Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Una afirmación que nos ha venido a todos los que apreciamos la vida, ¿verdad? ¿Cuántos quisiéramos tener la potestad de cambiar el mundo porque consideramos que hay tanta injusticia, tanto dolor, violaciones de los derechos humanos, asesinatos, tanta hambre? Aunque…cuando pesamos todo eso, pienso que ya no queremos esa responsabilidad. Pero siempre tenemos ese instinto de querer ser Dios e incluso en algunos ese deseo se convierte en  ¡pensar que pueden ser mejores que Dios!

A los presidentes se les da un país para manejar, al Senador un estado, y sin embargo por más que tengan excelente voluntad de hacer un bien o mucho bien para ese país, ciudad o estado, hay tantos filtros, tantas leyes, tantos poderes que se involucran en las decisiones a tomar, que la mayoría de las veces no logran ni el treinta por ciento de lo que prometieron.

Pero si tenemos ese espíritu de hacer el bien, y queremos cambiar el mundo, no nos desanimemos. Un granito de arena a la vez, con constancia puede formar una gran montaña. Tal vez tome mucho tiempo, claro, pero se puede hacer. De esa misma manera, haciendo un gesto amable cada día, ofreciendo una sonrisa dando una palabra de aliento a quien la necesite, orando por los cambios; o dar el mejor regalo que se puede hacer: hablarle de Jesús a quien no lo conoce o no lo ha recibido en su corazón, es la mejor manera de comenzar a lograr un cambio.

Hace tiempo hicimos en yesHEis un video que se llama “Una Vida a la Vez” y trata acerca de eso, que a muchos no les puede parecer notorio o que valga la pena cambiar una cosa al día, una persona, recoger un papel en la calle, pero si lo hacemos muchos y todos los días, vamos a marcar una diferencia, vamos a comenzar a “cambiar al mundo”. Haz tu porción cada día, que no eres el único o la única que lo quiere hacer. ¡Manos a la obra!

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta