Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ahora que estamos pendientes de los resultados de diversas categorías es lindo poder comentar que aparte de ser atletas y dedicar mucho de su tiempo a las especialidades para competir, hay muchos de ellos que son cristianos y están aprovechando esta plataforma para dejar saber las buenas nuevas de Jesús.

Entre los atletas cristianos está por supuesto el ganador de 28 medallas olímpicas entre el 2004 y este año, Michael Phelps. En el 2004 ganó seis medallas de oro y dos de bronce. En el 2008 ganó ocho medallas de oro. En el 2012 ganó cuatro de oro y dos de plata y ahora en estas del 2016 lleva 5 de oro y una de plata. Él se convirtió en cristiano después del incidente en el cual lo capturaron consumiendo drogas en el 2014 y por las consecuencias, llegó a contemplar quitarse la vida. Un amigo y leyenda de la NFL, o Liga Nacional de Fútbol por sus siglas en inglés, Ray Lewis, lo aconsejó y le dio a leer el libro “Una Vida con Propósito” de Rick Warren. Phelps ha declarado que el libro le cambió la vida al hacerle entender que hay un poder mucho mayor que él mismo, que lo ama y que le ha dado un propósito.

Otros dos que fueron galardonados con medallas de plata en plataforma de 10 metros son los norteamericanos Steele Johnson y David Boudia, quienes también y han usado los medios para destacar su fe en Cristo. En sus declaraciones al ser entrevistados ponen siempre delante su identidad cristiana y uno de ellos cuenta como Dios le dio la capacidad de continuar aún después de un terrible accidente donde golpeó su cabeza en una de las plataformas. Me refiero a Boudia, quien además escribió su autobiografía “Mayor que el Oro: De Olímpico Herido a la Redención Final”.

También está Nick Wills de Nueva Zelanda, corredora olímpica de Media Distancia. Eloise Wellings de Australia, corredora de Larga Distancia y el equipo de Rugby de Fiji son atletas que pudimos ver declarando abiertamente cómo les cambió la vida el recibir a Jesús en sus corazones y también abiertamente dando gracias y adorando a Dios.

Y es maravilloso verlo, porque sin importar que lo que estés haciendo en tu vida no sea netamente una actividad cristiana, en todo lo que hagamos, en cualquier lugar donde estemos es primordial recordar nuestra identidad y hacerla conocida, después de todo, es algo magnífico, es algo maravilloso que debemos compartir, porque saberlo, beneficia a todo el mundo.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta