“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia” (Fil. 1:21) La despedida final del Rev. Billy Graham, lejos de ser un evento lleno de lágrimas, fue un servicio evangelístico donde sus 5 hijos compartieron una palabra esperanzadora e invitaron a los participantes a contemplar su futuro y su redención.

Entre los momentos más destacados del servicio puedo recordar cuando Jean Graham, la hermana del Rev. Billy Graham, se acercó a la plataforma para dar unas palabras. Fue la primera en hablar y el público estaba a la expectativa de escuchar una voz quebrada y débil. Sin embargo, Jean deslumbró con su sentido del humor que incluyó al Presidente de los Estados Unidos y rompió de alguna forma la átmosfera “fúnebre” que había y la sustituyó por una celebración de vida. Después de Jean, cada uno de los hijos del Rev. Graham compartió el evangelio de diferentes formas; Virginia su hija mayor habló desde la perspectiva de su madre Ruth, quien oró por un esposo con todas las cualidades de su papá, sin imaginar que Dios contestaría su oración y le agregaría aun más de lo que había pedido. Ambos compartieron una vida en el ministerio que superó fronteras.

Ann Graham deslumbró al público no solo con su belleza sino con la homilética de su mensaje. Ella hizo énfasis en la fecha en la cual su padre partió de esta Tierra para estar con el Señor. Explicó que el 21 de Febrero es el día en que los judíos observan la lectura de Moisés. El gran libertador del pueblo de Israel. Según Ann Graham, su padre fue un libertador también. Un libertador de todos los cautivos por el pecado que gracias a la Palabra de Dios fueron libertados.

De todos sus hijos Ann parecía tener la mayor similitud en carácter y , aunque su hermana Ruth bromeó sobre tener que seguir detrás de ella como un acto difícil a seguir, la evidencia de conciencia familiar era obvia.  El mensaje final lo presento Franklin Graham  a los presentes “¿Si este fuera tu funeral sabrias con certeza en lugar de tu descanso final?” la pregunta replico entre 400 miembros de la prensa nacional e internacional y marco la huella Graham una vez mas en la atmósfera.

Te interesa:  El héroe sin zapatos

Cada uno de los participantes expresó la ardua labor realizada por el Rev. Graham a través de los años. No fue sin sorpresa que la comunidad de fe cristiana vio llegar a los más altos representantes de la iglesia Rusa Ortodoxa y del Cardenal de Nueva York enviado por el Papa directamente a decir presente en esta ceremonia póstuma. Y es que el evangelio del Rev. Billy Graham unía, abrazaba y predicaba sin sugerencias o interpretaciones personales, como expresó uno de los participantes. Y en este ultimo adiós fue palpable.

Entre las figuras de la comunidad cristiana que hacían fila para honrar el legado de este héroe de la fe, se encontraban Paul y Laurie Crouch, dueños de TBN, Joel y Victoria Osteen de Lakewood, Brian Houston pastor de Hillsong Church en Australia, Robert Morris pastor de Gateway, Jentzen Franklin pastor de Free Chapel, la escritora Beth Moore, el teólogo y fundador de Moody Church Erwin Lutzer entre muchos otros.

Todos y cada uno de ellos tenían un referente la vida de un hombre que marcó los medios y las naciones con un mensaje de salvación sencillo y contundente. “Todos somos pecadores mas Cristo murio por nosotros para salvarnos y darnos vida eternal”.

El Rev. Graham partió de buena vejez por causas naturales a los 99 años, partió en su hogar y dejó un legado digno de reconocer e imitar.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta