Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

“No dejen que nadie se aleje del amor de Dios. Tampoco permitan que nadie cause problemas en el grupo, porque eso les haría daño; ¡sería como una planta amarga, que los envenenaría!” Hebreos 12:15 TLA

Algunas de las serpientes, como las cobras y las víboras,  poseen mordeduras mortíferas, esto debido a que el veneno de estos reptiles es saliva altamente modificada, que tiene dos funciones principales: primero, la inmovilización de la presa y en segundo lugar la digestión de la misma.

Esta sustancia puede relacionarse con el “chisme” pues este comportamiento llega a envenenar a las personas que lo escuchan y las paraliza hasta destruirlas.

¿Te pasó esto? Conoces a una persona y para ti es muy buena amiga/o hasta que alguien te cuenta aspectos negativos de ella. Rápidamente tu concepto se puede modificar con relación a la información que se te “compartió”.

El chismoso es alguien que revela secretos de los que lo rodean y de las cosas que suceden a su alrededor. Es alguien que astutamente saca secretos para luego repartirlos a los demás.

Uno de los peligros de esta actitud es que se puede ocasionar gran perjuicio para aquellos que confiaron sus secretos y para aquellos a quienes se los cuenta. Seguro que debes tener conocimiento de este tipo de situaciones, ya sea en tu familia, universidad, trabajo y hasta en tu iglesia, podrías haber presenciado cómo por un chisme se rompieron amistades, pelearon familias y terminaron relaciones. Dice en Proverbios 16:28 NTV “El alborotador siembra conflictos; el chisme separa a los mejores amigos.”

También en Proverbios 21:23 TLA advierte: “Quien tiene cuidado de lo que dice nunca se mete en problemas.” Es un excelente consejo, pues así podremos evitar desastres entre los demás y para nosotros mismos.

Cuidemos nuestra boca de revelar secretos de los demás y también cerremos nuestros oídos a escuchar chismes que sólo nos pueden envenenar contra las personas.

Si tienes problemas con el chisme, pídele a Dios que te ayude a controlar tus impulsos y deja que Él transforme tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta