“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza”. Efesios 6:10 (RVR1960)

Muchas veces las circunstancias de nuestra vida nos hace perder las fuerzas, entonces nos sentimos cansados y con la sensación de ya no poder más. Es en esos momentos cuando más debemos acudir a Dios porque Él es la fuente de nuestra fortaleza. No dejes que ese sentimiento de debilidad triunfe en tu vida, levántate y busca al Padre porque de El viene la fortaleza que necesitas.

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.