“No me des la espalda; no rechaces a tu siervo con enojo. Tú siempre has sido mi ayudador. No me dejes ahora; no me abandones, ¡oh Dios de mi salvación!” Salmos 27:9 NTV

Cuántas veces hemos sentido soledad, y hemos expresado las palabras de rey David. Esto nos hace notar que David, a pesar de la situación que estaba viviendo, él sabía que Dios era el único que podía traerle alivio y consuelo a su alma. Dios mismo lo consoló, lo levantó, restauró, de la misma forma desea obrar en ti para que seas libre de toda depresión, su palabra te recuerda “No los abandonaré” Juan 14:18. Cree esta verdad y deja que Él se encargue de aquella preocupación que carcome tu alma.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.