En la antigüedad se hacían muchas ceremonias que seguían un protocolo específico para adorar a Dios. Con el paso del tiempo, esas prácticas fueron cambiadas con la llegada de Jesús; y en la actualidad, Dios nos otorgó libertad para poder adorarlo conforme a lo que sale de nuestro corazón. Sin embargo, aún existe la inquietud de saber cuál es la manera correcta con la cual podemos adorar a Dios.

En esta ocasión, Danilo Montero nos ayuda a encontrar la respuesta a esa pregunta y nos aconseja a practicar lo que dice Juan capítulo 4.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.