Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Andrés

Mi hija acaba de cumplir 14 años, y sentí la presión de que tengo un año para prepararme  para la quinceañera. Hice una lista de invitados y un presupuesto y creo que se va a tomar alrededor de $10,000 dólares, si no es que más. ¿Cómo le hago?

Caro

New Jersey

 

Hola Caro,

«Si es necesario aviento la casa por la ventana, pero mi hija va tener su quinceañera»

Literalmente, he escuchado ese tipo de comentarios; y se me viene un pavor por las consecuencias que eso puede traer, que me pone la carne de gallina. Una Vez le pregunté a una señora de dónde venía toda esa intensidad, furia, compromiso, garra, locura, creencia o anhelo, y ella me dijo que era porque cuando ella era chiquita no tuvo celebración de quinceañera cuando muchas de sus amigas, sí. En lugar de que planear una fiesta sea algo lindo, las mamás se pueden en unos ogros controladores que terminan escogiendo hasta el vestido, en vez de permitir que sea una experiencia de su hija. Es obvio que ese coraje interno no es el sentimiento más apropiado para planear una quinceañera de su hija.

Eso no solo puede poner las finanzas de esa familia patas arriba, sino que, además, puede poner en riesgo hasta el matrimonio.

Empieza por respirar profundo y cálmate; la presión de una quinceañera  le puede volar la tapa de los sesos a cualquiera. Vamos paso a paso. Antes que nada, vamos a calcular si esta meta es realista. Juntar $10.000 dólares en un año  se tomaría un poquito más de $800 dólares por mes. ¿Es realista, para ti, ahorrar esa cantidad de dinero mensualmente? Si le echas un ojito a tu presupuesto y ves que no hay manera de lograr eso, entonces hay que ajustar nuestras expectativas (metas). Gastar la mitad de eso, sigue siendo una cantidad fuerte que podría estar fuera de la realidad. No es mi intención ser aguafiestas, pero muchas veces hay que bajar de las nubes y poner, qué digo poner, plantar los pies en la tierra para evitar caer en un hoyo financiero.

Si estaban pensando endeudarse, olvídenlo. Si creen  que pueden hacer pagos, mejor denle vuelta a la tortilla, y junten el dinero. La deuda no puede ser una opción. Ahora, si tu presupuesto no te permite ahorrar, tu única opción es incrementar tus ingresos durante estos próximos doce meses para tener dinero; hasta podrías retrasar la quinceañera unos seis meses para estar preparada. Una fiesta como esta, fácilmente a eso. Recuerden que cuando uno va de compras, mira cosas más bonitas de las que se imaginó  y presupuestó.

Si tu caso es como el de la señora que te conté, de corazón y con cariño, te comparto el consejo que le di a ella: el dolor de los que tú no tuviste en tu niñez, no se te va a quitar por más que le compres a tu hija; la única manera es perdonando a tus padres por lo que no pudieron darte.

A los catorce años los adolescentes entienden y razonan mejor de lo que unpadre se imagina. Platica con tu hija sobre la situación y permite que también ella opine. Preparen para su hija una quinceañera donde ella pueda sentir su amor por ella y no su capacidad de compra. Si ustedes siguen esto, las fotos lo comprobarán con sus sonrisas reales que traerán maravillosos recuerdos para todos.

Andrés.

 

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta