Margarita había encontrado un trabajo atendiendo un almacén. Puso todo su empeño en ser buena empleada; al dueño le inspiró confianza y la hizo encargada de controlar que todo quede en orden antes de cerrar.

Después de varios meses, cuando el dueño abrió el almacén, notó de inmediato que faltaba mercadería e inmediatamente llamó a todo el personal, y dijo: El que nada hace nada teme, alguien ha robado la mercadería así que todos nos sometemos a un detector de mentiras, tengo una pintura azul, lo pasaremos en la palma de sus manos, lo que sucederá será que en la persona que mienta no se quedará impregnada la pintura. Margarita estaba nerviosa porque ella fue la última persona que estuvo en el almacén y temía que por los nervios su piel no absorbiera la pintura, pensó en irse fingiendo estar mal de salud, pero pensándolo mejor se presentó a la prueba.

Antes de terminar la prueba el dueño noto que uno de los empleados faltaba, había huido, pues era quien había robado la mercadería. La prueba de la pintura resultó ser un invento del dueño sólo para asustar a sus empleados.

Juan 3:20-21 (NTV) dice: “Todos los que hacen el mal odian la luz y se niegan a acercarse a ella porque temen que sus pecados queden al descubierto, pero los que hacen lo correcto se acercan a la luz, para que otros puedan ver que están haciendo lo que Dios quiere.”  Margarita, aunque dudaba, se expuso a la prueba, a la luz que revelaría si ella fue quien robó o no, y como ella no lo hizo no hubo problema; en cambio, el empleado que sí lo hizo huyó aunque de igual manera la pintura se hubiera impregnado pero su conciencia lo acusó.

Te interesa:  Supera esta crisis

Escondernos o huir sólo puede empeorar las cosas, pues mientras más huimos, nos alejamos de la gracia de Dios y nos entregamos al diablo para que nos esclavice con temor y rebelión.

El enemigo quiere que nos sumerjamos en la obscuridad cuando pecamos, pues así nos alejaremos de Dios, en cambio si nos exponemos a la luz de Dios, a la verdad, podremos ser corregidos e incluso nos ayudará a sobrellevar cualquier consecuencia o prueba.

Una vida que se presenta a Dios andará en luz y no será vulnerable ante las acusaciones del enemigo.

Dios mismo te protegerá, y te levantará para que sigas su camino.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.