Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Te ha pasado que al haber cuidado a tu bebé todo el día, cuando te preguntan qué hiciste hoy, tu respuesta es nada? Hablemos sobre cómo ser más productiva con tu tiempo, tanto en lo personal como en la maternidad.

¿Estás siendo productiva?

Muchas personas se pueden sentir frustradas porque se pasan el día cuidando a sus hijos y sienten que no hicieron nada productivo. Claro que esta es una gran mentira ya que toda madre sabe que el trabajo de cuidar e instruir a un niño es posiblemente una de las cosas más importantes que podemos hacer. Pero aún así, una madre puede sentirse decaída por no ver un avance en su vida o no sentir que está logrando cosas que le gustaría hacer. 

Estos tips te ayudarán a tener actividades que te hagan sentir bien contigo misma. Organizar nuestro tiempo es para cuidar a nuestros hijos y a nosotras. Cuidar nuestros sueños. Llevar a cabo actividades que nos elevan y nos hacen crecer. 

¿Sabías que la manera en que manejamos nuestro tiempo afecta nuestro autoestima? Esto es porque la imagen que tienes de ti misma se ve afectada por el pensamiento de «sí puedo» o «no puedo». Cuando le  muestras a tu cerebro que vas a hacer lo que dijiste que ibas a hacer en el momento que dijiste que lo ibas a hacer, entonces le dices NO a la gratificación inmediata y SÍ a aumentar la confianza en ti misma. Así subes tu autoestima y serás más efectiva con tu tiempo. 

Si te encuentras que te propones hacer cosas en el día pero no las haces, le das un argumento a tu cerebro para creer que no puedes hacerlo. Luego de varias veces que dijiste que ibas a hacer algo y no lo haces, la imagen que tienes de ti misma disminuye y con eso baja tu autoestima. Entonces cuando te planteas algo nuevo que quieres lograr, tu cerebro rápidamente te dice que no vas a poder hacerlo y esto genera una relación importante entre qué haces con tu tiempo y lo que crees que puedes lograr. 

El manejo del tiempo en la maternidad

Cuando una mujer queda embarazada hay una frase que se suele escuchar mucho: «Aprovecha a dormir ahora». La frase parece algo negativa, pero una vez que tienes al bebé, te das cuenta que ya no cuentas con el mismo tiempo que antes. 

Antes de los hijos puedes elegir qué hacer con tu día: A qué hora te vas a dormir, a qué hora te vas a levantar. Cuánto tiempo vas a trabajar y cuánto vas a descansar. 

Siendo mamá, la prioridad es tu bebé. Y lo que quede de tiempo lo usas para las otras actividades. Como el tiempo para otras actividades es escaso, es necesario ser una buena administradora de este tiempo para poder lograr nuestras metas

Ser consciente de que puedo administrar mi tiempo de una manera más productiva me ayuda a pasar de modo reactivo a modo productivo. Organizar tu tiempo lleva tiempo. Y es por eso que lo primero que tu cerebro te va a decir es no tienes que hacerlo. 

Organizar tu tiempo es como si estuvieras corriendo y estás yendo muy rápido, pero a tu lado hay un carro con el que podrías llegar mucho antes. El problema es que para subirte al carro y poner el GPS debes detenerte y tomar tiempo para hacerlo. Pero una vez que lo haces te das cuenta que vas a llegar en 10 minutos en vez de todo lo que te hubiera demorado y cansado ir corriendo. Por eso es que te invitamos a aplicar estos tips que te ayudarán a ser más productiva con tu tiempo en la maternidad.

Consejos para ser más productiva en la maternidad

1. Agrega tus tareas a un calendario (claridad en las actividades)

Hay madres que trabajan en una oficina, otras que trabajan desde la casa y otras que su trabajo es cuidar a sus hijos. Cualquiera sea tu situación, este punto aplica para ti. Al agregar las tareas que tienes que realizar durante el día a un calendario, tendrás mayor claridad sobre lo que está sucediendo con tu tiempo.

Antes de ponerlo en el calendario agarra una hoja de papel y escribe todas las actividades que tienes que realizar, todas las actividades que quieres realizar y  todas las cosas que te gustaría llegar a hacer en la semana. Luego de eso escribe un tiempo y horario para cada actividad. Pregúntate cuanto tiempo necesitas para cada actividad. Por ejemplo: ¿Cuánto tiempo me lleva preparar la comida de mi hijo, alimentarlo, preparar mi comida, terminar el proyecto en el que estoy trabajando? Todo eso va a ir al calendario.

Entonces mi calendario puede decir: De 9 a 10 tengo que trabajar en el proyecto de la oficina; o de 9 a 10 le cambio el pañal y le doy de comer a mi bebé. 

Una vez que tengo todas las tareas en mi calendario, voy a separar un momento (lo mejor sería el sábado o domingo) para poder revisar mi semana. ¿Qué eventos tengo? ¿Qué actividades necesito realizar? ¿Hay algo que no hace falta que haga? ¿Hay algo que puedo delegar a alguien más? 

2. Establece prioridades

Al tener tus actividades plasmadas en el calendario, ya sea en la computadora o en un papel, tendrás más claridad de qué es lo que necesitas hacer en ese día y cuánto tiempo tienes entre actividad y actividad. 

Depende la temporada de tu vida en la que te encuentres, la cantidad de horas que tengas disponible para actividades fuera de lo que es cuidar a tus hijos. Pero como regla general buscamos tener entre 3 a 5 prioridades diarias. No hace falta que sean tareas largas. Lo que buscamos es que sean tareas que se puedan terminar en el día. 

El cumplir con estas actividades le va a decir a tu cerebro que si puedes hacer lo que te estás proponiendo hacer. Y con ese empuje vas a poder realizar aún más cosas. Aquí la clave es la consistencia. Sé consistente con establecer prioridades y tenerlas claras para que día a día puedas estar enfocada en lo que es importante. 

3. Actividades de 15 minutos

Si tienes tareas, como por ejemplo ordenar la casa, limpiar, trabajar en un proyecto nuevo, leer, pon un cronómetro para 15 minutos por actividad. Una vez que se acabe el tiempo, pasa a la siguiente actividad. Esto te ayudará a dejar de lado los pensamientos para darle paso a la acción. ¡Te sorprenderá todo lo que puedes hacer en 15 minutos!

Ayúdate a ti misma a creer que sí puedes estar presente para tus hijos y al mismo tiempo lograr tus sueños. Haz lo que puedas hacer dentro de la temporada de vida que estés, pero nunca dejes de hacer. Porque cuando dejamos de hacerlo, nos estancamos y ahí empezamos a pensar que no podemos. Hacer, sea la acción que sea, te ayudará a seguir en movimiento y entonces vas a poder lograr lo que te propones. Si crees que puedes hacerlo, tienes razón. Y si crees que no puedes, también tienes razón. Tú eliges que creer. ¡Tú puedes!


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

3
10
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta