“Pero ustedes no tendrán que intervenir en esta batalla. Simplemente, quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el SEÑOR les dará….” 2 Crónicas 20:17 (NVI)

Muchas veces sucede que al estar esperando una respuesta que no llega, nos desesperamos y actuamos según lo que mejor nos parece. Dios es tan hermoso que sabe cuándo estamos débiles entonces nos manda a estar quietos para llenarnos de su presencia y fortalecernos. Podrían preguntarnos ¿acaso no vas a hacer nada para enfrentar ese problema? Confiar en Dios y obedecer no es una actitud pasiva sino que demuestra nuestra sólida posición de creer en Dios. Hay tiempos de accionar y otros para estar quietos y dejar que sea Dios peleando por ti, en esas áreas que necesitas.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.