“No solo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” Mateo 7:21 (RVR 1960).

Cuando nos referimos a Jesús como nuestro Señor estamos diciendo que Él es amo, dueño de todo nuestro ser y de lo que tenemos. La pregunta es, si realmente es así o solamente nos acercamos a Él cuando necesitamos obtener algo.

La búsqueda de Dios no debe limitarse a querer satisfacer algún deseo o necesidad, sino debe ser más profunda, procurando conocer Su voluntad para nuestra vida.

Esto solo lo podemos lograr cuando le permitimos a Él que sea el único Señor de nuestra vida así que ¡Dale nuevamente el control!

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.