Please log in or register to like posts.
Blog

Quise traducir un artículo de Tom Walsh que leí, porque me encantó y quiero compartirlo con ustedes.

He conocido pocas personas que no me impresionan y eso puede asustarlo a uno. Todo el mundo me impresiona de ciertas maneras. Por alguna razón crecemos pensando que solo esa gente que hace cosas extraordinarias y que han recibido reconocimientos públicos son impresionantes, pero yo se que en mi vida eso está muy lejos de la realidad. De hecho, he alcanzado el punto en el cual el ojo público no me impresiona mucho. Siento que la única diferencia entre ellos y otros es que alguien más los ha colocado ante el ojo público. Y muchos de ellos necesitan estar ahí y serían muy infelices si no estuvieran.

Pero he conseguido cantidad de razones para ser impresionado por casi toda persona que he conocido. He conocido personas que no hacen anda espectacular, pero que han vivido a través de tremenda cantidad de adversidades y aún tienen una sonrisa para compartir con otros. Yo conozco gente que comparte sus talentos con niños y grupos y consistentemente de ello resultan productos de calidad que ofrecen a menudo por ningún pago o reembolso.

Conozco personas que siempre tienen una palabra amable para otros, y que tratan a los demás con dignidad y respeto. Admiro a aquellos que ven los mejor en los otros y tratan de sacarles eso y permitir que brillen. A mi normalmente me toma mucho tiempo para ver el potencial en una persona, las posibilidades que esa persona tiene.

Pero mientras me voy haciendo más adepto a reconocer la belleza y el talento que otros tienen dentro de ellos, mi vida se ilumina.

Veo el mundo y la gente a mi alrededor de manera muy diferente y soy capaz de enfocarme en alentar a otros, posiblemente hasta ayudarlos a sentirse mejor consigo mismos.  Y soy capaz de verme a mi mismo, aceptándome y siendo más tolerante. Veo mi propio potencial y me doy crédito por las habilidades que tengo.

Y ¿cuál es mi punto? Lo puedes ver mejor haciéndote unas preguntas: ¿Quién eres? ¿Qué dones tienes para dar al mundo? ¿A quiénes puedes dar esos dones?

Yo se que hay muchas cualidades impresionantes en ti. Algunos las dejan ver, otros no. Pero todos fuimos creados con nuestros propios y únicos dones, y aunque muchos de nosotros no somos de los mejores dotados en las cosas que hacemos, igual tenemos mucho para ofrecer a otros. Imagina cómo sonaría una orquesta si el primer violinista o chelista fueran los únicos tocando, si aquellos sentado detrás de ellos no tocaran porque sintieran que no tienen nada que ofrecer porque no son los mejores. La música sería delgada, débil y disminuida. ¿Qué es lo que no estás dando al mundo porque sientes que no eres el mejor en hacerlo o porque alguien que conoces es mucho mejor haciéndolo que tu?

A veces, cuando me siento cansado y un poco bajo de ánimo, me recuerdo a mi mismo que aunque el único regalo que tengo para dar al mundo hoy es darle un poco de ánimo a alguien, eso es suficiente. Yo tengo otras cosas que compartir, y trato lo mejor que puedo de compartirlas. De una cosa estoy seguro: aunque mis regalos o dones sean rechazados, lo primordial y más importante es que fueron ofrecidos.

Tu tienes regalos impresionantes que dar. Úsalos, desarróllalos, y deja que la gente vea cuán impresionante tu puedes ser. No esperes que nadie te de reconocimientos o te diga que lo notan. Sé una persona impresionante solo por ser una persona impresionante y hacer así tu vida más brillante. Tú lo mereces. Y todos lo apreciaremos.

Escrito por Tom Walsh. Traducido por Elluz Peraza

Escribe debajo tu opinión respecto al artículo.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario