque en su momento Dios te abrirá la oportunidad que necesitas.

– Si estás enfrentando una enfermedad, dobla rodillas y busca un tratamiento pues Dios también hace milagros a través de la ciencia y la medicina.

– Si quieres que tu familia sea salva, no te canses de demostrar la obra de Dios a través de tu vida

Un solo movimiento de fe puede darte la oportunidad de ver los milagros de Dios, no te quedes sentado esperando que todo suceda, muévete y que tu corazón y tu mente estén llenos de FE.

(…) Les digo la verdad, si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a esta montaña: “Muévete de aquí hasta allá”, y la montaña se movería. Nada sería imposible” Mateo 17:20 (NTV)

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La lista

Un comerciante cristiano fue requerido para ayudar a una colecta para cierta obra de la iglesia. Gozosamente escribió un cheque por 250 dólares y lo entregó al visitante.  En el mismo momento llegó un telegrama. El comerciante lo leyó y quedó conturbado.

     – En el cablegrama – dijo- me dan cuenta de que uno de mis barcos se ha ido a pique perdiéndose toda la carga. Esto trastorna mis negocios, voy a escribir otro cheque  para usted.

El visitante comprendió y devolvió el cheque inicial, esperando recibir otro por una cantidad mucho menor, pero cuál no fue su asombro cuando leyó en el segundo cheque 1.000 dólares.

     – ¿No se ha equivocado usted? – Preguntó tímidamente el visitante.

     –  No – dijo el comerciante- no me he equivocado. Entonces con sus ojos llenos de lágrimas agregó: Este telegrama era un mensaje de mi Padre celestial diciéndome: “No os  hagáis tesoros en la tierra.

¿En qué estás poniendo tu enfoque? ¿Qué acapara tu tiempo, esfuerzos y recursos?

Los afanes de este mundo muchas veces nos llevan a poner nuestras fuerzas y corazón en lo terrenal y pasajero, en aquellas cosas que perecen, olvidando las que realmente valen la pena y que nos ayudarán a cumplir nuestro propósito en la tierra, el plan que Dios tiene para nosotros.

“No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar.  Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón”. Mateo 6:19 -21 (NTV)

Muchas veces nos desgastamos trabajando y nos afanamos por conseguir una mejor casa, un auto más moderno, por querer encajar en determinado grupo y muchas cosas más, pero olvidamos aquello que le da significado y valor a nuestras vidas.

Posiblemente eres  de los que hace una lista de metas y propósitos para cada año, ahora que vamos a empezar uno nuevo,  no olvides tener en cuenta cuáles son las verdaderas prioridades y las cosas que valen la pena, que merecen tu esfuerzo y tiempo.  Busca enfocarte en las cosas eternas, haz que sea un año diferente y no uno más.

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cómo dar una buena primera impresión

La primera impresión es el primer recuerdo que tienen otras personas sobre ti. Por tal motivo, debes tener cuidado al momento de presentarte o ser presentado a alguien. Si bien con el paso del tiempo los demás pueden cambiar de opinión con respecto a ti, haz que otros te conozcan por tu buena fama y reputación. Estos consejos te ayudarán a estar preparado para cuando vayas a conocer a alguien nuevo en tu vida, ya sea en tu entorno amical o profesional:

1. Sé respetuoso:

La confianza se basa en el respeto, y si quieres que tu relación con la otra persona vaya más allá del primer saludo, no olvides ser considerado y tener buenos modales en todo tiempo. Esto no implica actuar como si estuvieras delante de la realeza; sino ser educado y actuar de acuerdo al contexto en el que estás.

2. Sé puntual:

Que los demás sean impuntuales no significa que también debes serlo. Llega siempre a tiempo, y si puedes hacerlo minutos antes, te dará tiempo para prepararte o relajarte si estás nervioso.

3. Haz contacto visual:

Aunque esto depende de la cultura, en algunos países es descortés no mirar a los ojos de tu interlocutor. Así que presta atención a la conversación y haz contacto visual; pero no te quedes mirando fijamente por un largo período de tiempo. Esto podría verse un poco forzado e intimidante.

4. Cuida de tu apariencia:

Vístete de acuerdo a la ocasión y no exageres. Un estudio del Instituto de Psicología de la Universidad de Sao Paulo dice que las personas se sienten más a gusto con aquellos que llevan ropas de similar estilo. Si haces esto, encajarás en el lugar y harás que los demás se sientan cómodos con tu presencia.

5. Sé tú mismo:

No pretendas ser alguien que no eres porque ese disfraz se puede caer en cualquier momento. Muestra a los demás lo mejor de tu personalidad y no te apresures a juzgar ¡Tal vez puedas encontrar algo en común con otros!

6. Escucha atentamente:

No dejes que las distracciones te impidan mantener una conversación amena. Escucha a la otra persona y hazle saber que su opinión te importa. De esta manera le estás afirmando que eres confiable, amable y compasivo.

7. Sonríe:

Tu sonrisa es la mejor invitación para que otros te conozcan. Una sonrisa afable te liberará del estrés y también hará que los demás se sientan más relajados en tu compañía.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos sobre el trabajo

Cuenta una historia, que a un constructor se le encargó edificar una última casa antes de retirarse de su oficio. Él cumplió la labor a medias y el resultado fue un tanto escabroso. Al entregar la obra concluida, su jefe le dijo que podía quedarse con la casa que acababa de construir. El constructor muy sorprendido, le dijo que no podía quedarse con ella, pero su jefe insistió en que era un regalo en honor a su jubilación; así que el constructor no tuvo más remedio que aceptar.

En ocasiones así es la vida. Al principio, disfrutamos, amamos nuestro trabajo y nos sentimos orgullosos de él. No obstante, conforme pasa el tiempo sentimos que nuestras labores son mecánicas y no somos realmente apreciados por lo que hacemos, y esto termina en desánimo, el cual se refleja en nuestra mala producción. Es por ello que debemos recordar constantemente que el trabajo es un regalo de Dios, y que si estamos en él es por una razón.

Así que estos versículos de la Biblia van dedicados a todos aquellos que necesiten aliento para continuar en sus empleos, o para los que quieran seguir motivados en sus trabajos:

1. Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia. Ustedes sirven a Cristo el Señor.” – Colosenses 3:23-24

2. El que labra su tierra tendrá abundante comida, pero el que sueña despierto es un imprudente.” – Proverbios 12:11

3. El perezoso ambiciona, y nada consigue; el diligente ve cumplidos sus deseos.” – Proverbios 13:4

4. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” – Filipenses 4:13

5. Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero quedarse sólo en palabras lleva a la pobreza.” – Proverbios 14:23

6. Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán.” – Proverbios 16:3

7. “El que no quiera trabajar, que tampoco coma.” – 2 Tesalonicenses 3:10

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

3 maneras de eliminar el estrés

El estrés nos ayuda a cumplir con las tareas que tenemos pendientes y cumplirlas a tiempo. Sin embargo, cuando no sabemos controlarlo, se convierte en un problema que puede ocasionarnos preocupación y hasta puede afectar nuestra salud.

Si bien existen muchas maneras de eliminar el estrés de nuestras vidas, estos consejos te ayudarán a utilizarlo a tu favor:

  1. Organiza tus tareas: Hacer listas o tener un registro de tus deberes te ayudará a otorgarle un orden de prioridad a las cosas. No todas nuestras obligaciones deben ser cumplidas con la misma urgencia, así que escribe detalladamente cuánto tiempo aproximado podría tomarte resolverlo; y así podrás tener una clara idea de qué labor puedes resolver primero.
  2. Busca un compañero: Si piensas que tener a una persona de apoyo puede ser una distracción, es hora de que vuelvas a considerar esta alternativa. Encuentra a alguien que pueda aportar balance a tu vida y sea fuerte en las áreas en que eres débil. No hay nada mejor que compartir las tareas con alguien más, pues incluso si no sabe nada del tema, él podrá ayudarte a ponerte un límite y no te dejará sobrecargarte de deberes.
  3. Aprende a decir “no”: Es contraproducente aceptar más de lo que podemos hacer, así que aprende a rechazar los deberes cuando sientas que no puedas cumplirlas. No temas decepcionar a los demás si rechazas un proyecto, pues será peor que no cumplas los pendientes por querer hacer demasiado.

La manera más efectiva de cumplir con nuestras obligaciones y lidiar con el estrés diario se encuentra en Salmos 55:22: Encomienda al Señor tus afanes, y él te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre.” Así que, pase lo que pase, nunca dejes de confiar en Dios y entregarle el control de tu vida. Él es la mejor medicina contra el estrés.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Motivación vs. Manipulación

El funcionamiento de un equipo depende de la colaboración de sus miembros, pero también del liderazgo de la persona a cargo. Muchas veces, en el intento de hacer que el grupo logre la meta deseada, se traspasa la línea entre motivación y se llega a la manipulación.

Lo que necesitamos entender es que al trabajar con un equipo, estamos tratando con personas, y no con simples objetos que podemos utilizar a nuestra conveniencia. El fin no justifica los medios. Debemos recordar que de nada vale obtener buenos resultados, si para tenerlo hemos roto relaciones y lastimado a los demás. Entonces ¿cuál es la diferencia entre motivar y manipular?

  1. La motivación se preocupa por el trabajo y la persona. La manipulación sólo se preocupa por el trabajo.
  2. La motivación está alimentada por el amor. La manipulación se alimenta del orgullo.
  3. La motivación empodera a las personas. La manipulación controla a las personas.
  4. La motivación valora a las personas. La manipulación devalúa a las personas.
  5. La motivación es un gran liderazgo. La manipulación es un mal liderazgo.
  6. La motivación fomenta la lealtad. La manipulación fomenta el resentimiento.
  7. La motivación se basa en el contenido. La manipulación se basa en el estilo.

Si eres líder y has caído en la manipulación, aún no es tarde para comenzar a motivar a tu equipo y restaurar sus lazos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pregúntale a Andrés – Me quedo con mi bebé o vuelvo a trabajar

Andrés,

Estoy a punto de dar a luz a mi primer bebé y no sé si continuar trabajando o quedarme en casa ya que se me iría como un 40% de mi sueldo en guardería. ¿Cuál es tu opinión?

Sandra,
Des Moines, IA

Hola Sandra,

Esta pregunta es como una moneda, tiene dos caras: una financiera y otra moral. Es como si me preguntaras si le compras a tu hijo ropa o juguetes. Ambos son necesarios en la vida de un niño, pero la decisión está marcada por prioridades. Por un lado, está la seguridad financiera de tu hijo y, por el otro, su necesidad emocional. Quedarte en casa con tu hijo es un lujo que no todos se pueden dar. La mayoría de las veces no es porque no ganen suficiente, sino porque han comprometido mucho de su sueldo en deudas, tratando de sostener un nivel de vida que requiere de los dos sueldos para sobrevivir.

Si están en aprietos económicos, te recomiendo que continúes trabajando porque las cosas se ponen muy feas cuando cortas un ingreso que todavía es necesario. Aunque se te vaya el 40% de tu sueldo en guardería, siguen teniendo ese otro 60% para cubrir gastos. Si tu meta es quedarte en casa, entonces usen el tiempo que les queda antes de que se termine tu descanso por maternidad para hacer todos los recortes necesarios y eliminar de una manera superacelerada todas sus deudas, excepto la casa. Si tienen un carro que no pueden pagar por completo de aquí al día del parto, les recomiendo que lo vendan. La meta sería que puedan cuadrar un presupuesto con el ingreso de tu marido únicamente. A la hora de hacer el presupuesto, recuerda incluir al nuevo miembro de la familia y sus necesidades.  Desde pañales, la leche y la ropa hasta las visitas al médico y vacunas, si no lo cubre tu seguro. Lo anterior es la parte financiera.

La otra parte, la parte emocional, más que una recomendación es mi opinión y experiencia personal. Cuando pongo en la balanza estar con tu bebé y mantener tu nivel de vida, para mí, la balanza se carga para el lado del bebé. Ya que mi esposa y yo tomamos la decisión de que ella se quedara en casa con el bebé, sé que es una de las mejores decisiones que hemos tomado, aunque en ese tiempo fue necesario reducir nuestro nivel de vida. El bebé solo será pequeño unos cuantos años y ya después entran a la escuela y puedes volver a trabajar, pero ese tiempo no lo tendrás nunca más. Yo soy una persona de fe y realmente creo que Dios bendice cuando uno escoge familia sobre lujos; y creo que esa bendición se puede manifestar de muchas maneras, desde un incremento de ingresos para tu marido (como sucedió conmigo y con muchas otras familias a quienes he aconsejado), hasta la multiplicación de los recursos. He visto cómo, de repente, todo alcanza y sobra cuando uno escoge el lado de la familia.

Lo bonito de esto es que, si se ponen en una condición económica para lograr esto y cambian de parecer, en seis meses o un año puedes volver a trabajar; pero si no lo haces, creo que siempre tendrás ese sentimiento de culpa por no haber estado con tu baby.

Andrés.

Pregúntale a Andrés – Me venden un trabajo

Andrés,

Un amigo me deja un trabajo de limpieza. Él me dice que gana $250 por semana trabajando 3 a 4 horas. Me pidió $4,000 con $1,000 de enganche y pagos de $500 hasta terminar de pagarle. ¿Qué me recomiendas?

Juan,

New York, NY

 

Hola Juan,

Pregúntale a tu amigo si a parte de los $4,000 dólares, no quiere helado de chocolate. Él no te está vendiendo un negocio, él te está queriendo vender un trabajo. Los negocios se venden por lo que generan de ganancias, lo que en el mundo de los negocios se conoce como utilidades, después de tu sueldo. Si solo genera un sueldo, entonces, te está vendiendo un trabajo y en muy pocas ocasiones tiene sentido comprar un trabajo.

Primero que todo, esto ni siquiera puede mantener a tu familia. Asumiendo que genera $1,000 mensuales, que no lo creo porque es muy probable que no incluyó los gastos que tendrías que asumir al principio, como equipo y gastos mensuales en los materiales (químicos) de limpieza que tendrías que restarle a los $1,000 mensuales. Si tienes un trabajo, el horario en que el cliente quiere que lo hagas ¿se te acomoda? No vale la pena comprar un trabajo que ni siquiera sostiene a tu familia y que no podrías atender si tienes otro empleo de tiempo completo. ¿Te imaginas? Aparte de que tal vez ganarías $1,000 dólares (que quizá sea menos porque hay que restarle químicos, equipo, gasolina e impuestos), tendrías que darle $500 dólares por 6 meses. Con lo que queda, no te alcanzaría ni para el alpiste del perico.

Aunque te hubiera pedido menos, sigue siendo muy riesgoso porque es muy probable que sea un solo cliente. ¿Qué tal si el cliente decide darle el trabajo a alguien más? ¿O si la reputación laboral de tu amigo no es la mejor y, con el cambio, el cliente decide aprovechar la oportunidad contratar a otra persona? Tú quedas como el perro de las dos tortas, sin la una y sin la otra. Aunque, pensándolo bien, sería peor porque todavía le deberías a tu amigo. Si te llama la atención este tipo de negocio, trabaja un par de semanas o meses con tu amigo para aprender los detalles del negocio, luego imprime unas tarjetas con un nombre comercial (que no sea el típico “Gonzalez Cleaning”) y empieza a buscar tus propios clientes. Haces el trabajo en tu tiempo libre mientras se acredita el negocio y empieza a crecer.

No estoy en contra de comprar un negocio. Al contrario, comprar un negocio aclientado es muy buena idea si te comprueban, con declaraciones de impuestos, lo que genera el negocio y el número de clientes que se necesita para generar esos ingresos. Empieza tu propio negocio, adminístrate muy bien para que pronto tengas el dinero y poder expandirlo de forma acelerada comprando carteras de clientes. Ahora cómprate un helado de chocolate para celebrar el no haber malgastado $4,000 dólares en un trabajo.

Andrés

 

Send this to a friend