Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Sin excepción, todo individuo ha pasado por dificultades en la vida, algunos desde el vientre ya vienen experimentando los estragos del dolor, sufrimiento o rechazo de su madre. Otros se enfrentan a las adversidades de una enfermedad, accidentes, crisis económica, relaciones rotas, pérdida de seres queridos, entre otras situaciones que están fuera de su control.

Sin embargo, estas adversidades por más difíciles que parezcan no significa que tienen que definir el andar de manera negativa. No se puede ir por la vida justificando los fracasos por culpa de lo malo que nos ha tocado vivir. De ser así no existirían personas de ejemplo a seguir, que a pesar de sus errores, fracasos y dificultades han sabido sacar lo bueno de lo malo.

Así que ¡ánimo! de toda mala situación se puede dar algo bueno, siempre y cuando lo enfrentes así:

1) Seguir adelante sin mirar atrás

Nada ni nadie va cambiar las circunstancias de tu pasado, ni los errores cometidos, pero sí puedes cambiar la actitud negativa ante lo vivido. Imagina los beneficios para ti y los que te rodean si te quejas menos, evitas echar la culpa a los demás y aprendes a responsabilizarte de tus acciones. Después de todo no eres la única en el mundo que has o estás pasando por dificultades.

La diferencia va ser cómo luchas para seguir adelante y no dejar que el pasado te paralice, como le pasó a la esposa de Lot. El personaje bíblico que escapó con su familia de Sodoma y Gomorra, con la advertencia de que al irse de dichas ciudades no mirarán atrás, pero por curiosidad, nostalgia o miedo, no sabemos porqué, “la esposa de Lot miró hacia atrás y se quedó convertida en estatua de sal”. Génesis 19:26

De alguna manera eso también le pasa a quienes se escudan en los problemas y errores del pasado, porque seguir mirando atrás paraliza y no permite ver hacia delante.

2) Oportunidades de cambio

Por más difícil que sea de sobrellevar las dificultades y errores, son oportunidades de cambios, depende de ti, si los aprovechas para mejorar, o usar de excusas para compadecerte.

Si optas por la segunda, verás que al final ese modo de vida no trae nada positivo; o qué de bueno puede tener un mal carácter, un vicio, malos hábitos, la amargura, enojo, frustración, orgullo, entre otras cosas, al contrario, te afecta y no permite avanzar.

Pero, si optas por una actitud de cambio positivo, no sólo te ayudará a vencer la adversidad, si no que te fortalecerás ante cualquier otra situación no deseada y aprenderás a discernir todo aquello que no quieres para tu vida.

Por ejemplo, hay quienes crecieron en hogares donde hubo maltrato, unos harán todo lo que esté a su alcance para que sus hijos no pasen por lo mismo, pero otros, por desgracia, estarán repitiendo patrones de conducta. Mismas condiciones, diferentes resultados, la diferencia radica en la actitud de cómo reaccionan ante lo vivido.

3) Si otros pueden por qué tú no

Dios nos dio el libre albedrío para elegir el camino que queremos seguir. Con o sin dificultades, el individuo tiende a seguir ejemplos, para bien o para mal, pero lo ideal es que sea de gente que supo afrontar las situaciones menos deseadas de la vida. Ahí tenemos a los grandes personajes bíblicos como Moisés, Abraham, David, Jonás, Job, Ana, Sara, Esther, entre otros que después de superar grandes sufrimientos, usaron ese mal para cosas positivas, que hasta la fecha siguen repercutiendo en la historia de la humanidad.

Al igual que ellos, tú también puedes hacer de tu experiencia, algo bueno, ya sea que te ayude a mejorar la forma de relacionarse con los demás, de habla, actuar, etc.

Ten en cuenta que Dios es experto en transformar el mal en bien para lograr sus propósitos. Por último, recuerda que esta vida es única, y aún con adversidades hay que vivirla lo mejor que se pueda, cumpliendo el propósito de Dios en tu vida.

 

Reactions

3
0
1
0
1
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta