“¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Salmos 42:5 (RVR1960)

Es posible que las diferentes presiones con las que vivimos día a día nos conduzcan al estrés o a un cuadro depresivo. A esto suele sumarse la ansiedad y la incertidumbre acerca del futuro. Pero debemos recordar lo que dice su palabra, que Dios tiene cuidado de nosotros, significa que nuestro futuro y esperanza están en Él. Si te encuentras angustiado, recuerda que Dios te dice espera en mí.

Por Danitza Luna
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.