Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Sabías que depende ti el hecho de que tus emociones dominen o no tu vida?

Te puedes sentir muy bien ahora y muy mal en un rato, nadie te puede garantizar cómo te sentirás. Puedes irte a dormir de muy buen humor, pero a la mañana siguiente sin ningún motivo te levantas irritado, no quieres ir a trabajar, no quieres ver a nadie.

Tienes que tomar una decisión: ¿vas a seguir tus sentimientos para ser negativo y amargado, o vas a escoger dominar tus emociones y decidirte a ser feliz sin importar nada?

La verdad es que no podemos evitar tener sentimientos negativos, así que tenemos que aprender a controlarlos en vez de permitir que ellos nos dominen. Deberíamos entender que sólo porque nos sentimos  un poco molestos no significa que tenemos que enojarnos. Si vivimos en el nivel más bajo y nuestra carne siempre se sale con la suya, entonces siempre vamos a estar de mal humor, diciendo cosas que no sentimos y eso repercute en nuestra relación con la familia, los amigos y sobre todo con Dios.

Cuando eso sucede tendemos a hacer lo más fácil, o sea lo que sentimos, por ejemplo nos resentirnos en lugar de perdonar. Siempre buscamos lo más fácil para nosotros en lugar de hacer lo que Dios nos manda.

La Biblia dice: “Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte. Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.” Proverbios 16:32 (RVR-1960) El dominio propio es como se oye, tú te controlas a ti mismo. En otras palabras,cuando sientes que las emociones se elevan y te dan ganas de ofender a alguien, ejerces dominio propio y mantienes la boca cerrada, si te levantas un domingo y no tienes ganas de congregarte, ejerces tu dominio propio y vas a la Iglesia, etc.

Si comenzáramos a dominar nuestras emociones incluso se evitarían el estrés, las enfermedades, las malas relaciones. No estaríamos perdiéndonos la vida de gozo que Dios nos ofrece.” Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7 (RVR-1960)

Está en nuestras manos la decisión, deja de vivir por sentimientos y has lo que sabes que está bien.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
0
0
0
1
Already reacted for this post.

Deja una respuesta