“Una persona sin control propio es como una ciudad con las murallas destruidas.” Proverbios 25:28 (NTV)

¡Así nací y así moriré!, ¡Así me tienen que aceptar! Estás frases provienen generalmente de personas que constantemente tienen problemas con los demás por su mal carácter. Si bien es cierto que puede resultar difícil cambiar, pero es importante al menos,  aprender a dominarlo. El sabio Salomón en sus proverbios lo compara con una ciudad que se encuentra sin protección y a la disposición de ser atacada en cualquier momento. Si reconoces que el carácter es un área a mejorar en tu vida, hoy te animo a que puedas rendirlo delante de Dios, para que El comience a transformarlo. Permite que tu carácter ceda para que cada día se desarrolle algo más de Cristo en tu vida.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.