Dicen que esta es una de las preguntas más difíciles de responder para las personas que piensan entrar en este “reto”, quizás porque es una decisión que no podrán cambiar fácilmente. De hecho, las palabras que sellan este pacto son “Hasta que la muerte los separe”.

A veces pasamos tanto tiempo pensando en nuestra contraparte en el matrimonio, escogiendo el mejor partido, pasando por un elaborado “checklist” de requisitos bajo los cuales podamos estar más seguros de tomar la mejor decisión, que olvidamos concentrarnos en nosotros mismos y en sí estamos preparados para casarnos.

Todo aquel que piense en casarse, debería tener muy claro que Dios instituyó el matrimonio y junto con él, también dejo un sin número de consejos e indicaciones en la biblia que debemos tener en cuenta antes de tomar la gran decisión.

Es por eso que te traemos diez consejos, extraídos de un solo verso en la Biblia que serán útiles para aquellos que quieren empezar este nuevo viaje o para aquellos que ya se aventuraron.

10 cosas que deberías saber de un matrimonio basadas en génesis 2:24

Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
Génesis 2:24

1. El hombre: El matrimonio es para personas maduras o por lo menos dispuestas a madurar. El hombre debe entender que su esposa no es su mamá y no debe comportarse como un niño. Por otra parte, la mujer tampoco debe intentar ser su mamá pretendiendo cambiar todo lo que no le gusta de él. Además, debe entender que su esposo no está para seguir complaciéndola como su padre sino para bendecirla.

2. Dejará: Hay cosas que se deben quedar en la casa de cada uno y no deben traerse al matrimonio, intentando que el otro las acepte. Por el contrario, debemos tener una actitud de cambio y tolerancia constante.

3. A su padre: Mujeres, ya papá no estará ahí para pagar las cuentas y tampoco estará para hacernos sentir la princesa de la casa.

4. A su madre: Hombre, tu mamá ya no estará para limpiar el desorden. Mujer, mamá tampoco estará para hablar las 40.000 palabras al día que necesita hablar una mujer, ahora debes saber que tu esposo solo habla 20.000 y quizás en ocasiones eso sea frustrante.

Te interesa:  No seas una esposa así

5. Y se unirá: Ahora esta nueva unidad tiene prioridad sobre todas las relaciones previas o futuras. La armonía de la unidad deberá primar siempre. Quizás cada uno tenga un espacio para compartir gustos, amigos, lugares, pero en ese espacio siempre el otro debe tener entrada y aceptación.

6. A su mujer (hombre): La unidad debe ser a todo lo que es el otro, las virtudes y los defectos son parte del mismo todo y deberán ocuparse en hallar la manera de resaltar las primeras y trabajar para corregir las segundas. No se puede amar la rosa y no querer las espinas.

7. Y serán: Deben saber que tanto el hombre como la mujer están en un nuevo proceso de aprendizaje donde será vital la confianza, el respeto, la tolerancia y sobre todo pensar bien acerca del otro. Nada les puede enseñar más acerca del matrimonio que estar casados.

8. Una sola carne: Cada uno debe ser diligente en cuidar y respetar el cuerpo de su pareja como propio. La tendencia carnal es hacer “lo que me hace sentir bien” en vez de considerar lo que beneficiará al esposo(a). Y este egocentrismo es la rutina en la que comúnmente caen los matrimonios, “una vez terminada la luna de miel.” En lugar de pensar en la manera en que sus necesidades no han sido satisfechas, debe permanecer concentrado en suplir las necesidades de su esposo(a).

9. Una sola carne: El esposo es la mejor carta de presentación de la esposa y viceversa, bastará con mirar a la esposa para conocer al esposo y también bastará mirar al esposo para conocer a la esposa.

10.Una sola carne: Esta nueva carne se llama familia y según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural, universal y fundamental de la sociedad, tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Debe ser un símbolo de unidad permanente a pesar de la distancia y aunque hayan dejado a padre y madre no deben olvidarlos y por el contrario deben honrarlos para ser de larga vida.

Desear una relación, y aun más, entrar el en compromiso del matrimonio es honorable. Mas honorable aún, es desear entrar con ideas claras y con un deseo de cumplir como integrante clave de la unión.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.