“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.” Salmos 143:10

David es uno de los hombres que más admiro de la Biblia, a pesar de que tuvo muchos errores en su vida, supo reconocer los mismas y arrepentirse sinceramente de sus pecados confiando en la misericordia infinita de Dios. Producto de su corazón sincero y arrepentido, el Señor estaba con él.

Lejos de tener esos errores, temores y haber fallado a Dios, David era una persona abierta que hablaba sin mentir ni fingir delante de Su presencia,  lo que era agradable al Señor. “El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios.” Salmo 51:17 (NTV)

David siempre trató de agradar a Dios, aún cuando en aquella ocasión falló a Dios y cayó en inmoralidad, él dijo de lo profundo de su corazón: “Contra ti y solo contra ti he pecado; he hecho lo que es malo ante tus ojos…” Salmo 51:4 (NTV) Buscaba el rostro del Señor y pedía que lo restaure.

Más allá de las consecuencias que sufriría por sus actos, era un hombre que buscaba a Dios y pedía que hiciera Su voluntad en su vida. “Enséñame a hacer tu voluntad…” Salmos 143:10 Y esa es la actitud que deberíamos tener todos nosotros cuando estemos en problemas o hayamos fallado.

Te interesa:  ¿Quieres oír su voz? Búscalo

Porque cuando una persona es sincera y abre su corazón delante de Dios, recibe muchas bendiciones y deja que el Señor se encargue de restaurarlo. De nada sirve ocultarle algo a Dios, puesto que Él conoce cada uno de nuestros pasos. (Salmo 139)

No sé cuál es tu situación ni qué es lo que estás atravesando, pero qué hermoso sería que en este día le digas: Dios misericordioso, ya no quiero fallarte más, quiero entregarte mi vida y mi corazón para que me puedas, sanarme, limpiarme, y cambiarme. Yo quiero amarte sólo a ti y vivir para ti. “Enséñame a hacer tu voluntad” y que “Tu buen espíritu me guíe” En el nombre de Jesús, amén.

“Dios mío, cumplir tu voluntad es mi más grande alegría; ¡tus enseñanzas las llevo muy dentro de mí!”  Salmos 40:8 (TLA)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.