Las relaciones amorosas, al igual que cualquier otro tipo de interacción humana, no son sencillas de mantener. El hecho de que haya amor entre una pareja, no garantiza que sean inmunes a posibles factores que puedan arruinar su relación. Es por ello que es importante que ambos estén comprometidos a trabajar en equipo. Estos son algunos hábitos comunes que deterioran y destruyen una relación:

Todos los expertos concuerdan que la principal causa de una buena o mala relación es la comunicación. Las parejas que no saben comunicarse adecuadamente están más propensas a separarse. Esto se debe comúnmente a que se habla más de lo que se escucha. La comunicación en pareja debe ser equitativa y siempre teniendo en cuenta los sentimientos de la otra persona. Comunicarse no es una batalla para acusar o probar quién tiene la razón, sino para solucionar los problemas que se presenten.

Un estudio demostró que las parejas que discuten a menudo se hacen más fuertes. No obstante, esta investigación hizo hincapié que las peleas sólo ayudan a la pareja cuando se resuelven con éxito. Ruth Graham dijo una vez que “si un esposo y una esposa siempre estaban de acuerdo en todo, ¡entonces uno de ellos no era necesario!”. Los conflictos son inevitables en una relación; sin embargo, si no se resuelven, se convertirán en una semilla que causará mayores problemas en el futuro.

Te interesa:  5 temas por los que los jóvenes deberían orar

La psicóloga Jay Hill, aconseja hablar con otros sobre los conflictos internos de una pareja, solo cuando se está en una relación abusiva, pero que si no es así, “como regla general, deberías hablar de tus problemas de relación con tu pareja en lugar de otras personas”. Además, ella asegura que es poco probable sentirse positivo sobre una relación si se pasa demasiado tiempo quejándose al respecto.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta