“Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca.” Hebreos 10:25 (NTV)

¿Cuántos alguna vez hemos justificado nuestra ausencia a la iglesia? Quizá hoy despertaste con las ganas de quedarte en casa y descansar porque el tiempo así lo amerita. Es posible que la primera vez no sea tan conflictivo, pero si esta acción se vuelve a repetir una y otra vez, deberías alarmarte. No está mal escuchar prédicas y reuniones dominicales que se transmiten a través de Internet, es más, es una bendición para todos y en especial para aquellos que por algún problema físico u otros no pueden movilizarse, pero para los que no lo padecen y tienen la posibilidad de hacerlo pero no quieren, se convierte en una excusa y esto es peligroso.

Tomemos en cuenta las recomendaciones que la Biblia nos hace en el libro de Hebreos y no nos convirtamos en cristianos cibernéticos, ya que esto no sería saludable para nuestra vida espiritual, si es que en verdad deseamos permanecer en la fe. Hoy quiero animarte a ti que te ha costado volver a la iglesia, quizá tuviste muchas razones para alejarte, pero más allá de ello, este es el tiempo de considerar el congregarse como un ejercicio espiritual, porque no existe video que pueda remplazar el estar en la casa de Dios para adorarlo y mantener armonía entre hermanos que por supuesto son de ayuda en nuestro crecimiento espiritual.

Te interesa:  4 consecuencias de no ir a la iglesia

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.