Hoy en día podemos ver que muchos niños pierden a sus padres por diferentes razones, quedando al cuidado de algún familiar o de una institución. Muchos de estos pequeños son maltratados y obligados a hacer cosas que deshonran su integridad y experimentan la soledad en este mundo lleno de maldad. Estos niños necesitan de protección, cariño, compañía y sobre todo amor de padre.

Muchos hemos sido como huérfanos, menospreciados, no valorados, nadie daba nada por nosotros, pero Dios puso su mirada en  todos aquellos que estábamos desprotegidos y decidió adoptarnos y hacernos sus hijos.

“… nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad…” Efesios 1:5 (NVI)

Dios puso su mirada en ti, te adoptó como su hijo con el mejor acto de amor, sufriendo  la muerte de su Hijo en la cruz.

Ya no te sientas solo porque ahora el Señor  es tu protector, guía, mentor, proveedor, defensor y sobre todo tu Padre quien te ama con amor eterno.

Te interesa:  ¿Cómo premiar a tus hijos?

El Señor ya te aceptó como su hijo, lo único que tienes que hacer es recibirlo y creer en su Nombre para que no vivas como huérfano. Dios te adoptó y te hizo suyo, te dio todos los derechos  de  un hijo y te hizo heredero en su reino.

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios…” Juan 1:12(RVR1960)

Por Miguel Ángel Veizaga

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta