Please log in or register to like posts.
Blog
Tiempo de lectura: 3 minutos

Obras son amores y no buenas razones, un refrán popular que define muy bien que el amor se demuestra con acciones. Cuando de parejas se trata, es más fácil demostrarlo al inicio de la relación, cuando el enamoramiento está a flor de piel y se busca dar lo mejor de sí a su amado. A muchos los lleva a comprometerse, dar el siguiente paso de convertirse en esposos, para complementarse, entregarse real y plenamente el uno al otro  en todo lo que son como persona.

Que mejor el matrimonio para poder realizar la máxima expresión del amor por medio de la intimidad, pero no solo los primeros años, sino durante todo el caminar juntos como esposos. Dios sabe que es vital este ingrediente en la pareja casada, por ello dio la sexualidad para disfrutarla en plenitud con el cónyuge, por algo, Cantar de Cantares, todo un libro de la Biblia que habla sobre el amor conyugal en términos de amor, pasión, sensualidad y entrega para la buena relación conyugal.

Así que evita la monotonía y el bajo apetito sexual, porque son muchos los beneficios que se ven reflejados en una pareja de casados si su vinculo sexual es permanente.  De manera que atención a las siguientes sugerencias que despiertan los deseos sexuales en la pareja.

El tacto constante

El contacto físico, no debe darse sólo cuando se van a tener relaciones sexuales, sino en todo momento se debe buscar esas miradas, roces, besos y caricias casuales al coincidir en la cocina, la sala o cualquier otra parte de  la casa. No por el hecho de tener muchos años de casados se debe dejar la parte afectiva, porque este tipo de detalles son puentes para encuentros sexuales más constantes y placenteros. Al igual que dormir con la menor ropa posible, si es nada, mejor, incluso hay estudios que reflejan que dormir desnudos en pareja, hace que la relación sea más feliz,  es una manera de decir abiertamente quiero estar cerca de ti, estoy disponible física y emocionalmente.  En el caso de la mujer, que es más común que se le vaya el apetito sexual que a los hombres, recuerda que las relaciones sexuales es una parte fundamental en todo matrimonio, porque ante el estrés y desafíos diarios, la intimidad es lo que ayuda mantenerlos unidos.

Hablar de la intimidad

Además de la práctica, es importante que también platiquen sobre la intimidad, porque a veces se da por hecho que la pareja conoce a detalles los gustos y preferencias del otro, pero en ocasiones hay aspectos que no se externan,  pensando que sus relaciones sexuales mejorarán por sí solas, dejándolo al tiempo y al proceso de acoplamiento en el terreno sexual.  No hay necesidad de esperar, porque puedes hacer efectiva la comunicación verbal al externar las necesidades en el tema, y así asegurar la plenitud en la entrega de ambas partes.

Otro aspecto para hablar es la frecuencia de las relaciones sexuales, si es muy esporádico, entonces se sugiere que lleguen a un acuerdo para practicarlo más, porque al unirte con tu cónyuge hay un acercamiento físico y espiritual, eso los une más. No importa cuánto tiempo tengan de casados, busca ponerlo en práctica, porque cuanta más relaciones mantiene una pareja, más relaciones querrá tener. El placer derivado de estos encuentros se disfrutan en la medida en que cada cónyuge decide servir, y no negarse al otro.

Reavivar momentos

Dicen que recordar es vivir, así que el hablar de lo bien que la han pasado,  atraer recuerdos placenteros y de los deleites en encuentros especiales, es otro medio para alimentar los deseos de intimidad. El darse el tiempo para encuentros especiales, es un factor motivante para la relación, por eso es muy recomendable que las parejas casadas tengan citas románticas donde pueden estar solos, para platicar y hacer cosas que ambos disfruten hacer en común.

Por último, dale gracias a Dios por el privilegio que tienes de deleitarte con el placer sexual, donde puedes entregarte sin reservas a tu cónyuge, como parte del plan divino del matrimonio. Desecha toda timidez, y accede a disfrutar en dar y recibir placer durante la relación sexual, de manera libre, sincera, gozosa y frecuente. No te niegues a tu pareja, a menos que sea de común acuerdo, por un propósito y con miras a reunirse pronto.

Reactions

0
0
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta