Hay personas que hace tiempo parecen haber olvidado la capacidad de sonreír. Es que los problemas, dificultades y tristezas parecen haber borrado la sonrisa y con ella, la alegría y los sueños. Si piensas que este es tu caso, quiero recordarte esta promesa: “Él volverá a llenar tu boca de risas y tus labios con gritos de alegría” Job 8: 21. Recuerda siempre que Dios quiere devolverte la sonrisa y la alegría, solamente acude a tu Padre y cambiará tu estado de triste a Feliz porque Cristo vive en ti. Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.