“Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.” Mateo 26:39

Hemos llegado al tiempo que la Biblia llama tiempos peligrosos, comienzo de dolores de parto; donde la situación se pone cada vez más difícil y desesperante. En 1ª Timoteo 4:1. Dice que en estos tiempos los hombres abandonaran la Palabra de Dios y muchos apostatarán de la fe. Algunas ovejas serán engañadas o acomodadas al nuevo estilo de vida sin Cristo y, a causa de estos, otros muchos se perderán y blasfemarán contra el Señor. (2 Pedro 2:1-2).

Dejar de buscar a Dios hoy en día es peligroso, porque no sólo puede alejarte de la verdad, sino llevarte a perder tu salvación. Hebreos 2:1-4. Relata: “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad”.

Entender los tiempos que vivimos es sumamente sencillo, no necesitas escuchar mil mensajes que estamos en los últimos tiempos y que Jesús viene pronto. Sólo necesitas leer la Biblia, alzar tu mirada y ver que la realidad que vivimos está escrita. Por eso te animo a que no dejes de buscar a Dios y vivir bajo Su voluntad, es fácil no buscarlo, porque no requiere ningún esfuerzo. Pero, hacerlo exige mucho valor.

Te interesa:  La oración de Ana

Y si estás atravesando alguna situación difícil o necesidad, no dejes a Dios como último recurso, acudiendo a los amigos primero, luego al pastor o consejero, y finalmente terminar de rodillas. Jesús nos dice: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (Mateo 6:33). Debemos ir al Señor primero, antes que a cualquiera.

El apóstol Pablo escribe: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Filipenses. 4:6. Lo que Pablo nos está diciendo es: “Busca al Señor primero si tienes alguna necesidad o preocupación.  Y dale las gracias anticipadas por escucharte.”

Si Dios es importante para mí, haré hasta lo imposible por buscarlo cada día. Si no lo es, entonces mi búsqueda de Dios será pobre.

No duermas y empieza a buscarlo ahora que tienes tiempo y un libre acceso a Su presencia. “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.” Hebreos 10:19-22

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.