El matrimonio no es perfecto. Existen momentos en los que no todo es felicidad, y la pareja debe aprender a afrontar las situaciones con la mejor actitud. Sin embargo, si hay algo que daña profundamente un matrimonio es la infidelidad. Muchos pueden creen que el adulterio es algo irreparable y que destruye el matrimonio por completo. No obstante, hay personas que pueden dar testimonio de que si ambos cónyuges están dispuestos a restaurar sus hogares, Dios puede entregarles las fuerzas necesarias para comenzar de nuevo.

Una historia similar es la que ocurrió con los esposos Ricardo y Susana Rodríguez. Ellos vivieron experiencias dolorosas debido a la infidelidad; y aunque en ese momento todo parecía irremediable, Dios sanó sus vidas y reparó su relación. En su libro ¿Y si comenzamos de nuevo?, ellos explican que incluso en las peores situaciones, Dios se manifiesta a través de nuestras vidas y hace milagros inesperados. “Cada crisis y tormenta que enfrentamos en nuestras vidas son grandes oportunidades en las cuales Dios se quiere glorificar. Son exámenes autorizados por Dios con el fin de demostrar lo que hemos aprendido durante nuestro caminar con Él” (p. 60).

Los esposos Rodríguez cuentan que el proceso de enfrentar el pecado y hacer frente a las consecuencias que tiene es un período difícil. Sin embargo, ellos tomaron esos momentos como una oportunidad para acercarse más a Dios y primero restablecer su comunión personal con Él. Para ellos, lo primordial fue confrontar sus temores y dolor con la ayuda de Dios, y después, dar el paso hacia el perdón y la restauración.

“Todo error cometido deja consecuencias con las que hay que lidiar. El perdón es el acto de aceptar las consecuencias del pecado del otro, siendo uno inocente. Es llevar la culpa, pagar la deuda, y jamás rendirle cuentas al ofensor. El perdón libera al culpable de toda vergüenza y lo restaura a su posición original.” (p. 85)

Su historia sirve de ejemplo para muchas parejas que están pasando por situaciones parecidas. Ellos quieren transmitir que el divorcio no es la mejor opción, sino Dios.

Te interesa:  ¿Como enseñarle a los hijos a orar?

Datos adicionales:

Ricardo y Susana Rodríguez llevan 24 años de casados y 20 en el ministerio musical. Juntos han logrado impactar a millones de vidas con canciones de esperanza y amor, y con un testimonio que demuestra el poder sanador y restaurador de nuestro Padre celestial. Son padres de las mellizas Madison y Miabella y residen en Miami, Florida.

Para mayor información, visita:

http://casacreacion.com

http://www.ricardorodriguez.com

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.