Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

“ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.” Romanos 1:25 (RVR1960)

La idolatría es dar a algo o alguien la adoración y honra que solo Dios merece. Lamentablemente caemos en este pecado no sólo adorando a imágenes, sino también a personas.

La idolatría es un pecado que es de mucho tropiezo, incluso, en Apocalipsis 9:20-21 menciona que los hombres que sobrevivan a las plagas, aún así no se arrepentirán de adorar a otras cosas antes que a Dios.

¿Cómo este pecado nos afecta? Cuando buscamos nuestra mayor satisfacción y gozo en aquello que fue creado por Dios antes que en Él mismo, puede ser con nuestro cónyuge, hijos, trabajo, nosotros mismos, etc. Esto nos hace alejar indirectamente de Dios, hasta el punto de dejar de depender de Él.

Podemos ver como ejemplo de idolatría a las personas, cuando un ser querido es la fuente de nuestra estabilidad integra, y cuando ya no está por alguna razón, nuestra vida se derrumba por completo tanto que no deseamos seguir adelante a pesar de que tenemos a Dios.

El Señor debe ser nuestro mayor deleite siempre, de esta manera nuestro corazón se guardará de la idolatría; y ¿cómo nos deleitamos en Él? Conociéndolo a diario, hablando con Él, escudriñando su Palabra, alabándole, agradeciéndole por todo lo que nos da. Ya que nada en la vida fue creado para ser adorado, así que nada ni nadie podrá llenarnos  como lo hace Dios.

Amándolo a Él podemos tener relaciones sanas con los demás, sin caer en este pecado, teniendo en claro que los otros son regalos de Dios y no fuente de idolatría.

¿Es Dios tu fuente de satisfacción?

“¿Alguna vez una nación ha cambiado sus dioses por otros, aun cuando no son dioses en absoluto? ¡Sin embargo, mi pueblo ha cambiado a su glorioso Dios por ídolos inútiles!… Pues mi pueblo ha cometido dos maldades: me ha abandonado a mí —la fuente de agua viva— y ha cavado para sí cisternas rotas ¡que jamás pueden retener el agua!” Jeremías 2:11,13 (NTV)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

1
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta