Desde los años 40 se cree que el desayuno es el alimento más importante del día. Esto se hizo popular gracias a la publicidad de las empresas que vendían cereales y otros alimentos que se consumen mayormente a primeras horas de la mañana. Con el tiempo, esta creencia se hizo famosa en todo el mundo y se quedó como un hecho verdadero. Gracias a los avances tecnológicos, los científicos determinaron que la comida y el ejercicio influyen en el peso y condición de salud de una persona; sin embargo, una reciente investigación demostró que el tiempo en el cual se come también es un factor a considerar.

Un estudio publicado en Journal of Nutrition demostró que las personas que comen tres veces al día, más dos aperitivos entre comidas, tienden a ganar más peso con el tiempo. Por otra parte, aquellos que comen una o dos veces al día están más propensos a perder peso. Asimismo, descubrieron que las personas para quienes su alimento principal es el desayuno tienen menos riesgo de volverse obesos, en comparación a los que tienen al almuerzo o cena como comida principal. Otro estudio publicado en la revista Obesity, confirmó que las personas que tienen un desayuno balanceado pueden disminuir la grasa del estómago, controlar el apetito y estabilizar sus niveles de azúcar en la sangre. Igualmente, la Asociación Americana del Corazón publicó una declaración en la revista Circulation, donde resaltan la importancia de no saltarse el desayuno, pues, este alimento ayuda a disminuir el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular.

Te interesa:  ¡Los juegos mentales no te hacen más inteligente!

Para el profesor del Departamento de Psiclogía Experimental de la Universidad de Oxford, PhD. Charles Spence, “realmente hay una serie de razones por qué el desayuno debe ser considerado la comida más importante del día. La decisión sobre si y qué comer y beber al comienzo del día ha demostrado tener algunos efectos profundos en nuestra salud, bienestar y desempeño cognitivo.” Además señala que se debe tener en cuenta que hacer del desayuno el alimento principal del día requiere proveer un balance adecuado entre el consumo de azúcar, calorías y grasa.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta