Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Es común escuchar “debo recuperar el tiempo perdido” en boca de alguien que parece  haberlo desperdiciado.  Con un esfuerzo que va mas allá de lo normal, buscan hacer aquello que no han hecho con anterioridad. A pesar que parece motivador escuchar éstas palabras, realizar algo que no hiciste ayer puede producir cierta preocupación o estrés del que Dios quiere librarnos.

Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Efesios 5:15-16

En la Biblia, jamás se habla de “recuperar el tiempo perdido”, sino de “aprovechar” bien el tiempo. La palabra “diligencia” significa “hacer algo que nos fue ordenado teniendo cuidado y eficacia en la tarea” Es decir, Dios quiere que seamos sabios con nuestro tiempo, que lo aprovechemos y hagamos con mucho esmero y cuidado lo que El nos manda hacer cada día.

Entonces Moisés les dijo: “No guarden nada para el día siguiente”. Sin embargo, algunos no hicieron caso y guardaron un poco hasta la mañana siguiente; pero para entonces se había llenado de gusanos y apestaba, y Moisés se enojó mucho con ellos. Después de este incidente, cada familia recogía el alimento cada mañana, conforme a su necesidad. Cuando el sol calentaba, los copos que no se habían recogido se derretían y desaparecían. Éxodo 16:19-21

El pueblo de Israel, padecía hambre en el desierto, entonces Dios decidió enviarles un pan muy especial que caía del cielo, al cual llamaron “Maná”. Para recibir ésta bendición, debían obedecer y levantarse cada mañana para tomar solo lo que comerían en ese día. Es decir no podían guardar para el día siguiente porque de lo contrario lo que era una bendición (el maná)  se convertiría en algo que hiede y cría gusanos.

Del mismo modo, Dios nos da diferentes órdenes para cada día y en obedecerlas se encuentra nuestra bendición.  Sin embargo, podemos perderla a causa de nuestra desobediencia o simplemente por desperdiciar el tiempo. Lo que debemos entender es que el tiempo perdido no se recupera más. Hay una bendición de Dios para cada día si somos capaces de obedecerle en amor.

Hoy decide aprovechar bien tu tiempo, levántate temprano, ponte de rodillas para hablar con él, comienza a leer la biblia y entérate de lo que Él quiere decirte hoy, para que al mismo tiempo seas bendecido. ¡No pienses en el tiempo perdido!, ya no se puede recuperar, hoy enfócate en no desperdiciar más ni un solo minuto de la vida que Dios te ha regalado.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta