Desde tiempos remotos, el ajo ha sido utilizado como ingrediente culinario, pero también con propósitos medicinales. Se ha encontrado evidencia histórica que comprueba que las generaciones predecesoras ya sabían de sus múltiples beneficios; y que la utilizaban para su provecho. Por ejemplo, en épocas más recientes, Louis Pasteur, en el siglo XIX promovió una campaña a favor de su consumo para combatir infecciones digestivas. Asimismo, el ajo fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial como antiséptico para tratar las heridas. Hoy en día, sus bondades siguen al servicio de todos aquellos que quieran disfrutarlas. Éstos son algunos beneficios del ajo:

  1. Previene el cáncer: El Instituto Nacional de Cáncer estudió la conexión que existe entre el consumo de ajo y la reducción del riesgo de contraer cáncer de mamas, estómago, colon, esófago, y páncreas. Ellos llegaron a la conclusión de que “los efectos protectores del ajo pueden surgir de sus propiedades antibacterianas o de su capacidad para bloquear la formación de sustancias cancerígenas, detener la activación de sustancias que causan cáncer, mejorar la reparación del ADN, reducir la proliferación celular o inducir la muerte celular”.
  2. Es anti-inflamatorio: Alivia los brotes de psoriasis pues contiene propiedades que disminuyen las hinchazones. Para ello se debe frotar un poco de aceite de ajo en el área afectada para una piel suave y libre de erupción cutánea.
  3. Combate alergias: Incrementa la producción de defensas; por lo tanto, ayuda al cuerpo a ser más resistente a todo tipo de alergias.
  4. Contiene antioxidantes: Aumenta las enzimas que protegen contra el daño celular y el envejecimiento. Esto quiere decir que reduce el riesgo de sufrir Alzheimer y demencia.
  5. Reduce la presión arterial: Un estudio publicado en la revista científica Maturitas, demostró que tomar cápsulas de extracto de ajo diariamente por 3 meses, disminuye la presión arterial en un promedio de 10 puntos.
  6. Cura y previene los resfriados: Comer ajo diariamente hace que el sistema inmunológico se fortalezca; lo cual previene el resfriado común.
  7. Regula el azúcar en la sangre: Ayuda a las personas que sufren de diabetes a controlar los niveles de azúcar en su sangre; además, mejora la sensibilidad a la insulina.
  8. Disminuye el riesgo de contraer enfermedades cardíacas: El ajo reduce los niveles de colesterol, por lo que ayuda a prevenir muchas enfermedades cardíacas. Sin embargo, no ayuda a la disminución de triglicéridos.
  9. Anti pérdida de cabello: Los investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Mazandaran de Irán, demostraron que el ajo aplicado en el cuero cabelludo dos veces al día durante tres meses podría afectar a las personas que toman corticosteroides para la alopecia.
  10. Atenúa el acné: Debido a que contiene antioxidantes, el ajo mata las bacterias que causan acné. Para una rápida solución ante los granitos, se puede frotar un poco de ajo en la zona afectada y dejar que actúe por 15 minutos.
  11. Elimina la callosidad de los pies: El ajo hace que la callosidad de los pies se sequen y sean fáciles de remover. Para lograrlo se debe colocar una lámina delgada de ajos y dejar que actúe durante la noche.
  12. Repele los mosquitos: Un estudio en India demostró que las personas que frotaban ajos en sus brazos y piernas no eran atacados por los mosquitos.
  13. Previene la deficiencia de hierro y la anemia: El ajo eleva la producción de ferroportina, una proteína que ayuda a la absorción y liberación del hierro; el cual previene la deficiencia de hierro y enfermedades asociadas con la anemia.
  14. Ayuda a bajar de peso: Una investigación probó que el consumo diario de ajo ayuda a regular la formación de células de grasa en el cuerpo.
Te interesa:  ¿Cómo ser disciplinado?

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta