Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Una historia cuenta que en un pequeño pueblo, un hombre, al ir todos los días  a trabajar en la fábrica, siempre se detenía delante del escaparate de una tienda, permanecía allí unos segundos y después seguía su camino. Esto hizo varios años, dos veces al día.

El dueñodel establecimiento estaba intrigado por saber por qué motivo aquel vecino miraba el escaparate pero nunca entraba en la tienda. Un día decidió preguntarle qué era lo que le hacía detenerse y mirar. Esperó a que pasara, y cuando llegó le dijo:

       – Vecino, llevo muchos meses observando que usted se pone frente a mi escaparate, mira y luego se va. ¿Qué es lo que mira?

         – Yo trabajo en la fábrica del pueblo – respondió el hombre- y una de mis responsabilidades es tocar la sirena a la hora de la entrada al trabajo. Al ir cada día a la fábrica, paso por aquí para comprobar si el reloj que usted tiene en la pared lleva la hora exacta. Si hay alguna variación con el mío pongo mi reloj con el suyo y así toco la sirena en el momento exacto.

El comerciante lo había estado escuchando, primero con curiosidad y después con asombro, cuando el hombre terminó su explicación le dijo:

       – Pues mire lo que son las cosas de la vida, yo pongo la hora de mi reloj cuando escucho el toque de la sirena de la fábrica. Cada vez que suena la sirena, yo miro mi reloj y si hay variación la corrijo poniéndolo a la hora con el toque de la sirena.

En muchas oportunidades hemos hecho ajustes para que nuestras vidas estén “a la misma hora” que la de los demás, sin darnos cuenta que el mundo se guía por modas, por cosas pasajeras que no aportan nada de efectivo a nuestra vida.

Las tendencias de la moda, de la tecnología, de la sociedad, las nuevas leyes, ideologías, etc. no deben marcar nuestra vida, nosotros no podemos ajustarnos a todo lo que salga o a lo que haga y diga la gente. Todos tenemos la responsabilidad de alinear nuestras vidas a los principios divinos que son inmutables y que nos fueron dados para nuestro bienestar.

“Las enseñanzas del Señor son perfectas, reavivan el alma. Los decretos del Señor son confiables,  hacen sabio al sencillo. Los mandamientos del Señor son rectos;  traen alegría al corazón. Los mandatos del Señor son claros;  dan buena percepción para vivir”. Salmos 19:7, 8 (NTV)

El ser humano tiende a cambiar de parecer fácilmente, las tendencias e ideologías duran unos años, décadas, pero no permanecen, ya sea porque salen nuevos descubrimientos, porque surgen nuevos pensadores, porque las consecuencias no eran las esperadas  o por cualquier otro motivo.

“Dejen de engañarse a sí mismos. Si piensan que son sabios de acuerdo con los criterios de este mundo, necesitan volverse necios para ser verdaderamente sabios”. 1 Corintios 3:18 (NTV)

Muchas veces por temor al qué dirán, por querer pertenecer al grupo, por estar a la moda o porque no queremos que se nos tache de anticuados  o lo que sea, hacemos cosas que van inclusive contra nuestros principios pero, ¿Alguna vez te has puesto a pensar que tu vida podría ser ese reloj en el cual la gente se fija para estar en la hora correcta?

La única forma en la que podremos estar en la hora correcta será comparando nuestra vida, pensamientos y acciones con la Palabra de Dios. Sé aquella persona en la que la gente se detenga a ver para poner su vida en la hora correcta, no dejes que las tendencias te guíen, haz que tu vida guíe a los demás.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta