Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 2 minutos

 Si alguno de ustedes tiene cien ovejas y se da cuenta de que ha perdido una, ¿acaso no deja las otras noventa y nueve en el campo y se va a buscar la oveja perdida? Y cuando la encuentra, la pone en sus hombros  y vuelve muy contento con ella. Lucas 15:4-6 (TLA)

Hace varios años una ovejita fue encontrada después de permanecer escondida en una cueva durante seis años. Por supuesto, durante ese tiempo su lana creció sin que nadie estuviera allí para esquilarla. Cuando finalmente fue encontrada, su vellón pesaba algo más de veintisiete kilos.

El peso promedio del vellón de una oveja es de cuatro kilos y medio, excepcionalmente puede llegar a seis kilos y ochocientos gramos como máximo. Lo que significa, que durante seis años, ella llevó seis veces más el peso normal de su lana, simplemente porque estaba lejos de su pastor.

¿No crees que es lo mismo que sucede con nosotros en determinados momentos de nuestra vida?, porque cuando nos alejamos de Dios, es como si cargaramos un peso sobre nuestros hombros que nos avergüenza y que nos impide continuar, a causa de nuestra desobediencia y por haber preferido las cosas que el mundo nos ofrece en vez de seguirlo a Él.

El pecado nos hace sentir indignos de su perdón y su presencia; pero su amor, misericordia y gracia nos atraen hacia Él; sin importar lo que hiciste ni donde estuviste, recuerda que El siempre espera que regreses a su camino, porque lo más importante es tu arrepentimiento y el deseo de empezar todo de nuevo, pero ésta vez escuchando su voz y obedeciendo sus instrucciones cada día.

Ya no sigas escondiéndote de tu Pastor, ha llegado el momento de regresar al redil, olvida el motivo por el que te extraviaste, admite que te equivocaste pero también reconoce que lo necesitas porque no hay nadie que te ame y te proteja como nuestro amado Padre Celestial.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10:27-28 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
1
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta