Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Alguna vez escuchaste la frase “Dios tiene un propósito para tu vida”? Quizás en más de una ocasión y en diferentes circunstancias, lo importante es que se trata de una gran verdad ya que de otra manera nuestra vida sería, parafraseando una parte de la película Forrest Gump, como una pluma llevada por el viento sin dirección aparente.

La Biblia nos muestra en muchas partes que la vida de toda persona ha sido pensada previamente por Dios. Así lo manifiesta Jeremías 1:5 y también lo confirma el Salmo 139:16 cuando dice: “Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos.” Versión La Biblia de las Américas

Alguno puede preguntar al leer este último versículo: ¿Y dónde quedó el libre albedrio si todo ya está escrito?, ¿Dónde está mi propia decisión? Aunque yo podría responder a esas preguntas quizás sea mejor que la biblia continúe iluminando nuestro entendimiento.

Deuteronomio 30:15 dice: “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal.” Versión Reina-Valera 1960

En ese versículo podemos ver cómo la palabra de Dios explica que cada uno puede tomar su propia decisión y elegir el camino que quiere recorrer; el que es de bendición o el que conlleva maldición.

No nos confundamos. Dios no nos está esperando al final de ese camino dejando que busquemos ciegamente su voluntad, más bien Él nos acompaña en cada paso del recorrido animándonos al recordarnos sus promesas, llevando nuestras cargas, dándonos fuerzas cuando parece que ya no podemos más y perdonándonos si fallamos. Su fidelidad no tiene igual.

Para encontrar ese camino es sumamente necesario ver todo bajo la perspectiva de Dios.

Cuando Jehová llamó a Abraham (Génesis 12) empezó a formar al patriarca de su propio pueblo. Cuando llamó a Isaac le recordó la relación que Él tenía con su padre (Génesis 26) y cuando llamó a Jacob lo volvió a hacer identificándose como el Dios de su abuelo y su padre, Abraham e Isaac (Génesis 28).

Mucho tiempo después Dios llamaría a Moisés a quien también le dijo que Él era el Dios de Abraham, Isaac y Jacob (Éxodo 3) De esa manera le recordó lo que estaba haciendo a través del tiempo en cada generación y lo que estaba por hacer para el futuro.

Dios tiene un propósito para nuestras vidas, el cual debemos descubrir viendo todo desde Su perspectiva y para ello, necesitamos tener una RELACIÓN con Él, para que pueda ayudarnos a introducirnos en su propósito al igual que lo hizo con Abraham, Isaac, Jacob y con todos los hombres que ha llamado a lo largo de la historia bíblica. De otra manera continuaríamos perdidos y vagando en un espiral de perdición, sin un destino aparente.

No te dejes engañar si tu situación actual está llena de problemas o si en el pasado hubieron un sin número de momentos que hoy son causa de dolor para tu vida, Dios tiene, aun con todo eso, un plan de restauración.

A través del sacrificio en la Cruz del Calvario, Dios ha dispuesto todo para que seamos nosotros quienes tomemos la decisión sobre el camino que queremos tomar.

“El Señor dice: Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré  consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.” Salmos 32:8  Versión Dios Habla Hoy

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
3
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta