“No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.” Salmos 91:10  RVR1960)

Vivir cada día con la inseguridad de que nada malo pase a tu familia o seres queridos representa una gran preocupación. En un mundo que se nos presenta cada vez más amenazante, nuestra fe en las promesas de Dios puede ayudarnos a recuperar la paz. Confía en Dios y verás como el abrigo del Padre nos cubre con su amor infinito, de manera que podamos vivir confiados, sabiendo que El cuidará de nosotros.

Por Cristhian Castillo

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.