Dios nos otorga distintos talentos para que podamos ser productivos y demos buenos frutos. Sin embargo, ¿qué sucede cuando las olvidamos o no las ponemos en práctica?

La Biblia menciona historias de personas a las cuales se les dio dones y que hicieron mal uso de ellos; no obstante, algunos pudieron retomar sus talentos y utilizarlos para el propósito inicial con que Dios se los había dado. En este vídeo, Danilo Montero toma como ejemplo una de esas historias y aconseja cuál es la mejor manera de retomar los dones que Dios una vez nos dio.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta