Consejos para mamás que quieren trabajar desde casa

Consejos para mamás que quieren trabajar desde casa

Si eres una mamá que quiere trabajar desde casa, entonces sigue leyendo porque te traemos consejos para que puedas lograrlo.

Cuando uno se convierte en mamá muchas cosas en la vida cambian. Algunas las elegimos y otras no. Algo que muchas mamás se plantean después de tener hijos, es si quieren volver a la oficina, si quieren dedicarse a sus hijos a tiempo completo y no tener otro trabajo aparte, o si quieren cuidar de sus hijos y trabajar en sus casas. 

Algunas elegimos esta última opción. Esto tiene muchos beneficios porque podemos estar con nuestros pequeños, verlos crecer y disfrutar de no perdernos ningún momento. Pero también viene con sus desafíos. 

Si eres mamá, trabajas desde tu casa y también cuidas a tus hijos a tiempo completo, te quiero traer estos consejos para que puedas disfrutar tu maternidad y al mismo tiempo ser productiva en tu trabajo. 

1. Aplica el poder de la elección

Antes de empezar, tómate un tiempo para elegir tus intenciones y propósito para esta temporada de tu vida. Para esto hay algunas preguntas que me gustaría que te puedas plantear.

  • ¿Qué buscas lograr con tu trabajo?
  • ¿Cuánto tiempo le puedes dedicar a tu trabajo por día o por semana?
  • ¿Cuáles son las prioridades en tu vida en ese momento?

Hacerte estas preguntas te ayudará a empezar cada día teniendo claridad en tu para qué: para qué estás haciendo lo que haces; y eso te va a dar el empuje necesario para poder lograrlo. El poder de la elección está en que lo que vas a hacer es lo que tú elegiste hacer.

Cuando estés eligiendo, busca hacerlo desde tu convicción, desde quién quieres ser el día de mañana y no desde la necesidad del momento. Sé que hoy puedes tener necesidades, pero si trabajas para tu mañana puedes romper con la recurrencia del pasado y vivir desde lo que eliges.

Va a requerir un mayor compromiso. Va a requerir decir que no a muchas cosas y decir que a otras que estén alineadas con lo que quieres hacer. Pero sí se puede. Tú puedes diseñar la vida que quieres vivir. 

2. Vístete para lograrlo

Cuando ya tienes claridad de lo que quieres lograr, vístete para lograrlo.

Es impresionante cómo nos cambia la actitud cuando nos sentimos prolijas. Arregladas. Presentables. Este punto suena más fácil de lo que es. Cuando tu tarea principal es cuidar de tus hijos, muchas veces cuidar de ti va a un segundo plano. Y eso puede comenzar a pesar mentalmente. Si te descuidas varios días, tu productividad va a decaer. (Y también tu autoestima; pero eso es tema para otro día). 

No hace falta que te maquilles todos los días, pero busca cada día hacer algo que te haga sentir bien contigo misma. Tal vez eso sea arreglarte el pelo o vestirte con ropa que te guste. Y en los días que sean de más trabajo o de reuniones, busca sentirte exitosa con lo que te pongas. 

3. Sé flexible

Sé flexible con los tiempos y con tus expectativas. Para ser más productiva, te invito a poner en un calendario todas las actividades que tienes que realizar y cuánto tiempo te van a llevar. Pero este punto viene con un advertencia, y es que la flexibilidad es clave para no quebrantarse.

Puede que las cosas no salgan como esperas en el día. Puede que tus hijos duerman menos siesta que de costumbre y se te desconfiguren los horarios. En todo caso, si mantienes una mente flexible y tienes claridad de las prioridades del día puedes re organizarte para lograr aunque sea los puntos más importantes del día. Y si no puedes, ¡nada es más importante que tus hijos, así que igual estás haciendo lo que tienes que hacer!

Para poder llegar a realizar las cosas que te propones hacer, el siguiente y último punto es clave.

4. Utiliza los recursos y la ayuda disponible

Si tienes alguien que puede ayudarte un par de horas a la semana, entonces puedes bloquear ese horario en la agenda para tener tus reuniones o realizar el trabajo que tengas que hacer. Esto no quiere decir contratar a alguien. Aunque si eso es lo que quieres y puedes hacer, entonces ¡genial! Pero si no, puedes hablar con tu esposo o con algún familiar de confianza y coordinar con ellos.

A veces va a tocar esperar que ellos se duerman a la noche para poder empezar nuestro día de trabajo. Y si esto es así, recuerda ese primer punto del que hablamos: tu elección, tu para qué, tu propósito. Puede que sea una temporada de largas noches y cansancio pero es solo una temporada! Y lo estás haciendo por construir un mejor mañana para ti y tu familia. 

Por último, aprovecha los recursos que tengas disponibles para simplificarte el día. Esto puede ser pedir las compras del supermercado online para que te las traigan a tu casa o también es usar los recursos que tienes en tu casa. Por ejemplo, si tienes un playpen (corralito) en donde tu hijo pueda jugar, eso te dará tiempo para hacer cosas que no tendrías si el estuviera gateando por la casa y lo tuvieras que perseguir.

Estos recursos están para ayudarte y no eres una mala madre si los usas. Al contrario, te va a ayudar a terminar tus tareas más rápido y dedicarte a jugar con tus hijos. 

Trabajar desde casa es posible

Para trabajar desde casa al mismo tiempo que estás con tus hijos, aplica estos consejos y verás que lo puedes lograr.

Recuerda la importancia de el poder de la elección. Plantéate: «¿Para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo?» Luego vístete para lograrlo. Busca elementos que te hagan sentir exitosa. Sé flexible con los tiempos y tus expectativas. Y por último, utiliza los recursos y la ayuda disponible. Deja que tu creatividad fluya. Y lo más importante… cree en ti. ¡Tú puedes!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana

CVCLAVOZ

. El presente se escribió en su totalidad por un ser humano, sin uso de ChatGPT o alguna otra herramienta de inteligencia artificial.

CVCLAVOZ

Facebook
Twitter
Email
LinkedIn
WhatsApp

¿Cuáles son los signos de una familia en crisis?

¿Es tu familia tu lugar seguro? Quiero invitarte en este artículo a descubrir cuáles son los signos de una familia en crisis.

Actividades para reavivar la conexión emocional en la familia

Recordar la importancia de estas actividades puede ser fundamental para mantener la conexión emocional en la familia.

¿Cómo establecer metas como familia para el próximo año?

Establecer metas como familia puede unirlos más, fortalecer los lazos, crear recuerdos significativos y establecer comunicación.

Tiempo de lectura:

4 minutes

Autor

Comentarios

Likes

0

Deja un comentario