“«Si los habitantes de un país se pelean entre ellos, el país se destruirá. Si los miembros de una familia se pelean entre sí, la familia también se destruirá.” Lucas 11:17b (TLA).

En este pasaje Jesús advierte cuáles serán las consecuencias, si permitimos que en nuestras familias reinen la discordia, las peleas y los enojos.

Nadie quiere ver a su familia destruida, por eso quiero invitarte a tomar acción, empieza a orar por cada miembro de tu hogar, y pide a Dios que te ayude a aplicar Proverbios 15:1: “La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos.” (NTV).

¡Conviértete en el embajador de Cristo para tu familia!

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.