Please log in or register to like posts.
Blog

No hay nada peor que guardar los recuerdos de lo malo que nos han hecho. Eso es el rencor, es un veneno que va creciendo a diario en nuestro ser. Ese veneno se alimenta fácilmente si no tomamos acción. Va apoderándose de nuestros pensamientos, de nuestro corazón y como consecuencia terminamos siendo personas amargadas.

Cuando veas a alguien con rictus de amargura en la cara, muy probablemente es una persona que guarda rencor, que no se fija ya en las bondades que le hacen. Siempre está esperando a ver qué no le hacen, qué no le dicen, cómo le responden una pregunta…y siempre, aunque se la respondan con dulzura, va a encontrar algo negativo en esa dulce respuesta.

La solución sería poner a las personas así a hacer una lista de las cosas bonitas que recuerdan de su infancia, de todas las cosas que recuerdan haber recibido y les causaron una sorpresa agradable. Pregúntale quién le ha hecho algo bueno en la vida. Tal vez así pones su memoria a alimentarse de esos buenos momentos.

Estar en positivo, al igual que ser feliz, es una decisión, pero a muchos les cuesta tomarla. Hay personas que incluso habiendo conocido a Jesús son así, porque se han acostumbrado a serlo. Porque están tan envenenados, que no conocen otra manera, no saben ser de otra forma.

Hay que orar por ellos y siempre darles una respuesta en positivo. Hay que recordarles que Jesús es Dios de esperanza, de gozo y de paz. Que Él disfruta cuando estamos felices y que si lo tenemos a Él, nada más nos debe faltar. Por ejemplo, si te dicen: el día está horrible, esa lluvia…les puedes responder: Yo le doy gracias a Dios porque está regando mis plantas, o Gracias a Dios tenemos un techo sobre nuestras cabezas. Y así, una a una de sus frases, se las respondes como tu lo harías en positivo a ver si se van acostumbrando y adoptan esa postura. Revisa tus comentarios a diario y procura ser siempre portador de buenas noticias.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario