Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

Asa fue hijo del rey Abías quien gobernó Judá durante el reinado de Jeroboam en Israel, sucedió el trono cuando su padre murió. Desde el comienzo de su reinado hizo lo que era bueno y agradable a los ojos del Señor su Dios. Quitó la idolatría de su vida y del pueblo. Era un hombre que buscaba a Dios y hacía que el resto del pueblo también lo hiciera.  Producto de ello, el pueblo tuvo un periodo de paz de largos años, donde reconstruyó las ciudades destruidas en Judá y nadie se atrevió a hacerles frente porque el Señor los respaldaba.

Después de un tiempo de paz, Asa enfrentó un tiempo de guerra, todo parecía ir en contra de él. Un ejército de un millón de soldados al mando de un etíope llamado Zera estaba frente a Aza y el pueblo. El panorama no se veía nada bien, las circunstancias  empeoraban porque el enemigo era mayor en número y cada vez estaba más cerca. Entonces Aza clamó ydijo:

Señor, para ti es igual ayudar al fuerte que al débil. Por tanto, ¡ayúdanos, Señor y Dios nuestro, ya que confiamos en ti, y en tu nombre hemos venido contra este ejército! Tú, Señor, eres nuestro Dios. ¡Muestra que nadie puede oponerte resistencia! 2 Crónicas 14:11 (DHH)

Tres enseñanzas que debemos tomar en cuenta en nuestras oraciones:

1.- Reconoce que solo no puedes: ¡Ayúdanos, Señor y Dios nuestro! Reconocer tu incapacidad no es sinónimo de debilidad, al contrario, es darle fuerza a la debilidad por medio del Todopoderoso. Es decirle: Señor! Yo solo no puedo, mis fuerzas no son suficientes, pero sé que en ti saldré victorioso de este problema!

2.- Confía en Dios y pelea en Su nombre: Confiamos en ti y en tu nombre hemos venido contra este ejército. Tener fe es lo más importante en una oración, porque sin fe es imposible agradar a Dios. Por lo tanto no la pierdas y enfrenta tu problema en el nombre de Jesús.

3.- Declara el Poder de Dios frente a tus circunstancias: Tú Señor eres nuestro Dios. ¡Muéstrate que nadie puede oponerte resistencia! Decir que Dios es Todopoderoso, es decirle a tu enemigo, que no es nada delante del Señor. Por lo tanto,   no dejes de adorarlo mencionando la grandeza de su poder.

Sin lugar a dudas una oración sincera y humilde siempre será respondida. Porque los oídos del Señor están atentos al clamor de su pueblo. “Entonces el Señor derrotó a los etíopes en presencia de Asa y del ejército de Judá, y el enemigo huyó.” 2 Crónicas 14:12

Recuerda que la oración es una de nuestras armas más poderosas para enfrentar al enemigo. No dejes de orar, porque todo lo que pidas en oración creyendo lo recibirás.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

2
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta