Please log in or register to like posts.
Blog

En libro “El corazón de un artista” encontré un testimonio que me impactó mucho sobre la vida de Rita; una muchacha que canta profesionalmente y tiene una hermosa voz, siempre fue contratada por canales de televisión y radios para grabar espacios publicitarios.

Un día, Rita decidió que quería  desarrollar su talento ingresando al coro de su iglesia. Cuando el director se enteró se emocionó muchísimo por tenerla en sus filas, tener a alguien de tan alto calibre cantando en su iglesia era realmente un triunfo personal.

Muchos de los vocalistas la recibieron con alegría, pero otros se sintieron amenazados por tan melodiosa voz, pues varios de ellos sentían que ya no tendrían muchas oportunidades de cantar; sin embargo,  le dieron la bienvenida.

Pasó el tiempo y Rita se dio cuenta que ella tenía la mejor voz, comparada con los demás,  y pronto  llegó a ser la solista más destacada de la iglesia. Lamentablemente, también comenzó a oscurecerse, pues cada vez que ella cantaba la gente se daba cuenta que era muy arrogante y orgullosa, pues no lo hacía para Dios si no que lo hacía para brillar ella misma.

El pastor de la iglesia habló con ella varias veces acerca de servir en otras áreas más pequeñas, pero ella nunca quiso participar pues para ella era algo insignificante,  inclusive cuando veía poca gente no cantaba y se retiraba sin dar explicaciones.

Un día, su líder le habló de la importancia de servir a los demás- Rita se sintió ofendida, pues no entendía por qué su líder se lo decía concretamente a ella. Se sintió herida y pensaba que no era bien valorada en su iglesia, así que se fue  y nunca regresó.

La palabra orgullo significa altivez, soberbia, vanidad, autosuficiencia, arrogancia, la persona orgullosa no reconoce su dependencia de Dios, es altivo y esta altivez lo lleva a exaltarse a sí mismo y a apartarse completamente de Dios.

Todos, de alguna manera, hemos pasado por la situación de Rita, pues cuando alguien nos dice: ¡qué bien que has hecho tu trabajo!, ¡qué buen estudiante es tu hijo!, etc., nuestro ego sube y algunos piensan que son la última maravilla de este mundo y su corazón empieza a enorgullecerse y comienzan  a alabarse a sí mismos y no le dan la gloria a Dios por los triunfos que tienen.

Rita no comprendió que el maravilloso talento que ella tenía se lo había dado Dios, y también Él se lo podía quitar, como sucedió con el rey Saúl quien perdió el trono por  permitir que su orgullo crezca, a Dios no le agradó su actitud y lo sustituyó con el  rey David.

A Dios no le agradan los soberbios sino personas como el rey David, pues él era un varón conforme al corazón de Dios.

Si tú tienes un talento innato que tal vez otros no lo tengan, no permitas que el orgullo y la vanagloria se apoderen de ti. Primero dale gracias a Dios por aquello que solamente tú puedes hacer, no menosprecies a aquellos que se esfuerzan por hacer las cosas mejor y tratar de llegar a tu nivel, al contrario ayúdalos a desarrollar  sus propios talentos y dones.

“Tras el orgullo viene el fracaso;tras la altanería, la caída.Más vale humillarse con los pobresque hacerse rico con los orgullosos”.Proverbios 16:18-19(DHH).

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Reactions

Deja un comentario