Tal vez veas la pregunta como de cuando vas y te quedas de huésped en una casa por unos días y luego te vas. Y también es válido. Porque siempre he dicho que cuando nos invitan a un lugar, cuando nos permiten usar un espacio, sea para trabajo o diversión, sea para homenajearnos o para recibirnos porque no tenemos otro lugar dónde ir, nuestro deber es dejar el sitio mejor que como lo conseguimos. Así, las personas verán los detalles y les dará gusto volvernos a invitar o permitirnos volver a usar el espacio o recibirnos en su hogar por unos días.

Pero aquí me quiero referir también a cuando te vayas de este mundo, cuando mueras. ¿Cómo quieres ser recordado? Como alguien que logró muchas cosas, que fue amable, generoso, como alguien que defendió causas, que ayudó ¿o como alguien que mentía, que hacía cualquier cosa para escalar posiciones, incluso pisar a sus compañeros para subir?

Es bonito lograr fama, es bonito lograr metas, graduarse de una carrera, marcar historia por decisiones fuera de serie y de una manera limpia; pero yo honestamente hoy día, quiero ser recordada como alguien que demuestra el amor de Jesús, como alguien que luchó con sus propias tendencias para servir a Dios y a través de esos servicios impactar gente en el mundo.

Te interesa:  6 señales de que eres más orgulloso de lo que crees

Ser recordado como alguien generoso, amoroso y dispuesto siempre a ayudar es mi meta. Alguien que señaló hacia Dios para encontrar paz y sosiego. Alguien que hizo todo lo posible por llevar a otras personas a conocer a Jesús.

Y tú, cuéntame cómo quieres que te recuerden al partir, por favor.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

1 Comentario

  1. Wow! Me pusiste a pensar. Como una persona que amó a Dios y a todos. Que nunca tuvo un no cuando se le pidió ayuda, que puso el bienestar de los demás por encima del suyo para ayudar, q lo entregó todo sin pedir nada a cambio. Como una persona respetuosa y amable. Pero si puedo llevar aunque sea a una sola persona a conocer a Cristo, con eso me bastaría.

Dejar una respuesta