Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

A medida que vamos avanzando por la vida, descubrimos áreas o facetas en nuestro interior que están en espera, aguardando el momento de ser tratados por Dios.


Cuando llegamos a los pies de Cristo conocimos una nueva vida, pero esto no significa que la transformación se dio una sola vez y para siempre. Si lo pensamos bien esto sería demasiado doloroso, por ello es que el Señor se toma la molestia de ir moldeándonos gradualmente. Así, a medida que maduramos espiritualmente, irán apareciendo aspectos nuevos que considerar y llevar a los pies de Dios.

Ser un seguidor de Cristo implica crecimiento y cambio constante, y dado que está en nuestra naturaleza resistirnos al cambio, estos procesos suelen ser dolorosos y hasta pueden llegar a confundirnos; sin embargo, fiel es Dios quien nos sostiene en cada momento y sólo espera que confiemos en Él.

Porque seamos sinceros, si decidimos rendir nuestra voluntad a la suya, no podemos escoger en qué áreas o en qué momento estamos dispuestos, esta es una entrega que el Señor no pasa por alto, así que si estás atravesando por un momento crucial y ves que un cambio se aproxima en tu vida, no dudes, pon en Dios tu mirada y descansa en Él.


Deja de luchar en tus fuerzas, no le temas al cambio, ten siempre presente que los pensamientos de Dios son de paz y no de mal.
“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.” Jeremías 29:11 (RVR1960).


Las Escrituras dicen que tenemos que permitir que el Señor cambie nuestra manera de pensar, de esta manera seremos transformados en personas nuevas y recién seremos capaces de comprobar que la voluntad de Dios es buena agradable y perfecta.


“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (NTV).


No luches queriendo evitar los cambios que Dios quiere hacer en ti, lo mejor será entregarte en Sus manos para recibir Sus bendiciones y llegar a ser una mejor versión de ti.

 

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta